Una residente observa una calle inundada tras las lluvias causadas por el huracán Florence en Lumberton, Carolina del Norte, el martes, 18 de septiembre de 2018.
Una residente observa una calle inundada tras las lluvias causadas por el huracán Florence en Lumberton, Carolina del Norte, el martes, 18 de septiembre de 2018.

La próspera y vibrante Wilmington abrió tres sitios para la distribución de alimentos y agua el martes, mientras los funcionarios de la ciudad de Carolina del Norte se esforzaban por alimentar a una población aislada por las históricas inundaciones del una vez poderoso huracán Florence.

El río Cape Fear, normalmente una atracción turística y una gran ventaja económica, ha puesto de rodillas a la ciudad de 120.000 habitantes. Los residentes que no huyeron antes de la llegada de Florence la semana pasada ahora dependen de los productos esenciales que se desplazan en camiones altos y helicópteros.

El río, que se espera llegue a su cresta en Wilmington el martes, estableció un récord el lunes cuando alcanzó 22,54 pies en la ciudad de Burgaw, a unos 40 kilómetros (25 millas) al norte.

"El río seguirá aumentando en los próximos días", dijo el Servicio Meteorológico Nacional. "¡Manténganse seguros, las inundaciones debido al desborde del río siguen siendo una gran preocupación!"

La tormenta ha sido culpada de al menos 32 muertes desde que llegó a la costa de Carolina del Norte la semana pasada. Más de 300.000 clientes de servicios públicos en todo el estado permanecieron sin electricidad el martes.