El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, habla sobre el nominado a la Corte Suprema de EE.UU. juez Brett Kavanaugh, en el pleno de la Cámara. Septiembre 24 de 2018. (Imagen tomada del Canal de Televisión del Senad...
El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, habla sobre el nominado a la Corte Suprema de EE.UU. juez Brett Kavanaugh, en el pleno de la Cámara. Septiembre 24 de 2018. (Imagen tomada del Canal de Televisión del Senad...

El líder mayoritario del Senado, Mitch McConnell, condenó las acusaciones de mala conducta sexual contra Brett Kavanaugh, el nominado para la Corte Suprema de Estados Unidos como una "vergonzosa e vergonzosa campaña de desprestigio" creada por los demócratas.
 
Kavanaugh y su acusadora inicial, Christine Blasey Ford, testificarán el jueves sobre su afirmación de que el juez nominado por Trump la agredió sexualmente en la escuela secundaria. Una segunda mujer, Deborah Ramirez, le dijo a The New Yorker que Kavanaugh se expuso a ella cuando estaba en la universidad. Kavanaugh niega ambas acusaciones.
 
En un emocional discurso desde el Senado el lunes, McConnell dijo que los demócratas están usando las acusaciones para retrasar, obstruir y "destruir la vida personal y profesional de un hombre''. Dice que es un "golpe orquestado de último minuto contra el nominado''.

Carta de Kavanaugh
 

Brett Kavanaugh entre tanto, envió una desafiante carta al Comité Judicial del Senado el lunes prometiendo no retirar su nominación.
 
En la misiva, Kavanaugh dice que "no se dejará intimidará para que retire'' su nominación a la Corte Suprema luego de las acusaciones de conducta sexual inapropiada.
 
En una carta al panel judicial, Kavanaugh dice: "Estas son difamaciones, simples y puras". Considera que las acusaciones son "grotescas y obvios asesinatos de personajes" y dice que podrían disuadir a otros de ingresar al servicio público.
 
Kavanaugh dice que las amenazas de violencia contra su familia y "el esfuerzo coordinado para destruir mi buen nombre'' no harán que desanimarán de su candidatura.

Archivo - El candidato a la Corte Suprema de EE. UU. Brett Kavanaugh escucha durante su audiencia de confirmación de la Comisión Judicial del Senado en el Capitolio en Washington, el 4 de septiembre de 2018.

Brett Kavanaugh, se presentará en Fox News el lunes por la noche para hablar sobre las acusaciones en su contra. La entrevista con la presentadora Martha MacCallum, que fue pregrabada, se transmitirá a las 7 p.m. hora del este de Estados Unidos, se informó. Se espera que Kavanaugh discuta las acusaciones en su contra hechas por la doctora Christine Blasey Ford y Deborah Ramirez.

Total apoyo de Trump

El presidente Donald Trump declaró el lunes su total apoyo a su reciente nominado para la Corte Suprema a pesar de que una segunda mujer lo ha acusado de acoso sexual.

Las acusaciones contra el juez Brett Kavanaugh “son totalmente políticas”, dijo el mandatario al llegar a la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

“Estoy con él hasta el final”, expresó Trump.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, habla con los periodistas en la sede de las Naciones Unidas durante la 73ª Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, el 24 de septiembre de 2018. REUTERS / Caitlin Ochs.

​​Las declaraciones surgen un día después de que surgiera una segunda denuncia de acoso sexual surgió contra Kavanaugh, un hecho que ha puesto aún más en peligro su nominación a la Corte Suprema.

Este hecho está poniendo a la defensiva a los republicanos en la Casa Blanca y el Senado y dando vigor a las llamadas de los demócratas a posponer la confirmación del juez.

Trump dijo que las acusaciones son infundadas y parcializadas, por parte de mujeres “que surgen de la nada”. Además cuestionó la reputación de los abogados que representan a las denunciantes, afirmando: “Ustedes deberían estar investigando a los abogados que están representándolas”.

Poco antes la asesora presidencial Kellyanne Conway dijo a la televisora CBS que las acusaciones contra Kavanaugh “parecen ser una vasta conspiración de la izquierda”.

Senadores desestiman nueva acusación
 
Importantes republicanos del Senado desestimaron una nueva acusación de mala conducta sexual contra el juez Kavanaugh. Dicen que el Senado debe escuchar el testimonio de su primera acusadora, Christine Blasey Ford, y luego proceder de inmediato a una votación sobre su nominación.
 
El senador de Utah Orrin Hatch dice que el artículo de The New Yorker es una "campaña de desprestigio" demócrata, y señaló que el Comité Judicial debe tener noticias de Ford y "entonces debemos votar''.
 
Otros dos republicanos del Senado, Lindsey Graham de Carolina del Sur y Tom Cotton de Arkansas, también están pidiendo una votación después de la audiencia con Ford.
 
Protestas contra nominación
 
Decenas de personas que protestaban por la nominación de Brett Kavanaugh a la Corte Suprema fueron arrestadas frente a la oficina de la senadora republicana Susan Collins de Maine, en el Capitolio.
 
Los manifestantes vestían camisetas negras con la frase "Sé un héroe" y se sentaron frente a la oficina de Collins cantando varios lemas, incluido "no seremos silenciados". Miembros de la policía del Capitolio de Estados Unidos los arrestaron uno a uno.

Activistas que se oponen al asediado candidato del Tribunal Supremo del presidente Donald Trump, Brett Kavanaugh, son arrestados en el Capitolio, en Washington, el lunes 24 de septiembre de 2018. (Foto AP / J Scott Applewhite).

​​Los manifestantes han atacado a Collins porque ella es un voto indeciso. Si ella y otro republicano se oponen a Kavanaugh, su nominación podría fallar.
 
Uno de los manifestantes era Marie Follayttar, co-directora de un grupo que ha recaudado dinero para donar al oponente electoral de Collins en 2020 si ella apoya a Kavanaugh. Follayttar no estaba entre los arrestados.

Nueva acusación

La nueva acusación se conoció el domingo por la noche en un informe de The New Yorker, apenas unas horas después de que negociadores llegaron a un acuerdo para realizar una audiencia pública extraordinaria el jueves para Kavanaugh y Christine Blasey Ford, otra mujer que lo acusa de agredirla sexualmente en una fiesta cuando eran adolescentes. Kavanaugh niega la acusación.

La segunda denuncia contra Kavanaugh data del ciclo académico 1983-84, el primer año de él en la Universidad de Yale. Deborah Ramirez describió el incidente luego de ser contactada por la revista The New Yorker. Ella recordó que Kavanaugh se exhibió durante una fiesta en un dormitorio donde había alcohol, le puso el pene en la cara y le hizo tocarlo sin su consentimiento mientras ella lo alejaba.

En un comunicado proporcionado por la Casa Blanca, Kavanaugh dijo que eso “no sucedió” y que la acusación era “una difamación, simple y llanamente”. Una portavoz de la Casa Blanca agregó en una segunda declaración que la acusación estaba “diseñada para derribar a un buen hombre”.

La senadora Dianne Feinstein de California, la principal demócrata en la Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado, pidió el “aplazamiento inmediato” de cualquier acción posterior sobre la nominación de Kavanaugh.

Los republicanos en el comité dijeron que investigarían la acusación de Ramirez.

The New Yorker contactó a Ramirez después de enterarse de una posible participación en un incidente con Kavanaugh. Dijo que la denuncia llamó la atención de los senadores demócratas a través de un abogado de derechos civiles.

Ramirez se mostró reacia al principio a hablar públicamente “en parte porque sus recuerdos contenían lagunas porque estuvo bebiendo en el momento del supuesto incidente”, informó The New Yorker. Después de “seis días de evaluar cuidadosamente sus recuerdos y consultar con su abogado, Ramirez dijo que se sentía lo suficientemente segura de sus recuerdos” para hablar públicamente, según el informe.