En esta foto de archivo de julio de 2017, Vanessa Mae Rodel con su hija Keana (a la izquierda) esperan en la oficina de la Junta de Apelación de Reclamaciones de Tortura en Hong Kong. Vanessa y su hija recibieron asilo en Canadá el martes.
En esta foto de archivo de julio de 2017, Vanessa Mae Rodel con su hija Keana (a la izquierda) esperan en la oficina de la Junta de Apelación de Reclamaciones de Tortura en Hong Kong. Vanessa y su hija recibieron asilo en Canadá el martes.

Una mujer que recibió asilo en Canadá luego de refugiar a Edward Snowden instó a Ottawa el primer día de su nueva vida, el martes, a que acogiera a otras cinco personas que ayudaron al fugitivo contratista del gobierno de EE.UU., y se enfrentan a la deportación de Hong Kong.

Vanessa Rodel y su hija de siete años, Keana, aterrizaron en Toronto el lunes por la noche en un vuelo desde Hong Kong.

En una conferencia de prensa el martes, expresó alegría y entusiasmo por comenzar una nueva vida. "Estoy muy feliz de estar en Canadá", dijo.

Pero agregó que los otros cinco, incluido el padre de su hija y dos hermanastros, permanecen en Hong Kong a la espera de las decisiones de apelación sobre sus respectivas solicitudes de refugio.

"No quiero que se queden atrás", dijo Rodel. "No quiero que (ellos) sientan que me olvidé de ellos porque ahora estoy aquí en Canadá".

El grupo ganó notoriedad hace tres años cuando su asistencia a Snowden fue revelada en la película biográfica de Oliver Stone.

Rodel llegó a Hong Kong en 2002 después de huir de la violencia y la trata de personas en Filipinas.

Buscadores de asilo, de izquierda a derecha: Ajith Pushpa Kumara, Vanessa Mae Rodel y su hija Keana, Nadeeka Dilrukshi Nonis y su hijo Dinath y su hija Sethmundi Kellapatha, y Supun Thilina Kellapatha, posan fuera del edificio de la inmigración de Hong...

​​Los otros llamados "Ángeles Guardianes" de Snowden han sido identificados como una pareja de Sri Lanka, Supun Kellapatha y Nadeeka Paththini, y sus dos hijos pequeños, y un desertor del ejército de Sri Lanka, Ajit Kumara, quien es el padre de Keana.

Sus solicitudes iniciales de refugio en Hong Kong fueron rechazadas.

- 'Muerte segura' -

El abogado Marc-Andre Seguin, del grupo no gubernamental For the Refugees, que patrocinó a Rodel y su hija, dijo que Kumara se enfrenta a una "muerte segura" si es devuelta a Sri Lanka.

"Por supuesto, estamos muy contentos de que Canadá haya aceptado proteger a Vanessa y Keana, pero todavía estamos preocupados por el destino de quienes se quedan atrás", dijo Seguin.

En un momento en que otras naciones han cerrado sus puertas a los migrantes, el gobierno liberal de Canadá ha dado prioridad a los recién llegados.

El primer ministro Justin Trudeau y la ministra de Relaciones Exteriores Chrystia Freeland a veces han estado presentes para saludar personalmente a los recién llegados, repartiendo parkas a los refugiados sirios en 2015, y en enero abrazando a una joven que huyó de Arabia Saudita.

Cuando los reporteros le preguntaron sobre la difícil situación de los "Ángeles", Trudeau dijo que los funcionarios de inmigración toman las decisiones "caso por caso".

Seguin dijo, sin embargo, que el ministro de inmigración tiene poderes discrecionales para intervenir y brindar protección a los más vulnerables en circunstancias excepcionales.

Los "Ángeles" pusieron a Snowden, un antiguo contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de EE.UU., en sus pequeños apartamentos en 2013 mientras él estaba en Hong Kong huyendo de las autoridades de EE.UU.

Sus filtraciones de documentos altamente clasificados revelaron la existencia de programas de vigilancia global administrados por la NSA en cooperación con los socios Australia, Gran Bretaña y Canadá.

Snowden, quien ahora vive en Rusia, fue acusado en junio de 2013 por Estados Unidos de espionaje y robo de secretos de estado.

Canadá concedió a Rodel, una ciudadana filipina, y a su hija el asilo en enero, pero la decisión se mantuvo en secreto por razones de seguridad, según For the Refugees.

Ella tenía previsto viajar a Montreal más tarde en el día, donde ella y su hija se asentarán.

"Cuando (Snowden) vino a mi casa y llamó a mi puerta ... no sabía quién era", recordó Rodel.

"A la mañana siguiente, me dijo que comprara un periódico, así que cuando lo compré y lo vi en la portada en una foto grande, supe quien era, el hombre más buscado del mundo", dijo.

"Necesitaba ayuda y yo quería ayudarlo".

Snowden, Stone y Human Rights Watch han sumado sus voces a un creciente coro de simpatizantes que piden a Canadá que otorgue asilo a los cinco.

"Me abrieron sus puertas", dijo Snowden al público de la CBC. "No preguntaron, no les importó lo que me pasó a mí. Sabían lo que era ser cazado, perseguido, enfrentado a represalias".