El secretario de Defensa de EE.UU. escucha al presidente Donald Trump durante una reunión de gabinete en la Casa Blanca, el 21 de junio de 2018, en Washington.
El secretario de Defensa de EE.UU. escucha al presidente Donald Trump durante una reunión de gabinete en la Casa Blanca, el 21 de junio de 2018, en Washington.

WASHINGTON - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sugirió que el secretario de Defensa Jim Mattis podría ser uno de sus próximos funcionarios clave en dejar el gobierno.

En una entrevista que se transmitió el domingo en el programa de noticias "60 Minutes" de CBS, el mandatario republicano dijo que no tiene indicios de que Mattis se vaya a ir, pero agregó: "Podría ser que lo haga. Creo que es un demócrata, si desea saber la verdad ".

El líder de los Estados Unidos describió al general retirado de la Infantería de Marina como "un buen tipo. Nos llevamos muy bien. Puede irse. Quiero decir, en algún momento, todos se van. Todos. La gente se va. Eso es Washington".

Durante su administración de 21 meses, Trump ha despedido o presionado a irse a docenas de funcionarios clave, o ha visto renunciar a otros que le gustaban, incluida la embajadora ante las Naciones Unidas Nikki Haley, quien la semana pasada anunció que dejaría su puesto al final del año.

Mattis, mientras dirigía el Ejército de los Estados Unidos, ocasionalmente ha estado en desacuerdo con Trump y con más funcionarios de la administración de Trump, como el asesor de seguridad nacional John Bolton.

De izquierda a derecha, el secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo, el secretario de Defensa James Mattis y el asesor de seguridad nacional John Bolton escuchan al presidente Donald Trump, durante una reunión con el secretario general de la OTAN, Je...

​​Mattis, a mediados de 2017, presionó para obtener más propuestas diplomáticas en Corea del Norte al tratar con el programa de armas nucleares de Pyongyang, una postura a la que Trump finalmente llegó, lo que condujo a su cumbre de junio con el líder norcoreano Kim Jong Un.

Trump dijo que todavía hay "algunas personas" en su administración con las que "no está encantado". A menudo ha atacado al fiscal general Jeff Sessions, pero se negó a despedirlo por haber dejado de supervisar la larga investigación sobre si la campaña de Trump en 2016 coludió con Rusia, y si Trump como presidente obstruyó la justicia al tratar de frustrar la investigación.

Pero Trump rechazó los informes de caos en la Casa Blanca como "noticias falsas", y agregó: "Estoy cambiando las cosas. Y tengo derecho a hacerlo. Tengo gente ahora en espera que será fenomenal. Entrarán en la Administración, serán fenomenales".