El general Thomas D. Waldhauser, (izquierda) jefe del Comando de EE.UU. en África, junto al embajador estadounidense en Senegal Tulinabo S. Mushingi.
El general Thomas D. Waldhauser, (izquierda) jefe del Comando de EE.UU. en África, junto al embajador estadounidense en Senegal Tulinabo S. Mushingi.

El Pentágono busca extraer casi todos los comandos estadounidenses de Níger y cerrar la mayoría de las unidades antiterroristas de élite en toda África, según un informe de prensa.

Funcionarios del Pentágono dijeron al The New York Times que los puestos militares de Estados Unidos en Camerún, Kenia, Libia y Túnez también se cerrarán si el secretario de Defensa, Jim Mattis, aprueba los planes, pero Estados Unidos aún tendrá una gran presencia militar en Nigeria y Somalia.

Según el Times, la medida es parte de un cambio en la estrategia de EE.UU. de luchar contra los insurgentes y centrarse en posibles combates a gran escala.

Pero también se produce después de que un ataque militante contra soldados estadounidenses en Níger el año pasado que dejó cuatro estadounidenses muertos, lo que el Pentágono admitió que fue un fracaso de su parte.

El periódico informa que cientos de soldados estadounidenses en toda África serían reasignadas según el plan. Pero el general Thomas Waldhauser, jefe del Comando Africano, había dicho previamente al Times que EE.UU. no se "alejaría" y abandonaría su misión de entrenar a las fuerzas locales en las operaciones antiterroristas.

Algunos funcionarios de defensa de EE.UU. se oponen al plan de cerrar puestos militares en África, diciendo que podría cortar la influencia de EE.UU. en un momento en que China y Rusia están buscando reforzar las suyas.

Sin embargo, un funcionario dijo al Times que los países africanos han desarrollado fuerzas antiterroristas extremadamente capaces y que muchos no necesitan una presencia permanente de EE.UU.