El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, defendió la orden ejecutiva por migración ante los republicanos de la Cámara de Representantes.

A su vez, republicanos evalúan cómo responder a la acción ejecutiva en inmigración de Obama, evitando una lucha presupuestaria que podría cerrar al gobierno.

El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, defendió ante la Comisión de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes la decisión del presidente Obama de otorgarle alivio de deportación a casi cinco millones de inmigrantes indocumentados.

“Estas personas tendrán derecho a un permiso de trabajo y podrán pagar impuestos y contribuir más plenamente a nuestra economía. La realidad es que, dados nuestros limitados recursos, estas personas no son prioridad para ser deportadas. Es hora de que lo reconozcamos y que las animemos a que rindan cuentas. Esto es de puro sentido común”, dijo. 

Johnson respondió a fuertes cuestionamientos de los republicanos que insisten en que el mandatario sobrepasó su autoridad legal. 

El presidente de la comisión, republicano Michael McCaul, dijo que las acciones del jefe de Estado representan una hipocresía hacia el pueblo estadounidense.

Voto de rechazo a orden ejecutiva
Voto de rechazo a orden ejecutiva

​​"¿A quién le debemos creer? ¿Al presidente, antes de las elecciones, que dijo que él no tenía autoridad legal para tomar esta medida, o al presidente después de las elecciones que ahora sí la tiene?”, dijo McCaul.

Johnson, quien ayudó a redactar el decreto presidencial, indicó que en el proceso obtuvieron asesoría legal del Departamento de Justicia. 

"Estoy satisfecho, como abogado, y como la persona que tiene que venir aquí a defender estas acciones, que lo que hemos hecho está dentro de nuestra autoridad legal existente".

​ McCaul fustigó las reformas promovidas por Obama, afirmando que fomentarán la inmigración ilegal y que violan la constitución y el sistema democrático.

“La decisión del presidente de ignorar al Congreso y conceder amnistía a millones de inmigrantes ilegales es inconstitucional y es una amenaza contra nuestra democracia”, dijo McCaul.

El republicano ha prometido “usar todas las herramientas" a su disposición para bloquear las acciones ejecutivas que se están implementando.