Esta imagen de microscopio electrónico de 2004, disponible en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, muestra la bacteria Gram-Campylobacter. (Janice Haney Carr/CDC via AP).
Esta imagen de microscopio electrónico de 2004, disponible en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, muestra la bacteria Gram-Campylobacter. (Janice Haney Carr/CDC via AP).

Como lo sugieren enfermedades recientes relacionadas con el pavo crudo, la carne molida, el melón cortado y la lechuga romana, los casos de intoxicación alimentaria en Estados Unidos no desaparecerán en corto plazo.

Los Centros de EE.UU. para el Control y Prevención de Enfermedades dieron a conocer el jueves que la frecuencia de varios tipos de infecciones por intoxicación alimentaria aumentó el año pasado, pero que el incremento podría ser el resultado de nuevas herramientas de diagnóstico.

En general, la agencia cree que las tasas de intoxicación alimentaria se han mantenido prácticamente sin cambios.

El Dr. Robert Tauxe, director de la división de la agencia para las enfermedades transmitidas por alimentos, dijo que las cifras muestran que se necesita hacer más para que los alimentos sean más seguros. Señaló que las dos causas más comunes de infección han sido problemas de larga duración.

Una de las dos, la salmonela, puede provenir de una variedad de alimentos que incluyen verduras, pollo, huevos, carne de res y cerdo. Otros gérmenes están más relacionados al pollo. Las bacterias se propagan a través de las heces de los animales.

El informe se basa en el seguimiento en 10 estados, pero se considera un indicador de las tendencias nacionales. Resalta la dificultad de entender la intoxicación por alimentos cuando muchos casos no se denuncian, los métodos de diagnóstico son inconsistentes y las prácticas de producción y los hábitos alimenticios cambian constantemente.

Con el pollo, por ejemplo, las compañías han reducido las tasas de salmonela en carcasas enteras crudas desde que el gobierno comenzó a publicar los resultados de las pruebas de plantas individuales. Pero el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos recientemente comenzó a publicar datos similares para partes crudas de pollo como pechugas y patas.

El año pasado, la agencia dijo que el 22 por ciento de las plantas de producción no cumplían con su estándar para limitar la salmonela en partes de pollo. El USDA dijo en un comunicado que está trabajando para mejorar su estrategia para combatir las bacterias, incluso con la publicación de dichos datos.

Los expertos en salud aconsejan a las personas que manipulen y cocinen adecuadamente las aves.

El informe de los CDC también señala que la producción es una fuente importante de intoxicación alimentaria, citando brotes recientes de E. coli relacionados con la lechuga romana. Agregó que los brotes relacionados con la producción también contribuyeron a un gran salto en las infecciones de un parásito llamado ciclospora.

La Administración de Alimentos y Medicamentos, que supervisa la seguridad de las frutas y verduras, dijo en una declaración que una prueba desarrollada recientemente lo está ayudando a detectar el parásito en los vegetales.

La agencia también está implementando nuevas regulaciones para los productos, aunque los expertos en seguridad alimentaria observan el riesgo inherente de las frutas y verduras que se cultivan en campos abiertos y se consumen crudas.