Este boceto de la corte muestra a Rick Gates, a la derecha, testificando durante el interrogatorio del fiscal Greg Andres, mientras el ex presidente de campaña de Trump, Paul Manafort, a la izquierda, se sienta con su abogado Kevin Downing en la contin...
Este boceto de la corte muestra a Rick Gates, a la derecha, testificando durante el interrogatorio del fiscal Greg Andres, mientras el ex presidente de campaña de Trump, Paul Manafort, a la izquierda, se sienta con su abogado Kevin Downing en la contin...

ALEXANDRIA, VIRGINIA - En un intenso interrogatorio, un abogado defensor acusó a Rick Gates, el protegido del exjefe de la campaña de Trump, Paul Manafort, de estar inmerso en "tantas mentiras '' que no puede recordarlas todos, mientras intentaba socavar el credibilidad del testigo estrella del gobierno en el juicio por fraude de Manafort.
 
El abogado defensor Kevin Downing comenzó su contranterrogatorio al exsocio de Manafort presionándolo sobre sus propias mentiras ante los investigadores del fiscal especial Robert Mueller, una aventura extramatrimonial y cientos de miles de dólares que admitió haber malversado de su ex jefe.
 
Downing también se aventuró en territorio que las dos partes han evitado principalmente: la discusión de la campaña presidencial de Donald Trump. Los cargos no están relacionados con el trabajo de Manafort con la campaña de Trump.
 
El agresivo interrogatorio tenía como objetivo echarle la culpa a Gates por los delitos de Manafort. Gates se declaró culpable en la investigación de Mueller y aceptó cooperar con los investigadores al testificar en el juicio por fraude financiero.
 
"Después de todas las mentiras que ha contado y del fraude que ha cometido, ¿espera que este jurado le crea?", preguntó Downing incrédulo.
 
Gates dijo que sí, pero el abogado defensor no estaba satisfecho. Se burló de la idea de que Gates se había arrepentido de sus acciones, y señaló que los fiscales han dicho que no se opondrán a su oferta de libertad condicional y logró que reconociera que no había devuelto el dinero que tomó de Manafort.
 
Después de que Gates describió su robo como "transacciones no autorizadas'' en lugar de malversación, Downing lo instó a utilizar el último término _ y Gates finalmente cedió y dijo: "Fue una malversación al señor Manafort".
 
Los fiscales se prepararon para el duro interrogatorio haciendo que Gates declare sus propios crímenes.

Él dijo al jurado cómo disfrazó millones de dólares en ingresos extranjeros en forma de préstamos para reducir la factura de impuestos de Manafort. Gates contó cómo él y Manafort utilizaron más de una docena de compañías ficticias offshore y cuentas bancarias en Chipre para canalizar el dinero, todo mientras ocultaban las cuentas y los ingresos al Servicio de Rentas Internas de EE.UU., IRS por sus siglas en inglés.
 
Pero el interrogatorio se hizo más intenso, y personal, el martes por la tarde cuando Downing presionó a Gates sobre una "vida secreta'', dijo que fue financiada por la malversación de fondos, incluyendo una aventura extramatrimonial que el propio Gates reconoció. Gates también dijo que puede haber presentado gastos personales para el reembolso por el comité inaugural de Trump, que ayudó a operar.
 
Después de que Gates se esforzó por recordar exactamente lo que le había dicho al equipo de Mueller, Downing le preguntó si había sido confrontado con "tantas mentiras'' que no podía mantener su historia en orden.
 
En un momento, Downing preguntó si los investigadores de Mueller habían entrevistado a Gates sobre su papel en la campaña, lo que provocó una objeción de los fiscales y una conferencia paralela con el Juez de Distrito de los Estados Unidos T.S. Ellis III. La defensa siguió adelante.

Ambas partes acordaron limitar la discusión de la campaña para evitar prejuiciar al jurado, aunque permitieron el testimonio sobre la superposición de un préstamo bancario con el papel de Manafort en el esfuerzo electoral de Trump.
 
Manafort y Gates son las dos primeras personas acusadas en la investigación de Mueller sobre posibles vínculos entre Rusia y la campaña de Trump. Gates se declaró culpable meses después y acordó cooperar en la investigación de Mueller sobre Manafort, el único estadounidense acusado por el abogado especial de optar por el juicio en lugar de declararse culpable.
 
El caso tiene poco que ver con el trabajo de cualquiera de los hombres para la campaña de Trump y no ha habido discusión durante el juicio sobre si el esfuerzo electoral de Trump se coordinó con Rusia, la pregunta central que el equipo de Mueller ha intentado responder. Pero Trump ha mostrado interés en los procedimientos, dando apoyo a Manafort.
 
El martes, Gates conectó una parte de los cargos de fraude bancario contra Manafort con su papel en la campaña de Trump.

Gates describe desvío de millones a través de cuentas en Chipre

Al inicio de su segundo día de testimonio, el  antiguo socio de Paul Manafort dijo a los miembros del jurado cómo pasó años ocultando millones de dólares en ingresos extranjeros como préstamos para reducir el pago tributario del ex presidente de la campaña Trump.
 
Rick Gates, el testigo estrella del gobierno, contó cómo él y Manafort utilizaron compañías fantasma offshore y cuentas bancarias en Chipre para canalizar el dinero, todo mientras ocultaban las cuentas y los ingresos del Servicio de Rentas Internas de EE.UU., IRS por sus siglas en inglés.
 
"En Chipre, se documentaron como préstamos. En realidad, fue básicamente dinero moviéndose entre cuentas'', dijo Gates.
 
Los fiscales convocaron a Gates, calificado por los testigos como el "hombre de confianza'' de Manafort, para dar a los jurados información de primera mano de un conspirador que, según ellos, ayudó a Manafort a llevar a cabo un elaborado esquema de evasión de impuestos y fraude bancario en alta mar.
 
Los abogados defensores de Manafort han intentado pintar a Gates como un malversador, mentiroso y el instigador de cualquier conducta delictiva, y han intentado varias veces impugnar su credibilidad ante el jurado.
 
Gates entró a un tribunal abarrotado un día después de que reconoció tranquilamente haber malversado cientos de miles de dólares de Manafort y dijo que los dos habían cometido crímenes juntos escondiendo dinero en cuentas bancarias extranjeras y falsificando documentos de préstamos bancarios.
 
En un reflejo de la importancia de Gates para el caso de la fiscalía, un carrito de aproximadamente media docena de documentos en blanco y negro que llevan su nombre fue presentado en el tribunal antes de su testimonio.
 
El enfrentamiento entre los antiguos socios comerciales antiguos y exmiembros sénior de la campaña Trump atrajo a decenas de personas que esperaron durante horas fuera del tribunal y luego abarrotaron la sala del tribunal y una sala adjunta que transmitía en video el proceso.
 
En su testimonio temprano el martes, Gates relató su papel en la creación de cuentas bancarias extraterritoriales para Manafort, un acuerdo complejo que fue solicitado por ricos y poderosos empresarios ucranianos que financiaron el trabajo de consultoría política de Manafort en el país.
 
Gates puso la responsabilidad directamente a los pies de Manafort, reforzando el caso de la fiscalía de que Manafort tenía el control total de sus finanzas y dirigía las acciones de Gates. Él contó cómo Manafort negoció la estructura de pagos extraterritoriales en persona con oligarcas ucranianos, y luego Gates codificaría los detalles por escrito.
 
Gates también describió a los miembros del jurado cómo presentó reiteradamente documentos financieros falsos a petición de Manafort, ya que a su ex jefe le preocupaba que estaba pagando demasiado en impuestos y, más tarde, que sus fondos se estaban agotando.
 
En una nota leída al jurado, Gates dice que Manafort escribió "WTF'' y "no contento'' con los pagos de impuestos que tendría que hacer.
  
Gates reconoció repetidamente su papel en engañar a los preparadores de impuestos, bancos y otros profesionales financieros sobre las finanzas de Manafort.
 
En un caso, reconoció haber producido una carta falsa de condonación de préstamos entre la empresa consultora de Manafort y una entidad chipriota que controlaba.
 
El fiscal Greg Andrés señaló que había creado una "carta de perdón de préstamos entre el Sr. Manafort y el Sr. Manafort".
 
"Sí'', dijo Gates.
 
Durante el testimonio, Manafort no miró a Gates como lo hizo el lunes. En lugar de eso, miró a su antiguo protegido periódicamente, pero en su mayoría miró fijamente a los documentos mostrados para el jurado en una pantalla frente a él. Gates se mantuvo enfocado en Andrés y el jurado.
 
Cuando la prueba se interrumpió para almorzar el martes, Manafort miró a su esposa, sentada en la primera fila, sonrió y le guiñó un ojo, seguido de una sacudida rápida de la cabeza, pareciendo indicar que el testimonio de la mañana no le alteraba, ni le molestaba.
 
Hasta ese momento, el testimonio había proporcionado al jurado una cuenta condenatoria.
 
Gates leyó los nombres de más de una docena de compañías ficticias que él y Manafort establecieron en Chipre, San Vicente y las Granadinas y el Reino Unido para ocultar las ganancias del trabajo de consultoría política ucraniana de Manafort.

También dijo al jurado que él y Manafort sabían que estaban cometiendo crímenes durante años como parte de la estructura de pagos extraterritoriales. Además describió en detalle cómo falsificó las solicitudes de préstamos y otros documentos para ayudar a Manafort a obtener más préstamos bancarios.
 
Además de esos delitos, Gates ha revelado otra conducta delictiva.
 
Gates, que espera sentencia, dijo al jurado que desvió el dinero sin el conocimiento de Manafort mediante la presentación de informes de gastos falsos. También cometió fraude de tarjetas de crédito e hipotecas, falsificó una carta para un colega involucrado en un acuerdo de inversión e hizo declaraciones falsas en una deposición bajo la dirección de Manafort.