Una votación del Senado se espera que se realice a pesar de las reservas del líder de la mayoría republicana Mitch McConnell de Kentucky.
El presidente de EE.UU., Donald Trump argumentó que su decisión se debe a restricciones presupuestarias.

El presidente Donald Trump informó el jueves al Congreso que decidió cancelar el aumento salarial que la mayoría de los empleados federales civiles debían recibir en enero, citando restricciones presupuestarias.
 
Trump señaló en una carta enviada a los legisladores, que los aumentos salariales locales costarían $ 25 mil millones, además de un aumento general del 2.1 por ciento para la mayoría de los empleados del gobierno civil.
 
El presidente de EE.UU. citó los costos y dijo que “debemos mantener los esfuerzos para poner a nuestra Nación en un rumbo fiscalmente sostenible, y los presupuestos de las agencias federales no pueden sostener tales aumentos''.

Trump indicó que ha determinado que para 2019 “ambos pagos, los aumentos generales y los aumentos salariales locales se establecerán en cero''.

En respuesta a este anuncio, el Comité Nacional Demócrata señaló que el presidente Trump "está dando otra bofetada a los trabajadores estadounidenses".

“Trump hizo que el déficit se disparara para otorgar exenciones impositivas masivas a las grandes corporaciones y a los estadounidenses más ricos, mientras que las familias trabajadoras no obtuvieron nada. Ahora, mientras los CEO obtienen ganancias récord y los salarios reales de los trabajadores disminuyen, Trump tiene la valentía de eliminar los aumentos salariales para que los empleados federales ‘pongan a nuestra nación en un rumbo fiscalmente sustentable’. Trump ha dado otra bofetada a los trabajadores estadounidenses", señaló en un comunicado, el portavoz del Comité Nacional Demócrata, Daniel Wessel.