Los periodistas de El Comercio Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra fueron asesinados tras viajar desde Quito a la provincia de Esmeraldas, para hacer una investigación sobre los atentados ocurridos en la frontera norte de Ecuador por grupos crim...
El equipo de El Comercio fue asesinado, tras viajar desde Quito a la provincia de Esmeraldas en el norte del país, para hacer una investigación sobre los atentados ocurridos en la frontera de Ecuador con Colombia por grupos criminales. [Foto de archivo]

BOGOTÁ - Un juez colombiano condenó a 28 años y ocho meses a Jesús Vargas Cuajiboy, alias Reinel, por el secuestro y homicidio de un equipo periodístico del diario El Comercio, en Ecuador, entre marzo y abril de 2018.

Según un comunicado de la Fiscalía colombiana, Vargas Cuajiboy aceptó su responsabilidad de los hechos que llevaron a la muerte del reportero Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra, cuyos cuerpos fueron encontrados en abril de ese año en Tumaco.

La institución también informó que las víctimas fueron secuestradas por integrantes del frente del grupo residual denominado Oliver Sinisterra en la provincia ecuatoriana de Esmeraldas, área fronteriza con Colombia.

Posteriormente, quedaron a cargo de Reinel,  hasta que fueron asesinados, por orden del conocido como 'Guacho', cabecilla de la estructura disidente de las FARC -en ese momento-, abatido por las autoridades colombianas en diciembre de 2018.

"Ante la contundencia de los elementos materiales obtenidos, alias Reinel aceptó su responsabilidad en los hechos y mediante preacuerdo fue sentenciado por el Juzgado Primero Penal del Circuito Especializado de Tumaco por los delitos de concierto para delinquir agravado, secuestro extorsivo agravado y homicidio agravado", reza el comunicado de la Fiscalía.

La autoridad colombiana informó que se está verificando otro preacuerdo con el exdisidente Gustavo Angulo Arboleda, alias Cherry, y que se iniciará el juicio contra a Gustavo Ospina Hernández, alias Barbas.

Vargas, recluido en la cárcel de Cómbita, también deberá pagar una multa por cerca de  1,2 millones de dólares. Como medida adicional, el acusado pidió perdón -de manera virtual- a los familiares, según informó El Comercio.