FILE PHOTO: A demonstrator holds a poster with a picture of Saudi journalist Jamal Khashoggi outside the Saudi Arabia consulate in Istanbul
Una persona sostiene un cartel con la imagen del periodista Jamal Khashoggi ante la embajada saudí en Estambul, Turquía, donde los informes han revelado que fue asesinado.

El día que Estados Unidos desclasificó un informe de inteligencia sobre el asesinato del columnista del Washington Post Jamal Khashoggi, otro destacado disidente saudí radicado en Estados Unidos recibió una amenaza de muerte.

"Tendrás la misma suerte que Khashoggi", decía un comentario en árabe, publicado como respuesta a uno de los tuits de Abdullah Alaoudh.

El analista de Medio Oriente con sede en Washington y profesor adjunto visitante en la Universidad George Washington, que escribe con frecuencia sobre Arabia Saudita, acusa al reino de estar detrás de las amenazas en línea que, según él, recibe "a diario".

Alaoudh no está solo. Desde la muerte de Khashoggi en el consulado saudí en Estambul en 2018, varios activistas exiliados han informado de haber recibido amenazas creíbles a sus vidas por parte del reino o han sido advertidos por los gobiernos occidentales de posibles amenazas.

Las autoridades saudíes después de variadas versiones, admitieron finalmente que el periodista Jamal Khashoggi fue asesinado durante "una operación fuera de control" del Estado
EE.UU. crea el 'veto Khashoggi' y restringe la entrada de 76 ciudadanos sauidas
El anuncio se produce poco después de que se hiciera público un informe de los servicios de inteligencia estadounidenses que señala al príncipe heredero, de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, por la muerte del periodista Jamal Khashoggi.

Agnes Callamard, relatora especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales que investigó la muerte de Khashoggi, dijo a The Guardian el martes que un alto funcionario saudí la amenazó dos veces durante las reuniones de la ONU.

A pesar de vivir en Estados Unidos, Alaoudh dice que no se sentirá completamente seguro hasta que el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman [MBS más adelante], sea sancionado por su papel en el asesinato de Khashoggi.

El informe de inteligencia publicado por la Oficina del Director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos el mes pasado concluyó que el príncipe heredero "aprobó una operación en Estambul, Turquía, para capturar o matar al periodista saudí Jamal Khashoggi".

Arabia Saudita rechazó el informe y calificó sus conclusiones de "negativas, falsas e inaceptables".

"Creemos que no se detendrá", dijo Alaoudh a la Voz de América a través de una aplicación de mensajería, refiriéndose al príncipe heredero. “Él cree que puede salirse con la suya [asesinato]. Él estaba en lo correcto."

La Embajada de Arabia Saudita en Washington no respondió a las solicitudes de comentarios de la VOA.

Por ahora, dice Alaoudh, toma medidas de precaución, incluida una prohibición de viaje autoimpuesta, por temor a convertirse en un objetivo más fácil fuera de Estados Unidos.

El hombre de 37 años y Khashoggi eran amigos cercanos que huyeron de Arabia Saudita poco después de que bin Salman sucediera a su primo para convertirse en príncipe heredero en 2017, asumiendo el control de facto de los asuntos internos y externos del país.

Buscaron asilo político en Estados Unidos y, a menudo, aparecían como co-panelistas, diseccionando la complicada política de su país ante el público estadounidense. Sus opiniones y críticas eran contrarias a la imagen que bin Salman estaba tratando de presentar de sí mismo como un joven líder progresista, aliviando restricciones sociales como la prohibición de que las mujeres conduzcan.

'Pase libre'

El gobierno de Estados Unidos ha defendido su decisión de no sancionar al príncipe heredero, diciendo que no suele incluir en la lista negra a los líderes con los que tiene "relaciones diplomáticas", dijo Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca, en una entrevista televisiva.

En cambio, la administración del presidente Joe Biden en febrero apuntó a más de 70 funcionarios de menor rango con sanciones económicas y restricciones de visa.

"Debe quedar claro que nuestra relación con Arabia Saudita es una que a Estados Unidos le interesa mantener, sin dejar de ser claro que se volverá a calibrar", dijo Psaki.

Los críticos dicen que las acciones no son suficientes para disuadir a Arabia Saudita de abusos contra los derechos humanos.

"Esto no se puede tolerar, y debemos pedir el derecho del pueblo [saudí] a disentir pacíficamente y participar en su gobierno", dijo Bethany Alhaidari, cofundadora del Proyecto de Justicia de Arabia Saudita, una organización de derechos humanos con sede en Washington.

Alaoudh no es la única activista exiliado que expresa preocupación.

A picture of lawyer Sergei Magnitsky is seen on his grave in the Preobrazhensky cemetery in Moscow March 11, 2013. A Russian…
El Reino Unido adopta 'Ley Magnitsky' contra violadores de los derechos humanos
Las nuevas sanciones tienen origen en la Ley Magnitsky, implementada por EE.UU. tras la muerte, en 2012, bajo custodia de autoridades rusas, del abogado y auditor Sergei Magnitsky, que denunció un fraude fiscal millonario por parte de la policía, abogados y empresarios en Rusia.

Otros casos

En enero, Ahmed Abdullah al-Harbi, un disidente saudí que vivía en Canadá, desapareció después de visitar la embajada saudí en Ottawa.

Al-Harbi, quien ayudó a otro saudíta con sede en Canadá a producir un programa de entrevistas en YouTube llamado "Dígalo y aléjese", apareció semanas después en el reino, con una nueva cuenta de Twitter donde las publicaciones sobre Arabia Saudita y el príncipe heredero eran positivas. Sus amigos creen que pudo haber sido obligado a regresar después de visitar la embajada.

Las circunstancias en torno a la repatriación del joven de 24 años siguen sin estar claras, pero los saudíes que trabajan de forma anónima en Canadá han dicho que temen que al-Harbi pueda revelar sus identidades a las autoridades y poner en peligro a familiares con sede en Arabia Saudita, según el Washington Post.

Otro incidente tuvo lugar pocos meses después del asesinato de Khashoggi. Iyad el-Baghdadi, un activista palestino de derechos humanos y crítico de bin Salman, que vive en Noruega, fue informado por las autoridades del país de una posible amenaza saudita contra él.

"Le dieron [a MBS] un pase libre por el asesinato de Khashoggi", dijo Michael Eisner, asesor general y director de operaciones de Democracy for the Arab World Now (DAWN, por sus siglas en inglés), un grupo de defensa con sede en Washington que Khashoggi fundó antes de su muerte. "Esa no es una buena noticia para los disidentes saudíes exiliados en otros países".

Medida de presión

La semana pasada, DAWN entregó al príncipe heredero una denuncia presentada en un tribunal de distrito de Washington DC que alega que bin Salman y los funcionarios conspiraron para secuestrar y asesinar a Khashoggi.

Alaoudh todavía tiene familia en Arabia Saudita. Su padre, Salman Alaoudh, y más de una docena de otros miembros de la familia han estado encarcelados allí desde que bin Salman asumió el cargo. Salman Alaoudh fue arrestado por un tweet de 2017 que publicó a sus 13 millones de seguidores, incluida una oración para mejorar los lazos entre su país y el vecino Qatar.

El hombre de 64 años podría enfrentar la pena de muerte si es declarado culpable de sus cargos, que incluyen terrorismo e "inducción a la corrupción".

Alaoudh dice que cree que su activismo en Estados Unidos es la razón por la que las autoridades están castigando a su padre enfermo.

“Están interrogando a mi padre en la cárcel por lo que tuiteo o por lo que digo, pero nunca me detendré porque si me detengo y cedo, lo usarán de nuevo y nos intimidarán más”, dijo Alaoudh.