Logo CPJ
Logotipo del Comité de Protección a los Periodistas, una organización con sede en Nueva York.

El Comité de Protección a los Periodistas (CPJ) llamó este lunes a todos los gobiernos a suspender el uso de programas informáticos de espionaje (spyware) y a impedir que los estados con historiales de restringir la libertad de prensa puedan obtenerlos.

La entidad, con sede en Nueva York, menciona que ha registrado decenas de incidentes en que periodistas y personas allegadas a ellos han sido víctimas de vigilancia con spyware desde 2011.

“Una industria sigilosa de spyware ha permitido a los poderosos espiar a los periodistas y a sus seres queridos, y necesitamos urgentemente transparencia y responsabilidad”, dijo el subdirector ejecutivo de CPJ, Robert Mahoney.

El Comité de Protección a los Periodistas se refirió a investigaciones y entrevistas publicadas para demostrar las implicaciones globales a la libertad de prensa con el uso de los avanzados programas cibernéticos que se venden a los gobiernos para el uso de las agencias de policía e inteligencia.

“Por eso es que pedimos a los gobiernos que prohíban los ataque a la prensa con spyware y sanciones a los que continúan autorizándolos, o facilitándolos, como compañías y terceros que suministran tecnología y conocimiento tras bastidores”, dijo Mahoney.

Estos programas, señaló CPJ, pueden exponer comunicaciones de periodistas con fuentes, rastrear sus movimientos o robar información privada, que los hace blancos de ataques y otras formas de censura.

Los investigadores han atribuido ataques a personas en los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Marruecos, Etiopía, México y la India, y cuatro de las compañías acusadas de venta de spyware se encuentran en Israel, Italia y Alemania.

El comunicado identifica a periodistas que han sido encarcelados por hacer su trabajo, como Omar Radi y Maati Monjib en Marruecos, y a personas cercanas a periodistas, como Griselda Triana, viuda del periodista mexicano asesinado Javier Valdez, Omar Abdulaziz, confidente de Jamal Khashoggi.