Grupos de migrantes centroamericanos cruzan la frontera sur por puntos de poca profundidad del Río Grande tras haber sido guiados por coyotes que se lucran de la migración.
Grupos de migrantes centroamericanos cruzan la frontera sur por puntos de poca profundidad del Río Grande tras haber sido guiados por los llamados "coyotes" que se lucran de la migración.

Ante el desafío de cuidar a miles de niños migrantes que cruzaron la frontera entre Estados Unidos y México, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS, por sus siglas en inglés) ha solicitado a los trabajadores de otras agencias federales que se ofrezcan como voluntarios para ir a la región fronteriza a cumplir asignaciones temporales.

Durante despliegues de entre 30 y 120 días, la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del HHS quiere que los voluntarios ayuden con tareas como supervisar a los niños y recopilar información de contacto de sus familiares dentro de los Estados Unidos para que puedan ser entregados al cuidado de su familia mientras pasan por procedimientos de inmigración.

Los niños que están bajo custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE. UU. son transferidos a las instalaciones del HHS hasta que puedan ser colocados con un patrocinador. Salud y Servicios Humanos dice que en más del 80 por ciento de los casos, un niño tiene un miembro de la familia en Estados Unidos, y que aproximadamente la mitad de ellos son padres o tutores legales.

Actualmente hay alrededor de 18,000 niños bajo custodia, incluso en las instalaciones del HHS ubicadas en centros de convenciones en Dallas, Texas y San Diego, California.

Si bien las autoridades expulsan a la mayoría de los adultos que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México en virtud de una orden de salud pública emitida por el ex presidente Donald Trump en respuesta a la pandemia de coronavirus, la administración del presidente Joe Biden no ha restablecido las expulsiones de niños migrantes no acompañados.  

Las instalaciones de procesamiento temporal de inmigrantes en Donna, Texas, procesan a familias y menores no acompañados.
Críticas a la casa blanca por expulsión "exprés" de migrantes por la frontera sur
En Estados Unidos, genera críticas y preocupación la expulsión expedita de inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera sur. Informa Arnaldo Rojas, de la Voz de América, en Houston.

Adam Fernández, vicepresidente de política y participación estratégica de Abogados para una Buena Gobernabilidad, dijo que la política divisiva, a menudo denominada Título 42, "evita que las personas ingresen a los EE.UU. como familia y conduce a una separación familiar efectiva".

Fernández le dijo a la VOA que el trasfondo del esfuerzo actual para reclutar voluntarios para ayudar con las operaciones del HHS en la frontera es un acuerdo de 1997 que exige que los niños migrantes no acompañados sean colocados rápidamente con un patrocinador.

"Están tratando de cumplir con eso y tratar de sacarlos de la detención de inmigrantes", dijo Fernández. "Pero si realmente desean resolver el problema, deben deshacerse del Título 42 para mantener unidas a las familias y permitirles solicitar asilo juntas".

El Departamento de Salud y Servicios Humanos dice que prefiere que los voluntarios sean trabajadores federales que dominen el español o estén familiarizados con los dialectos indígenas que se hablan en México, Guatemala, Honduras o El Salvador. También tendrán que someterse a verificaciones de antecedentes de cuidado infantil. 

Miriam Abaya, directora de inmigración y derechos del niño en la organización First Focus on Children, dijo que hay trabajadores federales que tienen experiencia específica, como la experiencia de trabajar con niños o haber pasado por la inmigración ellos mismos, que es importante tener mientras el gobierno trabaja para asegurarse que los niños reciban el debido cuidado.

“Absolutamente creo que las habilidades lingüísticas son importantes. Creo que las personas que tienen experiencia previa en el trabajo con niños, que comprenden el desarrollo infantil, el trauma infantil, la atención médica infantil y los servicios de salud mental ”, dijo Abaya a la VOA. "Creo que es importante aprovechar toda esa experiencia y asegurarnos de que quienes cuidan a los niños vean a estos niños primero como niños y puedan satisfacer sus necesidades específicas".

Durante la administración Trump, hubo varias iniciativas que incluyeron el envío de más personas a la frontera sur cuando el presidente declaró que existía una emergencia nacional allí.

Esos esfuerzos involucraron al Departamento de Defensa, que envió hasta 4,000 efectivos, en su mayoría tropas de la Guardia Nacional, para apoyar las operaciones del Departamento de Seguridad Nacional. El secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, dijo a los periodistas el martes que no ha habido ninguna solicitud adicional de asistencia.

Hace dos años, la entonces secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, pidió a los trabajadores federales de su agencia y a otras personas que no participaban en operaciones en la frontera que se ofrecieran como voluntarios para ayudar con la seguridad fronteriza.

Los empleados de la Agencia para Medios Globales de EE. UU., que supervisa a la Voz de América, fueron algunos de los que recibieron el memorando emitido la semana pasada en busca de voluntarios para el esfuerzo fronterizo actual. Yolanda López, directora interina de la VOA, dijo en una nota a los miembros del personal el martes que para evitar cualquier conflicto de interés, los periodistas de la VOA no son elegibles para participar.

Carla Babb y Chris Hannas contribuyeron a este informe.