El secretario de Justicia, William Barr, anunció su decisión un día antes durante audiencia ante comisión del Senado
El secretario de Justicia, William Barr, anunció su decisión un día antes durante audiencia ante comisión del Senado

El secretario de Justicia William Barr, que tenía programada una comparecencia sobre el informe del fiscal especial Robert Mueller, no apareció el jueves en el Congreso lo que generó una batalla ya de por sí enconada entre los demócratas y el Departamento de Justicia.

También lea: Barr defiende su manejo del reporte de Mueller en medio de llamados a su renuncia.

Barr alegó que no acudiría a su comparecencia prevista para el jueves debido a la insistencia del panel de que lo interroguen abogados y legisladores de la comisión. Esa negativa abre la posibilidad de que Barr enfrente una acusación de desacato al Congreso.

El presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler, dijo en la apertura de la sesión del jueves que Barr aún tiene "la opción" de enfrentarse o no al presidente Donald Trump, quien ha prometido que luchará contra la supervisión del Congreso.

Al respecto, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, señaló que el legislador Nadler "es incapaz de mantener el poder" y que si él no puede interrogar al secretario de Justicia directamente sin recurrir a su personal debería "renunciar o permitir que alguien más pueda".

Por su parte, Nadler dijo que era el momento de unirse para "proteger la integridad de esta cámara". "La administración no puede dictar los términos de una audiencia en esta sala de audiencias... El Departamento de Justicia escribió para informarnos que ignorarán nuestra citación por el informe de Mueller no redactado y la evidencia subyacente. No han hecho ningún intento significativo para dar cabida a esa citación, que debía cumplirse ayer".

Asimismo, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi indicó que el secretario de Justicia "mintió al Congreso" y que "nadie está por encima de la ley".

"Le mintió al Congreso. Y si alguien más hiciera eso sería considerado un crimen. Nadie está por encima de la ley. Ni el presidente de Estados Unidos,  ni el fiscal general. Ser el procurador general no le da el derecho para decir lo que quiera, y es así porque usted es el fiscal general. Simplemente no es cierto", expresó Pelosi.

Barr anunció su decisión la víspera, luego de que el Departamento no cumplió con el plazo de la comisión para proporcionar al panel una versión completa y no expurgada del informe de Mueller sobre la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016 y sus pruebas subyacentes.

La investigación buscó una posible colusión entre el equipo de campaña del presidente Donald Trump y Rusia.

Es probable que estas medidas provoquen una votación sobre el desacato de parte de Barr y posiblemente se emitan citaciones, lo que acercará a los demócratas de la Cámara de Representantes y al gobierno de Trump a una batalla prolongada en las cortes.

Mientras Barr se negaba a testificar, los demócratas querían hablar con Mueller. Nadler dijo que el panel esperaba que el fiscal especial se presente ante la comisión el 15 de mayo y que el panel estaba "reafirmando la fecha".

La cancelación del secretario de Justicia significó que él busca evitar otra ronda de interrogatorios después de testificar el miércoles ante la Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado.

Los demócratas del panel acusaron a Barr de tratar de proteger al presidente Trump después de que Barr evaluara el informe de Mueller por sí mismo y declarara que no había suficientes pruebas de que Trump hubiera cometido obstrucción a la justicia. Mueller se abstuvo de acusar a Trump de obstrucción, pero aclaró que tampoco podía exonerarlo.

En su testimonio del miércoles, Barr enfrentó las preguntas incisivas de senadores demócratas que lo acusaron de hacer declaraciones engañosas y parecer a veces protector de Trump en su papel de máximo representante de la ley en el país.

En la sesión del miércoles ante la Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado, Barr se dijo sorprendido de que Mueller no señalara en alguna conclusión si Trump intentó obstruir la justicia, y que él se sintió obligado a emitir su propio juicio de que el presidente no había cometido delito alguno.

"No estoy seguro de su razonamiento", declaró Barr en referencia al análisis de Mueller sobre la obstrucción, en el que ni se acusó ni se exoneró al mandatario de delito alguno. Si Mueller consideró que no debía hacer una decisión en cuanto a presentar cargos, "entonces no debió haber investigado. Era hora de parar", agregó.

Barr también estaba preocupado por una carta que Mueller, su viejo amigo, le envió el mes pasado para quejarse de que el secretario de Justicia no había presentado en forma adecuada las conclusiones del fiscal especial en un sumario de cuatro páginas que sintetizaba el informe.

El secretario de Justicia dijo que la carta tenía un tono "un poco malhumorado".
"Yo dije `Bob, ¿qué pasa con la carta? Levanta el teléfono y llámame si hay algún problema'", declaró Barr.

La ventilación de las desavenencias fue más que impactante porque parecía que el Departamento de Justicia y el equipo de Mueller compartían el mismo enfoque durante la mayor parte de los dos años que duró la investigación sobre la posible colusión entre el equipo de campaña de Trump y Rusia en el proceso electoral de 2016.

La revelación de que Mueller, que mantuvo el hermetismo durante la investigación, se inquietó lo suficiente para enviar una carta a Barr -que podía salir al público y fue lo que sucedió- dio a sus palabras credibilidad adicional frente a los demócratas, que acusaron al secretario de Justicia de haber mentido bajo juramento el mes pasado cuando negó que el equipo de Mueller estuviera insatisfecho con la manera como fue descrito su trabajo.