An elderly woman gets a shot of the CoronaVac vaccine for COVID-19 developed by China's biopharmaceutical company Sinovac…
Una mujer chilena recibe una dosis de la vacuna china Sinovac en Santiago de Chile, el 3 de febrero pasado de 2021.

TAIPEI, TAIWÁN - Después de exportar vacunas para combatir el COVID-19 a casi 70 países, China se está preparando para impulsar su propio pasaporte de vacunación para facilitar la entrada de extranjeros y extranjeros residentes en China inoculados con vacunas fabricadas en China.

Beijing espera que el pasaporte de la vacuna sea un incentivo para que los empresarios, incluidos los ciudadanos taiwaneses que viajan con frecuencia desde y hacia China, obtengan inyecciones aprobadas por Beijing. 

Pero muchos elegibles para el programa se preocupan por la menor eficacia de las vacunas Sinopharm y Sinovac en comparación con las vacunas fabricadas fuera de China, y se sienten presionados a usar vacunas chinas para ingresar a China.

La tasa de eficacia de la vacuna Sinovac es ligeramente superior al 50%, mientras que la tasa de eficacia de la vacuna Sinopharm es del 79%, mucho más baja que la de Moderna, Pfizer e incluso la vacuna Sputnik de fabricación rusa, todas las cuales están por encima del 90%, según un Informe de Bloomberg que cita datos experimentales de investigadores fuera de China. 

Verificado_ TV Venezolana_ Engañoso
TV venezolana dice que vacuna china contra COVID-19 tiene 97% de efectividad, pero hasta China lo desmiente
Bloomberg News informó que Sinovac había negado la afirmación de eficacia del 97 por ciento.

China lanzó un registro de vacunas fabricadas en China para extranjeros en Beijing y Shanghai a fines de marzo. Programas similares a nivel provincial comenzaron en abril para extranjeros concentrados en las ciudades de Shenzhen, Guangzhou, Hangzhou y Chongqing.

Además, la Oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado anunció el 14 de abril que los ciudadanos taiwaneses que vivan en China podrán registrarse para una vacunación en sus lugares de residencia utilizando sus permisos de residencia o un certificado de cobertura de seguro médico chino.

Antes del impulso actual, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China había anunciado el 15 de marzo que se proporcionaría más "facilitación de visas" a los ciudadanos extranjeros inoculados con vacunas fabricadas en China. 

Sin embargo, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, dijo en la conferencia de prensa de ese día que los visitantes de China aún tendrían que tener resultados negativos de tanto pruebas de ácido nucleico como pruebas serológicas antes de abordar un vuelo a China. 

Después de ingresar a China, los visitantes deberán registrarse para una cuarentena de semanas en un hotel designado por el gobierno por su cuenta. 

Vacunas extranjeras

Zhao también dijo que China está dispuesta a realizar un reconocimiento mutuo de las vacunas con otros países. Pero se negó a comentar si China consideraría aceptar y facilitar las vacunas Pfizer-BioNTech, AstraZeneca y Johnson & Johnson aprobadas por la OMS en el futuro. Zhao no mencionó la vacuna de Moderna.

Anticipando que el pasaporte de la vacuna conducirá a una mayor relajación de las restricciones de viaje, Vincent Hsu, un ciudadano taiwanés que hace negocios en China, dijo que él y muchos de sus homólogos están abiertos a recibir las vacunas fabricadas en China.

Hsu le dijo al servicio en mandarin de la VOA: "Debido a que podemos obtener pasaportes de vacunas, incluso si los pasaportes no se aplican en todo el mundo, al menos no tenemos que ponernos en cuarentena en China. Creo que ese es el mayor incentivo. Mucha gente quiere vacunars ".

An employee holds a vial of Sinovac Biotech's vaccine against the coronavirus disease (COVID-19) at Butantan biomedical production center in Sao Paulo, Brazil, January 12, 2021.
Pruebas: Vacuna china Sinovac no es tan efectiva como se pensaba
La vacuna china está pasando por pruebas en Brasil. Y los resultados de la última etapa indican que tiene una efectividad de un 50 por ciento, casi treinta puntos porcentuales más bajos que los resultados iniciales de un 78 por ciento.

Sin embargo, debido a las dudas sobre la seguridad y la eficacia de las vacunas fabricadas en China, Hsu dijo que muchos de sus amigos extranjeros en China están dispuestos a pagar por la opción de obtener vacunas no fabricadas en China una vez que estén disponibles en China.

Tres occidentales que viven en China y que no estaban dispuestos a revelar sus nombres por temor a molestar a las autoridades le dijeron al servicio en mandarín de la VOA que estaban postergando la aplicación de vacunas chinas y que esperaban que otras opciones estuvieran disponibles pronto.

Un ciudadano estadounidense le dijo a la VOA que podría esperar a que se presente un pasaporte de vacuna verdaderamente libre de cuarentena antes de considerar vacunarse. Esperaba que China y Estados Unidos tuvieran un reconocimiento mutuo de las vacunas lo antes posible.

Todos los occidentales le dijeron a VOA que viajar sin restricciones de cuarentena sería un incentivo para que los empresarios obtengan vacunas fabricadas en China.

El ciudadano estadounidense agregó que evaluaría la seguridad y eficacia de cualquier vacuna antes de ser inoculado. Dijo que prefería esperar a que Beijing importara la vacuna Pfizer y luego pagaría las inyecciones el mismo. Agregó que no tenía prisa por vacunarse debido a la falta de datos sobre todas las vacunas.

En China, Hong Kong es la única región que ofrece vacunas tanto de Pfizer como de Sinovac. Pero después de un mes de vacunaciones, la directora ejecutiva Carrie Lam dijo la semana pasada que solo unas 500.000 personas, o el 7,5% de la población de Hong Kong, han sido vacunadas, la mitad de ellas con dosis de Sinovac fabricadas en China.

Según estadísticas del Departamento de Salud de Hong Kong, hasta el 16 de abril, 16 personas habían muerto después de ser vacunadas. De ellos, 14 murieron después de ser inoculados con vacunas Sinovac. Las otras dos personas murieron después de recibir la vacuna Pfizer. El número de Sinovac incluye a las personas mayores para las que no se recomendaron vacunas.

Un ciudadano taiwanés que vive en Hong Kong, que no quiso ser identificado por temor a atraer la atención de las autoridades locales, dijo a la VOA que en Hong Kong, las vacunas fabricadas en China son populares entre las personas que desean visitar a familiares en China o los extranjeros que viajan a China por negocios.

Según la agencia noticiosa Associated Press, el director del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, el inmunólogo Gao Fu, dijo el 10 de abril que las actuales vacunas fabricadas en China tienen tasas de eficacia bajas y que mezclar dosis es una de las estrategias que se están considerando para aumentar su eficacia.

Al día siguiente, Gao le dijo al Global Times, un periódico estatal chino, que algunos medios de comunicación y las plataformas de redes sociales extranjeras habían entendido mal sus comentarios. 

Sus comentarios reavivaron las discusiones sobre la efectividad de las vacunas fabricadas en China, especialmente porque Gao no ha proporcionado datos que muestren cuán efectivas son las vacunas fabricadas en China contra el virus.

Tao Lina, del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Shanghai, describió la vacuna Sinopharm como "la vacuna más insegura del mundo" a través de Weibo a principios de enero. La publicación que decía que la vacuna Sinopharm podría causar 73 reacciones adversas locales o sistémicas se eliminó al día siguiente.

En una entrevista con VOA, Lo Chun-hsuan, subsecretario general de la Asociación Médica de Taiwán, dijo que, como importante exportador de vacunas, China tiene la responsabilidad de dejar en claro la seguridad y eficacia de sus vacunas y de producir resultados clínicos, incluidos datos de laboratorio de la fase III, para la certificación científica.

Riesgo de variantes de COVID-19

Lo dijo que China no debería politizar sus esfuerzos de prevención de epidemias ni bloquear las vacunas altamente efectivas de otros países para promover sus propias vacunas o el nacionalismo de las vacunas.

Dijo que si los mismos 70 países que han importado vacunas de China aumentan sus tasas de vacunación, es posible que no ayude a prevenir la enfermedad y, en cambio, puede conducir a variantes del virus debido a la ineficacia de las vacunas fabricadas en China.

Lo dijo: "Hay dos cosas en las que pensar, la primera es que la vacunación masiva con vacunas de baja eficacia hará que la variante del virus se propague porque el virus no muere bajo la presión inmune. Es como tomar una botella de insecticida y rociar cucarachas, pero los insectos no mueren; en cambio, se vuelven más resistentes al veneno. Una presión inmune menos poderosa generará más variantes del virus. (Segundo), estos países poblados se convertirán en el futuro en algunas de las regiones más difíciles del mundo para prevenir el COVID-19 ".

[Adrianna Zhang contribuyó a este informe, que fue creado por el servicio mandarín de la VOA*

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.