Los expertos consultados por La Voz de América coinciden con el presidente Barack Obama al calificar las torturas como contrarias a los valores que defiende Estados Unidos.

Para algunos analistas y catedráticos consultados por la Voz de América, era necesario y se justifica dar a conocer el reporte que detalla las torturas de la CIA.

A pesar de  las fuertes críticas de algunos sectores, el haber presentado el  informe sobre las torturas realizadas por la CIA se justifica plenamente, según expertos en derechos humanos.

Los expertos consultados por La Voz de América coinciden con el presidente Barack Obama al calificar las torturas como contrarias a los valores que defiende Estados Unidos.

“Creo que si Estados Unidos quiere mantener  una estrategia  moral frente al mundo en términos de que [el país] no tortura (…) debe ser transparente con respecto a eso. Creo que debe [publicarse]”, dijo José Miguel Cruz, profesor  e investigador de la Universidad Internacional de Florida (FIU).

Activistas y defensores de los derechos humanos ven con buenos ojos que se  evalúen y critiquen todas y cada una de las actividades y esfuerzos para combatir el terrorismo por parte de Estados Unidos.

“Es algo que no queda más remedio que hacer si el país en algún momento determinado violó sus propias normas de conducta y la norma de conducta que propone a otros países que cumplan”, dijo el profesor Sebastián  Arcos, especialista en asuntos sociales y  exactivista de derechos  humanos. “Creo que lo menos que podemos hacer es informar sobre de qué manera se violaron esas normas  para no volverlo a hacer".

Sin embargo, es probable que también haya un juego político tras la publicación del informe, según Astrid Arrarás, profesora de relaciones internacionales de la FIU.

“Esto tiene una razón de ser. La administración Obama quiere dar a conocer a la luz pública lo que sucedió bajo la administración Bush porque esto puede ser un tema de campaña política", dijo.

El presidente Barack Obama prohibió en 2009 los llamados eufemísticamente “métodos reforzados de interrogatorios”.