Migrantes que esperan asilo, en el albergue El Buen Samaritano, en Ciudad Juárez. Foto: Celia Mendoza, VOA.
Miles de solicitantes de asilo varados en México en espera de solicitar asilo en Estados Unidos no saben ahora cuándo podrán presentar sus casos.

Estados Unidos extendió indefinidamente una medida que permite expulsar de manera expedita a la mayoría de los migrantes detenidos a lo largo de sus fronteras durante la pandemia de coronavirus.

La orden, firmada el martes por el director de los Centros de Control de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, autoriza a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) a expulsar a todos los migrantes, incluso a los solicitantes de asilo.

El objetivo de la medida es evitar la posible propagación del virus mientras están detenidos.

La extensión de la orden emitida en marzo permite expulsar inmediatamente, sin examen médico y sin escuchar cada caso, a cualquier solicitante de asilo en Estados Unidos y es un balde de agua fría para los miles de personas que se agolpan en el norte de México tratando de cruzar la frontera.

Desde el 20 de marzo hasta finales de abril, EE.UU. ha rechazado en la frontera a más de 20.000 personas.

Los funcionarios del gobierno del presidente Donald Trump han defendido la política frente a las críticas de defensores de derechos humanos, quienes dicen que Estados Unidos está usando la salud pública como un pretexto para negar a las personas su derecho de solicitar asilo.