Residente de Linden, Carolina del Norte, se abre camino entre el agua después del desbordamiento de Little River.
Residente de Linden, Carolina del Norte, se abre camino entre el agua después del desbordamiento de Little River.

El presidente Donald Trump visita el miércoles la Carolinas, donde miles de casas y carreteras permanecen bajo el agua y los ríos crecidos amenazan con más inundaciones menos de una semana después de que el huracán Florence tocó tierra.

Trump planea llegar a la Estación Aérea Marine Corps Cherry Point en Havelock, Carolina del Norte, alrededor de las 10:30 a.m. EDT (1430 GMT) y regresar a Washington al 6:15 pm (2215 GMT), según la Casa Blanca.

En declaraciones a periodistas poco antes de comenzar el viaje, Trump informó que visitará también a Carolina de Sur.

"Realmente vamos a saludar a todas las personas de FEMA (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias) y las fuerzas armadas, las personas que trabajan arduamente", expresó.

La visita de Trump se produce en momentos en que más de 15,000 personas permanecen en refugios y más de 200,000 clientes no tienen electricidad en todo Carolina del Norte, según funcionarios estatales.

El gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster, había dicho el martes en la mañana que desconocía sobre la visita del presidente, pero agregó que "ha estado en espíritu" .

Se espera que los senadores republicanos Lindsey Graham y Tim Scott acompañen al presidente en su viaje.

Este martes, Trump aprobó fondos federales para ayudar a la recuperación de las áreas de Carolina del Sur más afectadas por el huracán.

​​Florence costó la vida a 35 personas al menos, incluidas 26 en Carolina del Norte y ocho en Carolina del Sur, donde las autoridades dijeron que dos pacientes de salud mental se ahogaron el martes luego de que se estrellara una camioneta del alguacil.

"Existe un gran potencial de que aquellos que viven dentro del área de evacuación de una milla del río Cape Fear se verán afectados por las inundaciones", dijo la ciudad en un comunicado.

El administrador de la ciudad le dijo a CNN que 12,000 personas están "en peligro".

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, ha pedido paciencia a los evacuados tras Florence.