El primer ministro de España, Pedro Sánchez, a la derecha, saluda al presidente francés Emmanuel Macron, centro, con un golpe en el codo durante la llegada para una cumbre de la UE en el edificio del Consejo Europeo en Bruselas, 10 de diciembre de 2020.
El presidente de España, Pedro Sánchez, a la derecha, saluda a su homólogo francés, Emmanuel Macron, centro, con un golpe en el codo durante la llegada a una cumbre de la UE en el edificio del Consejo Europeo en Bruselas, el 10 de diciembre de 2020.

MADRID - La llegada del presidente estadounidense Joe Biden a la Casa Blanca ha dado lugar a la esperanza de un nuevo enfoque hacia una de las cuestiones más espinosas de la política exterior de Estados Unidos: cómo restaurar la democracia en Venezuela.

Mientras EE. UU. busca reconstruir los lazos con los aliados europeos que se distanciaron durante la presidencia de Donald Trump, los analistas dicen que Venezuela será una de las muchas pruebas de fuego de esta nueva relación.

En Madrid, el gobierno de izquierda del presidente Pedro Sánchez ha aplaudido a Biden y celebra lo que espera sea su nuevo acercamiento en las relaciones con una región con la que ambos países mantienen estrechos vínculos.

Debido a sus lazos históricos con América Latina, España ha estado a la vanguardia de los esfuerzos europeos para negociar con el gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con el fin de impulsar el cambio democrático.

FILE PHOTO: 75th annual United Nations General Assembly to be held mostly virtually due to the coronavirus disease (COVID-19) pandemic in New York
¿Cuál ha sido la visión de la ONU sobre Venezuela en los últimos años?
Organizaciones venezolanas han dicho que si bien la visita de la relatora de la ONU al país es positiva, por sí sola es “insuficiente ante la emergencia humanitaria compleja y la grave situación de derechos humanos del país”.

Durante la era Trump, hablar en Washington de usar militares chocó con la estrategia de la UE de tratar de forzar el cambio a través de sanciones mientras se mantiene un diálogo pacífico con el gobierno de Maduro y los grupos de oposición.

Empeoramiento de la situación política

En Venezuela, mientras tanto, la situación política empeoró a finales de 2020 después de que las elecciones legislativas de diciembre fueran criticadas por la oposición y la UE por carecer de legitimidad.

Venezuela está sumida en una profunda crisis institucional. El gobierno de Maduro ejerce el poder sin credibilidad internacional, pero se enfrenta a una oposición dividida que no tiene una hoja de ruta clara sobre cómo luchar contra el control de la nación por parte de Maduro.

FILE PHOTO: European Union flags flutter in front of the European Commission headquarters in Brussels, Belgium, October 2, 2019…
Parlamento Europeo pide reconocer legitimidad de Guaidó y su Asamblea Nacional
En estos momentos, 25 de los 27 miembros de la Unión Europea reconocen la investidura de Guaidó como presidente interino; al igual que el Reino Unido.

La situación económica de 30 millones de venezolanos es aún más volátil, con muchos apenas capaces de cubrir necesidades básicas como alimentos, salud y acceso a los servicios públicos. El Fondo Monetario Internacional espera que la inflación aumente un 6.500% este año.

A pesar de la creciente convergencia en materia de política, Washington y sus aliados europeos no están de acuerdo sobre cómo lidiar con la oposición venezolana. A diferencia de Estados Unidos, Bruselas se ha negado a reconocer a Juan Guiadó como presidente de facto de Venezuela.

La ministra española de Relaciones Exteriores, Arancha González Laya, dijo esta semana que la UE apoyaba al movimiento opositor venezolano y pidió una "respuesta humanitaria", así como un "diálogo entre todas las fuerzas políticas y los agentes sociales" dentro del país. Sin embargo, sostuvo que el movimiento opositor debe buscar más "unidad y fuerza".

El Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken. [Foto de archivo]

En una señal de que Madrid se alinea con la política exterior de Biden, González Laya agregó: "Escuché atentamente las declaraciones del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, en la que explicó claramente que la estrategia seguida en los últimos años no había funcionado y que era necesario trabajar con todos los aliados estadounidenses para promover un cambio en Venezuela y ahí es donde España estará, por supuesto".

La decisión de no reconocer a Guaidó como presidente interino enfureció a algunos elementos de la oposición venezolana. Isadora Zubillaga, viceministra de Asuntos Exteriores en el gobierno interino de Guaido, describió la posición de la UE como "confusa" en un artículo de la publicación Politico.

Las sanciones pueden alinearse

Analistas dijeron que si bien Biden ha indicado que quiere buscar una solución pacífica a la situación venezolana, sigue comprometido con las sanciones.

Carlos Malamud, analista especializado en América Latina en el Instituto Real Elcano, un centro de investigación con sede en Madrid, cree que la política de sanciones de Estados Unidos hacia Venezuela cambiará.

"Creo que pueden alinearse más con la Unión Europea, que mantiene su compromiso con las sanciones colectivas", dijo en declaraciones a la Voz de América.

La lista negra de sanciones sobre Venezuela puede ampliarse, dijo recientemente la UE, advirtiendo a Maduro de que no debe haber más represión contra la oposición. Bruselas impuso un embargo de armas a Venezuela, congeló ciertos activos e impuso una prohibición de viajar a 36 personas alineadas con el gobierno de Maduro.

Geoff Ramsey, director de Venezuela en la Oficina de Washington para América Latina (WOLA, por sus siglas en inglés), espera que Biden utilice una estrategia de "zanahoria y garrote" con el gobierno de Maduro.

"En el futuro, es muy probable que veamos un énfasis más claro en las negociaciones que conducen a elecciones libres y justas", dijo a la VOA. "Nada de esto significa que Biden dejará subir la presión. El presidente ha sido muy claro en que ve las sanciones como una herramienta válida para elecciones libres, justas y creíbles en Venezuela y no va a levantar las sanciones estadounidenses sin nada a cambio".