FILE PHOTO: A customer tests a smartphone during the launch of the new iPhone XS and XS Max sales at "re:Store" Apple reseller…
El FBI ayudó a infiltrar 12.000 dispositivos celulares 'preparados' entre 300 grupos criminales en más de 100 países.

Una operación global que facilitó el uso de una aplicación de mensajes cifrados preparada por el FBI a grupos del crimen organizado ayudó a las autoridades de varias partes del mundo a dar un golpe maestro contra redes delictivas que resultó en arrestos y recuperación de mercancías robadas y drogas.

Funcionarios de policía revelaron este martes en La Haya, Holanda, que en la operación se hicieron más de 800 arrestos y se confiscaron más de 32 toneladas de drogas, así como 250 armas de fuego, 55 autos de lujo y más de 148 millones de dólares en efectivo y criptomonedas.

La redada involucró al FBI y agencias de policía de Europa y Australia, y tuvo lugar en Australia, y países de Asia, Europa, Sudamérica y el Oriente Medio, informaron las fuentes.

La operación fue concebida en 2018 por el FBI y la policía australiana cuando autoridades estadounidenses pagaron a un narcotraficante en prisión para que les diera acceso a un teléfono celular que había preparado para instalar la aplicación de mensajes cifrados ANOM.

Los celulares fueron después vendidos a los grupos del crimen organizado a través de redes de distribución del bajo mundo.

El FBI ayudó a infiltrar 12.000 dispositivos entre 300 grupos criminales en más de 100 países, dijo el director asistente de la División de Investigación Criminal del FBI, Calvin Shivers, a los reporteros en La Haya.

ANOM se fue haciendo popular entre los criminales como una plataforma segura. Muchos distribuyeron entre sus asociados celulares preparados para sus comunicaciones. Eso permitió a la policía interferir los mensajes sobre robos, cargamentos de drogas y otras actividades delictivas.

Las autoridades dijeron que los usaron los mafiosos italianos, las triadas asiáticas, las pandillas de motociclistas y los sindicatos de drogas transnacionales, lo que proporcionó al FBI y sus aliados la increíble cantidad de 27 millones de mensajes.

Según una declaración de un agente del FBI, la operación descubrió también relaciones entre policías y pandillas, lo que impulsó casos de corrupción en diversos países.

“La Operación Escudo Troyano es un gran ejemplo de lo que puede lograrse cuando fuerzas de seguridad de todo el mundo trabajan juntas y desarrollan herramientas investigadoras de vanguardia para detectar, interferir y desmantelar organizaciones criminales transnacionales”, dijo Shivers.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.