Obispos y cardenales asisten a una misa oficiada por el papa Francisco en la apertura del sínodo de obispos, en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el 3 de octubre de 2018.
Obispos y cardenales asisten a una misa oficiada por el papa Francisco en la apertura del sínodo de obispos, en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el 3 de octubre de 2018.

CIUDAD DEL VATICANO - El papa Francisco pidió el miércoles a los obispos católicos que sueñen con un futuro libre de los errores y pecados del pasado durante la apertura de una reunión internacional de líderes eclesiásticos que coincide con renovadas críticas por el escándalo de abusos sexuales a menores y su encubrimiento.

El pontífice argentino ofició una misa con los más de 200 sacerdotes, obispos y cardenales que viajaron a Roma para participar en el sínodo que, hasta el 28 de octubre, buscará proponer nuevas fórmulas para acercarse a los jóvenes católicos.

Francisco se quedó sin palabras al dar la bienvenida a dos nuevos obispos chinos: su presencia fue posible gracias a un histórico acuerdo con Beijing sobre su nombramiento.

El sínodo comienza bajo una nube de nuevas revelaciones de abusos y encubrimiento en EE.UU., Chile y Alemania, entre otros países, que han rebajado la confianza de los católicos estadounidenses en el liderazgo del papa a mínimos históricos.

​​