El exabogado personal del presidente Donald Trump, Michael Cohen (izq.) junto con el mandatario durante un evento de oración en la campaña electoral de 2016 en Cleveland Heights, Ohio, el 21 de septiembre de 2016. REUTERS/Jonathan Ernst.
El exabogado personal del presidente Donald Trump, Michael Cohen (izq.) junto con el mandatario durante un evento de oración en la campaña electoral de 2016 en Cleveland Heights, Ohio, el 21 de septiembre de 2016. REUTERS/Jonathan Ernst.

WASHINGTON - Michael Cohen, el ex abogado personal del presidente Donald Trump, podría ser acusado antes de fin de mes por fraude bancario en su trato con la industria del taxi y por cometer otros delitos financieros, dijeron el lunes dos personas familiarizadas con la investigación federal.
 
Las fuentes confirmaron reportes de que los fiscales federales en Manhattan estaban considerando acusar a Cohen después de meses de especulaciones sobre un caso que ha sido una distracción para la Casa Blanca con las próximas elecciones de mitad de período.
 
Las personas, que no estaban autorizadas para hablar sobre el caso y hablaron el lunes bajo la condición del anonimato, se negaron a responder preguntas sobre la especulación de que Cohen aún podría llegar a un acuerdo con los fiscales que requieren su cooperación.
 
En ausencia de una resolución rápida, se cree que los fiscales pospondrían una decisión sobre cómo seguir adelante con el caso hasta después de las elecciones, de conformidad con una política informal del Departamento de Justicia de evitar presentar enjuiciamientos que puedan considerarse políticos e influir en los votantes.
 
Tanto la oficina del fiscal de Estados Unidos como el abogado de Cohen, Lanny Davis, se negaron a hacer comentarios el lunes. No hubo respuesta inmediata a un mensaje que buscaba comentarios de Sterling National Bank, una de las instituciones que prestó dinero a Cohen.
 
El New York Times informó el domingo, basándose en fuentes anónimas, que los fiscales se han estado enfocando en más de 20 millones de dólares en préstamos obtenidos por empresas de taxis que poseen Cohen y su familia.
 
Cohen había ganado notoriedad como el "solucionador de problemas" leal de Trump antes de que los agentes del FBI asaltaran su oficina y un hotel donde se hospedaba mientras se realizaban arreglos en su departamento en un edificio construido por la empresa familiar de Trump.
 
Los fiscales al principio callaron sobre por qué Cohen estaba bajo investigación. Algunos detalles se hicieron públicos luego de que los abogados de Cohen y Trump pidieran a un juez que impidiera temporalmente que los investigadores vieran parte del material incautado, bajo el argumento de que estaba protegido por el privilegio abogado-cliente.
 
El registro de los archivos de Cohen buscaba documentos bancarios, comunicaciones con la campaña Trump e información sobre pagos de dinero silenciosos realizados en 2016 a dos mujeres: la ex modelo de Playboy Karen McDougal, que recibió 150.000 dólares, y la actriz porno Stormy Daniels, quien recibió 130.000 dólares.
 
En ese momento, Trump calificó el ataque como "una cacería de brujas'', un asalto al privilegio abogado-cliente y un ataque de motivación política de los enemigos del FBI.
 
El apoyo inicial del presidente a Cohen ha degenerado en una disputa pública, lo que llevó a especulaciones de que, para salvarse, Cohen podría estar dispuesto a contar a los fiscales algunos de los secretos que ayudó a Trump a guardar.
 
Davis, el abogado de Cohen, ha estado enviando señales por su cuenta.
 
Primero, se fue a CNN con una cinta de Trump hablando sobre el pago de McDougal. Luego, durante el fin de semana, reveló que ha tenido conversaciones con John Dean, el abogado de la Casa Blanca que ayudó a derrocar al presidente Richard Nixon.
 
Davis dijo el lunes que ve paralelismos importantes entre Cohen y Dean y que quería escuchar lo que había aprendido de Watergate y su perspectiva sobre lo que está atravesando Cohen, aunque dijo que Cohen no ha hablado con Dean.