U.S first lady Jill Biden tours Whitman-Walker Health, in Washington, U.S., January 22, 2021.?Jacquelyn Martin/Pool via REUTERS
Jill Biden, primera dama de EE.UU., recorre el Whitman-Walker Health en Washington DC el 22 de enero, apenas un día después de instalarse en la Casa Blanca.

WASHINGTON DC - La nueva primera dama de Estados Unidos está rompiendo con la tradición como la primera esposa presidencial en mantener su puesto de trabajo mientras está en la Casa Blanca.

Jill Biden, quien tiene un doctorado en educación, es profesora de inglés en un colegio comunitario cerca de Washington.

"Pienso en particular, en el hecho de que ella esté en una profesión que se ve como una profesión de ayuda, que no es vista como una profesión innatamente controvertida, que será más aceptada por el pueblo estadounidense al continuar su vida profesional", opina Katherine Jellison, profesora de historia en la Universidad de Ohio, en declaraciones a la Voz de América. "Además, tiene una profesión tradicionalmente femenina: la docencia".

President-elect Joe Biden and his wife Jill Biden are seated next to the Biden family Bible during the 59th Presidential…
Primera Dama Jill Biden resalta papel de comunidades latinas en EE.UU.
En una conferencia Virtual Jill Biden llamó a los jóvenes a unirse en el esfuerzo por la unidad nacional, que se ha convertido en el punto de arranque de su esposo, el presdeinte demócrata Joe Biden.

El rol de primera dama no es un trabajo al que uno se pueda postular, y no tiene salario. Si bien no hay requisitos laborales específicos, los estadounidenses a menudo esperan que las primeras damas sean figuras cálidas y maternas.

“Los estadounidenses ven a los presidentes como figuras paternas y miembros de la familia. Eso hace que las primeras damas sean figuras maternas y amables madres de nuestro país”, dice la historiadora presidencial Barbara Perry. "O si son más jóvenes -como una Jacqueline Kennedy que solo tenía 31 años cuando se convirtió en primera dama- entonces la ven como una hermana mayor o una tía glamurosa".

Estableciendo un estándar

Algunos despreciaron a Eleanor Roosevelt por ser una primera dama activista que presionó por los derechos civiles universales y los programas sociales.

“Era más liberal que su marido y constantemente luchaba por los derechos civiles, en general, los derechos de la mujer, los derechos laborales”, dice Perry. "Ella siempre estaba presionando por los programas sociales que quería y fue muy vilipendiada por eso".

Si bien muchos criticaron las actividades políticas de Roosevelt, ella estableció un estándar para los futuros primeros esposos.

“Cuando tuvimos un par de primeras damas de bajo perfil inmediatamente siguiendo a la señora Roosevelt, creo que muchos estadounidenses se dijeron a sí mismos: «Bueno, esto no está bien. Queremos a alguien que esté más a la vista del público, alguien que tenga al menos un proyecto importante por el que abogar»", dice Jellison.

El papel de la primera dama

Cuando Jacqueline Kennedy se mudó a la Casa Blanca en 1961, se sintió consternada al encontrarla amueblada con pocos objetos históricos. Con el fuerte sentimiento de que la mansión ejecutiva debería reflejar la historia artística del país, Kennedy encabezó una restauración de la Casa Blanca y contribuyó a la preservación del vecindario que la rodeaba.

Desde que adoptó esa preservación histórica en la década de 1960, cada primera dama ha adoptado al menos un proyecto de servicio público.

Lady Bird Johnson fue una ambientalista que presionó por la preservación de las flores silvestres y otras plantas nativas. Nancy Reagan animó a los niños a "simplemente decir «no»" a las drogas. Barbara Bush defendió la alfabetización de niños y adultos, mientras que Michelle Obama promovió la alimentación saludable plantando un huerto en la Casa Blanca.

La candidata presidencial demócrata y exsecretaria de Estado Hillary Rodham Clinton saluda a la multitud antes de una conversación con Laurene Powell Jobs en el OZY Fest en Central Park el sábado 21 de julio de 2018 en Nueva York. (Foto por Evan Agosti...
Hillary Clinton ayudará a migrantes a reunirse con sus hijos
Hillary Clinton ayudará a migrantes a reunirse con sus hijos

“Las cosas que están relacionadas con las mujeres: los niños, los conocimientos sobre salud, las drogas, la jardinería, la preservación histórica, esas son las cosas que hace su primera dama con las que los estadounidenses se sienten cómodos”, dice Perry. "El pueblo estadounidense tiene un papel limitado que quiere que desempeñe la primera dama, y ​​si ella se sale de ese papel, la rechazan".

Hillary Clinton se enteró de eso de primera mano en 1993 después de que el presidente Bill Clinton la nombrara para dirigir su comisión sobre la reforma del sistema de salud nacional. Fue un papel político sin precedentes para una primera dama. Pero una feroz reacción pública, en parte dirigida personalmente a la propia Clinton, ayudó a arruinar el plan, que ni siquiera llegó a ser votada en el Congreso.

“Vimos de dónde la sacó eso: mucho odio, la gente se volvió contra ella, no pasó”, dice Perry. "Y luego, tuvo que volver a enfoques de poder blando para ser primera dama".

Tras las bambalinas

Si bien las primeras damas a menudo se ven como símbolos maternos de la feminidad estadounidense, la historia muestra que estas mujeres pueden tener una influencia considerable tras las bambalinas.

“Melania Trump hizo despedir a un alto asesor de seguridad nacional en la administración de su esposo porque no le gustó la forma en que este asesor trató a su personal en un viaje al extranjero. Por lo tanto, también pueden determinar quién está cerca del presidente”, observa la historiadora presidencial Kate Andersen Brower, autora del libro 'First Women'.

“Nancy Reagan era realmente el departamento de recursos humanos de su esposo. Decidió quién entraría y quién no”, comentó Andersen Brower a la VOA.

Conversando con la VOA
Homenaje a Nancy Reagan en Washington
Un hermoso retrato que en 1985 fue portada de la revista Time es el homenaje a la exprimera dama, Nancy Reagan, fallecida a los 94 años

Y el mismo año que trató de impulsar la reforma del sistema de salud en el Congreso, Clinton rompió su silencio. "Ella es una de las razones por las que Ruth Bader Ginsburg estaba en la Corte Suprema", asegura Andersen Brower. “Ella le dijo a su esposo que pensaba que sería una excelente magistrada de la Corte Suprema”.

Es un ejemplo de poder blando y de cómo las conversaciones privadas entre cónyuges pueden tener un gran impacto en el país.

“Estas mujeres son realmente fuertes. Creo que son subestimadas constantemente, y creo que eso se debe en parte a que a menudo se subestima a las mujeres en nuestra sociedad”, dice Andersen Brower. “Espero y creo que nos estamos moviendo en la dirección correcta teniendo a Jill Biden como una mujer trabajadora que puede ser ambas cosas al mismo tiempo. Puede ser esposa y actriz de reparto, pero también una mujer fuerte".