El presidente Donald Trump habla en un evento sobre costos médicos en la Casa Blanca, el jueves 9 de mayo de 2019.
El presidente Donald Trump habla en un evento sobre costos médicos en la Casa Blanca, el jueves 9 de mayo de 2019.

"Estamos comenzando ese papeleo hoy" para imponer nuevos "aranceles muy pesados" a los productos chinos ", dijo el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a periodistas horas antes de que se reanuden las negociaciones comerciales en Washington entre los funcionarios de las dos mayores economías del mundo.

Estados Unidos está dispuesto a imponer el viernes un aumento de aranceles del 10% al 25% sobre las importaciones chinas por valor de 200.000 millones de dólares.

El viceprimer ministro Liu He encabeza el equipo de negociación chino para las conversaciones que amenazaron con colapsar después de que el gobierno de Trump acusó a Beijing de dar marcha atrás.

"Estábamos muy cerca de llegar a un acuerdo, luego comenzaron a renegociar el acuerdo", dijo Trump el jueves en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca.

"Fue su idea regresar" y reanudar las discusiones antes de la fecha límite del viernes para las tarifas adicionales, dijo el presidente.

Liu He, que es el principal asesor económico del presidente chino Xi Jinping, se reunirá con el representante comercial de Estados Unidos Robert Lighthizer y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Trump dijo que también había recibido "una hermosa carta" de Xi que expresaba su sentimiento de que quiere que"trabajemos juntos".

Trump dijo a los reporteros que "piensa que los aranceles para nuestro país son muy poderosos", en línea con la opinión de que ha expresado que un aumento de los impuestos punitivos sería bueno para la economía de Estados Unidos.

Sin embargo, algunos economistas predicen que dichos aranceles reducirían a la mitad el crecimiento económico de Estados Unidos visto en el primer trimestre de este año.

Los funcionarios en Beijing dicen que han "hecho todos los preparativos necesarios" si Trump cumple con su promesa de imponer las nuevas tarifas.

El portavoz del Ministerio de Comercio de China, Gao Feng, dijo a reporteros en Beijing el jueves que China no se rendirá ante ninguna presión, y advirtió que tiene "la determinación y la capacidad de defender sus propios intereses".

El ministerio emitió una declaración anterior en la que se comprometió a tomar las contramedidas necesarias si se implementa el impuesto.

La administración Trump espera que las nuevas tarifas impongan cambios en las prácticas comerciales, de subsidios y de propiedad intelectual de China.

Las dos partes no han podido llegar a un acuerdo debido, en parte, a las diferencias sobre la aplicación de un acuerdo y un plazo para eliminar las tarifas.

Trump dice que a pesar de estar preparado para imponer los aranceles adicionales, no está buscando una guerra comercial con Beijing.

"Quiero llevarme bien con China", dijo a los periodistas.