Manifestantes egipcios huyen de los gases lacrimógenos cerca de la embajada de Estados Unidos en el Cairo, el jueves 13 de septiembre.
Manifestantes egipcios huyen de los gases lacrimógenos cerca de la embajada de Estados Unidos en el Cairo, el jueves 13 de septiembre.

Se esperan protestas masivas a la salida del rezo musumán de los viernes en Egipto, Irán, Libia y otros países del Medio Oriente.

El Pentágono envió este viernes un equipo de unos 50 infantes de marina a Yemen para reforzar la embajada estadounidense y proteger a sus diplomáticos, de acuerdo a fuentes del gobierno.

Ola de protestas en el Medio Oriente
Ola de protestas en el Medio Oriente

​​El Equipo de Apoyo Anti-terrorista de la Marina (FAST por sus siglas en inglés) fue enviado como “medida de precaución”, luego de que manifestantes irrumpieron en los terrenos de la embajada en ese lugar.

Las manifestaciones continuaban el viernes en ese país, pero el gobierno yemení parecía tener un mejor control de la situación.

El gobierno de Barack Obama ordenó reforzar la seguridad en todas sus embajadas en el Medio Oriente previendo una escalada de violencia que se habría podido dar este viernes al final de los rezos musulmanes, pero que al final no sucedió.

En Egipto, los choques entre la policía egipcia y los manifestantes que protestan por el video del profeta Mahoma, considerado blasfemo por los musulmanes y supuestamente producido en EEUU, ya han dejado 250 heridos, la mayoría leves.

Pero la Hermandad Musulmana – el grupo más influyente de Egipto que impulsó al presidente Mohamed Mursi al poder— que inicialmente había convocado a una masiva manifestación frente a la Embajada, decidió cancelarla y limitarla a la plaza Tahir, para evitar la violencia contra la sede diplomática de Estados Unidos.

En un comunicado emitido hoy, el grupo hizo un llamamiento a todas las fuerzas y movimientos que participen en las manifestaciones en la plaza Tahrir, pero que lo hagan de forma "civilizada y pacífica".

"La expresión de la protesta tiene que ser de una manera civilizada y pacífica, en correspondencia con la civilización antigua del pueblo egipcio y la del gran islám", destaca la nota.

De todas maneras, las autoridades egipcias levantaron un muro de grandes bloques de cemento para bloquear la ruta a la embajada, en lo que parece ser una mejor disposición para defender las sedes diplomáticas extranjeras.

La disminuida multitud era muy heterogénea, algunos islamistas llevaban la tradicional galabiya y largas barbas, pero otros eran jóvenes en camiseta y jeans.

Una pancarta de los manifestantes decía: "Es obligación de todos los musulmanes y cristianos matar a Morris Sadek y Sam Bacile y a todo el que participó en la película".

Varios manifestantes portaban banderas verdes y negras con versos coránicos.