La canciller alemana, Angela Merkel, asiste a una reunión de la junta después de las elecciones del estado de Hesse en Berlín, Alemania, el 29 de octubre de 2018.
La canciller alemana, Angela Merkel, asiste a una reunión de la junta después de las elecciones del estado de Hesse en Berlín, Alemania, el 29 de octubre de 2018.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo a miembros de la Unión Demócrata Cristiana que no se presentará a la reelección como presidenta del partido en el congreso que se celebrará a principios de diciembre, según informó el lunes un alto cargo de ese partido.

Merkel, de 64 años, ha liderado la Unión Demócrata Cristiana desde el año 2000 y su retiro abrirá una carrera por la sucesión dentro del partido.

Melkel dijo que permanecerá en el puesto hasta el fin del actual período parlamentario, que culmina en 2021, pero no volverá a presentarse a ese ni a ningún otro cargo público.

"Es hora de iniciar un nuevo capítulo", declaró Merkel, tras advertir que ve en ello "muchas más oportunidades que riesgos".

El euro cayó a mínimos de sesión al publicarse esta información.

​​Citando "fuentes del partido" la agencia alemana DPA informó la decisión de Merkel.

 

Estas informaciones se conocen después de que medios de prensa anunciaran que la Unión Demócrata Cristina resultó el domingo el partido más votado, pero con una importante pérdida de apoyo, en unas elecciones en el estado occidental de Hesse.

La caída en cuanto al apoyo supuso el segundo revés electoral en dos semanas para la alianza conservadora de Merkel.

Dejar la presidencia del partido permitiría a un nuevo dirigente preparar la carrera para las próximas elecciones nacionales, previstas en principio para 2021.

La favorita de Merkel es la secretaria general de la agrupación política,  Annegret Kramp-Karrenbauer.

Otros trascendidos indican que el ministro de Salud, Jens Spahn, se postula para suceder a Merkel al frente del partido. El joven y ambicioso conservador, a veces crítico de Merkel, fue designado ministro en marzo, cuando la canciller decidió incorporar voces críticas a su gobierno.