La Alta Comisionada de DD.HH. de la ONU, Michelle Bachelet, reclamó levantar la inmunidad a los responsables sauditas posiblemente implicados en la desaparición del periodista Jamal Khashoggi, hace dos semanas.
La Alta Comisionada de DD.HH. de la ONU, Michelle Bachelet, reclamó levantar la inmunidad a los responsables sauditas posiblemente implicados en la desaparición del periodista Jamal Khashoggi, hace dos semanas.

La Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, reclamó el martes levantar la inmunidad a los responsables sauditas que podrían estar implicados en la desaparición del periodista, hace dos semanas.

​​En un comunicado divulgado el martes, Bachelet también instó a los gobiernos de Arabia Saudí y Turquía a revelar todo lo que saben sobre la desaparición y posible asesinato extrajudicial del periodista.

Khashoggi fue visto por última vez hace dos semanas, cuando visitó el consulado de su país en Estambul. Su caso ha provocado el rechazo internacional.

"Teniendo en cuenta la gravedad de la situación en torno a la desaparición de Khashoggi, estimo que la inviolabilidad o la inmunidad de los funcionarios locales y de los concernidos, acordada por tratados como la Convención de Viena de 1963, sobre las relaciones consulares, tendría que ser levantada inmediatamente", dijo Bachelet en un comunicado.

​​"En virtud del derecho internacional, tanto la desaparición forzada como las ejecuciones extrajudiciales son crímenes muy graves y la inmunidad no tendría que ser utilizada para poner trabas a las investigaciones sobre lo que pasó", agregó.

La ONU no puede, sin embargo, imponer el levantamiento de la inmunidad, pero el país de acogida, en esta caso Turquía, puede pedir a las autoridades del país de origen que levanten la inmunidad de uno de sus agentes diplomáticos en caso de que se registren infracciones graves.

El pedido de Bachelet llega un día después de que autoridades turcas registraran el consulado saudií en Estambul, donde Khashoggi fue visto por última vez el 2 de octubre.

El equipo turco abandonó el lugar tras ocho horas de registro, llevándose consigo muestras de la tierra del jardín del consulado.

También el martes aterrizó en Arabia Saudita el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, para dialogar con el rey Salman sobre Khashoggi.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, saluda al ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, Adel al-Jubeir, tras llegar a Riad, Arabia Saudita, el martes, 16 de octubre de 2018.

​​"Dos semanas es mucho tiempo"

Según el comunicado, Bachelet acogió con satisfacción el acuerdo que llevó a la inspección del consulado, pero exhortó a las autoridades de ambas naciones a que "ningún otro obstáculo se oponga a una investigación rápida, exhaustiva, eficaz, imparcial y transparente".

"Dos semanas es mucho tiempo para que la escena probable de un crimen no haya sido sometida a una investigación forense completa", advirtió.

La Alta Comisionada dijo también que "teniendo en cuenta que parece que hay pruebas evidentes de que Khashoggi entró en el consulado y nunca fue visto después, incumbe a las autoridades sauditas revelar lo que le pasó a partir de ese momento".

Khashoggi, reportero de The Washington Post y conocido por sus críticas hacia el poder saudí, se había presentado al consultado para realizar trámites de casamiento.

Pese a gestiones diplomáticas y presiones de occidente sigue sin aclararse el paradero de Jamal Khashoggi, mientras crecen las sospechas de que pudo haber sido asesinato en el consulado saudí en Turquía,

Con información de AFP