Debra Wolf abre las cortinas de su casa al regresar de un refugio después del huracán Florence. La vivienda escapó por muy poco a la inundación del cercano río Cape Fear, en Linden, Carolina del Norte.  Sept. 19 de 2018.
Debra Wolf abre las cortinas de su casa al regresar de un refugio después del huracán Florence. La vivienda escapó por muy poco a la inundación del cercano río Cape Fear, en Linden, Carolina del Norte. Sept. 19 de 2018.

El agotamiento y la frustración crecen en las Carolinas mientras miles de personas esperan regresar a su hogar días después de que el huracán Florence desató inundaciones épicas atribuidas a al menos 37 muertes, incluidas las de dos mujeres que se ahogaron cuando una camioneta del sheriff las llevaba a un centro de salud mental fue barrida de una carretera.
 
Con los remanentes de Florence finalmente en el mar y cielos brillantes sobre ríos que aún se desbordaron con agua fangosa, el presidente Donald Trump visitó la zona del desastre, recorriendo vecindarios empapados y ayudando a repartir comidas calientes en una iglesia en la ciudad costera de New Bern.
 
"¿Cómo está la casa?", le preguntó Trump a una persona. "Cuídate''.

El presidente Donald Trump y el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, saludan a voluntarios mientras se preparan para entregar alimentos y otros insumos a personas afectadas por el huracán Florence, en New Bern, Carolina del Norte.

​​No había ninguna fanfarria presidencial a 120 millas de distancia en Fayetteville. Allí, Roberta y Joseph Keithley han estado durmiendo en catres colocados en el aula de una escuela desde el viernes. Todavía no saben si su casa está en ruinas.
 
"Se está poniendo un poco frustrante, pero hay que lidiar con eso y seguir adelante con los golpes'', dijo Roberta Keithley, de 73 años. "Es solo otro obstáculo que superar en la vida ''.

El veterano de Vietnam Joseph Keithley Jr., 84, derecha, y su esposa Roberta, 73, sentados en sus sofás favoritos por primera vez desde que regresaron de un refugio a su casa que escapó por poco del daño causado por inundaciones en el río Cape Fear, en...

​​Hacia el sur, el amanecer trajo un retorno de la inundación a Nichols, Carolina del Sur, que también fue inundada por el huracán Matthew hace dos años. La inundación de Florence había disminuido, solo para empeorar nuevamente.
 
El alcalde Lawson Battle dijo que, por lo que él sabía, todos en el pueblo de unas 360 personas evacuaron cuando el agua comenzó a invadir la ciudad el lunes. Pero Battle simplemente no podía pensar más en eso.
 
"Me estoy enfocando en este desastre'', dijo."No tengo tiempo para pensar. Estoy tan cansado".

En esta combinación de fotos, un hombre intenta cruzar una calle inundada el 14 de septiembre de 2018, a la izquierda, y el 19 de septiembre de 2018, después de que el agua retrocediera a raíz del huracán Florence en Wilmington, N.C.

​​El acceso a Wilmington, una ciudad portuaria de Carolina del Norte de 120.000 que fue cortada durante días por agua, mejoró. Pero las autoridades dijeron que no sabían cuándo los evacuados podrían regresar a sus hogares, y podría ser la próxima semana antes de que las condiciones mejoren drásticamente, ya que no se espera que el río Cape Fear llegue a la ciudad sino hasta el lunes o el martes.
 
"Entiendo: hay mucha agua tierra adentro, y continúa avanzando río abajo", dijo el administrador del condado, Chris Coudreit.
 
Casi 3 pies (91 cm) de lluvia cayeron en algunos lugares, y docenas de ciudades tuvieron más de 10 pulgadas (3 metros) de lluvia. Las carreteras seguían siendo peligrosas, y algunas todavía se estaban cerrando a medida que los ríos crecidos se vaciaban hacia el océano.
 
Funcionarios de Carolina del Norte dijeron que unas 7.800 personas permanecían en albergues, menos de las 10.000 que se registraron el lunes, a pesar de que el gobernador Roy Cooper pidió que se quedaran.

Las inundaciones causaron la muerte de aproximadamente 3,4 millones de pollos y 5.500 cerdos.(Foto deTropical Weather Animal Rescue)

​​En Lumberton, donde el río Lumber aún cubría partes de la ciudad, el agua era lo suficientemente profunda como para que los vehículos que pasaban por las calles enviaran estelas a casas parcialmente sumergidas, negocios y una iglesia.
 
Algunos de los que salieron de los refugios pueden haberse dirigido hacia la costa, por la autopista U.S. 421, donde una larga fila de automóviles, cuadrillas de servicios públicos y camiones cargados con generadores estaban varados por el exceso de tráfico.
 
Alrededor de 161.000 hogares y negocios seguían sin electricidad en Carolina del Norte, alrededor de un cuarto de ellos en el condado donde se encuentra Wilmington. En total, aproximadamente 900.000 hogares y negocios perdieron el poder en las Carolinas y Virginia.

Una larga fila de autos espera en la US 421 en Harrells, N.C., el miércoles, 19 de septiembre de 2018, mientras intentan llegar a Wilmington, Carolina del Norte.

​​Al menos 37 personas murieron en los tres estados, incluidas dos mujeres que fueron trasladadas a un centro de salud mental cuando la camioneta en la que viajaban fue engullida por las inundaciones del río Little Pee Dee en Carolina del Sur, dijeron las autoridades.
 
La vocera del Departamento del Sheriff del condado de Horry, Brooke Holden, dijo que dos agentes en la camioneta intentaron sacar a las víctimas pero no pudieron. Los equipos de rescate extrajeron a los oficiales por la parte superior del vehículo. Los agentes fueron puestos de licencia en espera de una investigación.
 
El sheriff Phillip Thompson dijo que no cree que las mujeres tenían restricciones como las que a veces se usan en pacientes psiquiátricos.
 
No estaba claro por qué las mujeres eran trasladadas después de un huracán tan fuerte, y Justin Bamberg, un abogado que ha representado a las familias de varias personas heridas o asesinadas por agentes de la ley, dijo que estaba perplejo por la decisión.
 
"Si ese camino está en un área donde existe un riesgo de inundación y las aguas están subiendo, ¿por qué estaban conduciendo en esa carretera?", dijo Bamberg, un legislador estatal.

Personal de emergencia se congrega el miércoles 19 de septiembre de 2018 cerca de donde dos personas se ahogaron el martes por la noche cuando fueron atrapados en una camioneta de transporte del Sheriff del condado de Horry mientras cruzaban un puente ...

​​Al menos 24 de las víctimas murieron en vehículos y la mayoría sufrieron accidentes relacionados con inundaciones.
 
Los agricultores de Carolina del Norte, mientras tanto, comienzan a contar sus pérdidas.
 
La Asociación de Productores de Tabaco de Carolina del Norte estima que hasta 125 millones de libras de hojas de tabaco podrían dañarse por inundaciones, vientos y cortes de energía, una cantidad que podría traducirse en hasta 350 millones de dólares en ganancias agrícolas perdidas.

El CEO de la asociación, Graham Boyd, dijo que alrededor del 40 por ciento de la cosecha todavía estaba en el campo cuando llegó la tormenta. Carolina del Norte es el principal productor de tabaco del país.

En esta foto aérea tomada el 18 de septiembre de 2018 y publicada por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, se ve un sitio industrial y una granja de pollos a las afueras de Wallace, Carolina del Norte, que ha sido inundada por el cercano ...

​​Las inundaciones causaron la muerte de aproximadamente 3,4 millones de pollos y 5.500 cerdos, dijeron las autoridades. Los agricultores también están preocupados por el algodón, la batata, los cacahuetes y el maíz, pero las carreteras y campos inundados han dificultado la evaluación del daño. 

El riesgo de daño ambiental de Florence aumentó, ya que los desechos humanos y animales fueron arrastrados a las aguas de las inundaciones. 

Más de 5 millones de galones (18 millones de litros) de aguas residuales parcialmente tratadas se derramaron en el río Cape Fear después de que se cortó la electricidad en una planta de tratamiento, dijeron funcionarios, y la represa de tierra en un estanque con residuos de cerdos se rompió, derramando su contenido.