Funeral de John McCain, Washington, 1 de septiembre 2018.
Funeral de John McCain, Washington, 1 de septiembre 2018.

La hija de John McCain abrió el servicio conmemorativo el sábado en la Catedral Nacional de Washington con un tributo  apasionado y entre lágrimas, donde presentó el legado de su padre.

Meghan McCain dijo que su padre era un "gran hombre" y animó a otros a vivir a la altura de su ejemplo, marcando un tono que reflejaba el espíritu de lucha del senador.

"Nos reunimos aquí para llorar la desaparición de la grandeza estadounidense: lo real, no la retórica barata de hombres que nunca se acercarán al sacrificio que él ofreció tan voluntariamente, ni la apropiación oportunista de aquellos que vivieron vidas de consuelo y privilegio mientras él sufría y prestaba servicio", dijo Meghan McCain.

Ella dijo entre aplausos, "El Estados Unidos de John McCain no tiene necesidad de volver a ser grande porque Estados Unidos siempre fue grandioso".  Esa frase fue una indirecta al presidente Donald Trump en alusión al lema de Trump de "Make America Great Again" (Devolvamos la grandeza a Estados Unidos). 

Tres expresidentes, Bill Clinton, Barack Obama y George W. Bush, decenas de miembros del Congreso, líderes mundiales actuales y anteriores, y familiares y amigos se reunieron el sábado por la mañana para elogiar a McCain como un héroe estadounidense. Su ataúd  cubierto por la bandera fue escoltado por los portadores del cuerpo militar hasta los escalones de la catedral bajo un cielo gris.

El republicano George W. Bush y el demócrata Barack Obama recordaron a su amigo en un servicio que McCain planeó mientras luchaba contra el cáncer cerebral. McCain perdió la nominación presidencial republicana ante Bush en 2000 y las elecciones presidenciales ante Obama en 2008. 

El expresidente George W. Bush elogió la vida pública y privada del senador John McCain en el servicio recordatorio realizado en la Catedral Nacional de Washington el sábado, 1 de septiembre de 2018.

​Bush dijo que uno de los grandes obsequios en su vida fue haberse hecho amigo de su exrival para la Casa Blanca. Dijo que en años posteriores recordaron sus batallas políticas como los exjugadores de fútbol que recuerdan el gran juego.

Pero principalmente Bush recordó a un defensor de los "olvidados" en el país y en el extranjero cuyo legado servirá como recordatorio, incluso en tiempos de duda, del poder de Estados Unidos como algo más que un lugar físico sino un "portador de aspiraciones humanas".

El expreidente Barack Obama habló en el servicio recordatorio del senador John McCain en la Catedral Nacional de Washington el sábado, 1 de septiembre de 2018.

Obama habló de las largas conversaciones que él y McCain tuvieron en privado en la Oficina Oval y el entendimiento del senador de que la seguridad e influencia de Estados Unidos no provenía de "nuestra capacidad de someter a otros a nuestra voluntad", sino valores universales de estado de derecho y derechos humanos. 

​El cuerpo de McCain yació en capilla ardiente en el Capitolio de Estados Unidos el viernes. La esposa de McCain, Cindy, sus siete hijos y su madre de 106 años, junto con cientos de miembros del Congreso asistieron a una ceremonia el viernes en la rotonda del Capitolio en honor a McCain.

El ataúd de McCain descansaba sobre una plataforma de madera conocida como catafalco, que se usó por primera vez en 1865 para sostener el ataúd del asesinado presidente Abraham Lincoln.

Roberta McCain, la madre del senador John McCain, de 106 años junto al ataúd de su hijo en el Capitolio de EE.UU. en Washington, D.C. el viernes, 31 de agosto de 2018.

​​El cortejo del sábado desde el Capitolio a la Catedral Nacional hizo una parada en el Monumento a la Guerra de Vietnam, donde Cindy McCain colocó una ofrenda floral para honrar a los que murieron en la guerra.

La viuda del senador John McCain coloca una ofrenda flora en el Monumento a la Guerra de Vietnam en Washington acompañada por el jefe de Gabinete, John Kelly, (izquierda) y el secretario de Defensa de EE.UU., Jim Mattis, el sábado, 1 de septiembre de 2...

​​Además de Obama y Bush, otros que entregaron homenajes y lecturas el sábado incluyeron al senador Lindsey Graham, el exsecretario de Estado Henry Kissinger, quien asesoró al entonces presidente Richard Nixon en Vietnam y los miembros de la familia McCain.

Los portadores del féretro de McCain incluyeron al actor Warren Beatty, al exvicepresidente Joe Biden, al exalcalde de la ciudad de Nueva York Michael Bloomberg y al disidente ruso Vladimir Kara-Murza.

McCain dijo en una carta de despedida al país: "Debilitamos nuestra grandeza cuando confundimos nuestro patriotismo con rivalidades tribales que han sembrado resentimiento, odio y violencia en todos los rincones del planeta". Añadió: "Lo debilitamos cuando nos escondemos detrás de muros, en lugar de derrumbarlos, cuando dudamos del poder de nuestros ideales, en lugar de confiar en que sean la gran fuerza para el cambio que siempre han sido".

El presidente Donald Trump no ha sido invitado a ninguna de las ceremonias de McCain, una decisión considerada por muchos como una reprimenda a Trump. Una amarga disputa entre Trump y el dos veces aspirante presidencial se arraigó durante la campaña de Trump en 2016, cuando se burló de McCain por haber sido capturado durante la Guerra de Vietnam. "No es un héroe de guerra", dijo Trump. "Es un héroe de guerra porque fue capturado. Me gustan las personas que no fueron capturadas", indicó.

​​McCain será enterrado el domingo en su alma mater, la Academia Naval de los Estados Unidos en Annapolis, Maryland. McCain murió el 25 de agosto de cáncer de cerebro, a los 81 años.