El pasado jueves 25 de octubre se realizó una protesta en Madrid, donde los manifestantes urgieron al gobierno y a la Iglesia católica a no permitir que los restos del dictador Franco sean enterrados en la catedral de la ciudad.
Manifestantes marcha en Madrid, España, el 25 de octubre de 2018, para exhortar al gobierno y la Iglesia Católica a que los restos del Francisco Franco no sean sepultados en la catedral de la ciudad.

ROMA - Durante y después de una amarga guerra civil en España en la que las fuerzas nacionalistas del generalísimo Francisco Franco derrotaron a los republicanos de izquierda, el líder español emprendió un esfuerzo organizado para acabar con los movimientos comunistas y de izquierda restantes en España, una campaña en la que decenas de miles de personas fueron ejecutadas, enviados a campos de concentración, o exiliados. El gobierno de Franco tenía estrechos vínculos con la Iglesia Católica Romana.

Desde que asumió el poder este año, el gobierno socialista español del presidente Pedro Sánchez ha guiado el impulso para exhumar los restos del difunto dictador militar, que han sido enterrados en el Valle de los Caídos cerca de Madrid desde su muerte en 1975. Obtuvo las garantías del Vaticano de que el liderazgo de la Iglesia Católica no se opondrá a la medida, que ha sido muy controvertida en España.

La vicepresidente de España, Carmen Calvo, sostuvo una reunión de dos horas con el secretario de Estado Pietro Parolin en el Vaticano esta semana, calificada por el gobierno español como "extremadamente cordial". Una declaración del gobierno emitida después de la reunión dijo: "La Iglesia compartió su preocupación, que es la misma que la del gobierno, de otorgar justicia a las víctimas de abusos y prevenir estos eventos en el futuro".

Calvo defendió recientemente la decisión del gobierno español de exhumar los restos de Franco de su lugar de descanso actual, considerado por muchos como inapropiado e irrespetuoso.

Pero la vicepresidente dijo que "no hay respeto, ni honor, ni justicia, ni paz ni armonía, mientras que los restos de Franco están en el mismo lugar que los de las víctimas".

No está claro dónde se reentrarían los restos de Franco. Calvo ha explicado que aunque el gobierno puede realizar la exhumación, es decisión de la familia del dictador decidir dónde moverán sus restos.

Archivo - La tumba del exdictador español Francisco Franco en la basílica en el Valle de los Caídos en las afueras de Madrid, el 24 de agosto de 2018.

​​La familia de Franco posee una cripta en la catedral de la Almudena, en el centro de la ciudad de Madrid, pero también ha habido protestas fuera de la iglesia contra la posibilidad de que los restos del dictador sean colocados allí. Sobre el entierro, el Vaticano y el gobierno español "coincidieron en la necesidad de encontrar una solución y seguir manteniendo el diálogo".

El mausoleo en el Valle de los Caídos alberga los restos de unas 34.000 personas que lucharon en ambos bandos en la Guerra Civil Española.

El gobierno español lo presentó como un lugar de reconciliación en ese momento, pero en los años posteriores a la muerte del dictador se convirtió en un sitio simbólico para los nostálgicos de los días franquistas y, desde el punto de vista del gobierno actual y los de izquierda - se presenta como una vergüenza para la democracia moderna de España.