ARCHIVO - Audífonos y logo del servicio musical en línea Spotify.
ARCHIVO - Audífonos y logo del servicio musical en línea Spotify.

BRUSELAS - Los servicios de transmisión de música Spotify y Deezer se sumaron a los organismos comerciales e industriales europeos para pedir a los reguladores de la UE que tomen medidas más severas para frenar lo que consideran son prácticas desleales de las plataformas en línea.

Los gobiernos de la UE se disponen en las próximas semanas a presentar una posición conjunta sobre una propuesta de ley de plataforma a empresa (P2B) que pretende garantizar una mayor transparencia y equidad en la economía digital.

Impulsada por las preocupaciones sobre la privacidad y la protección de datos, la Unión Europea ha introducido en los últimos años normas más estrictas para regular los mercados en línea dominados por gigantes tecnológicos estadounidenses como Google, Apple y Amazon.

Pero en una carta conjunta, empresas y organismos de la industria como el European Publishers Council y la Asociación Europea de Artesanías, Pequeñas y Medianas Empresas, dijeron que la propuesta P2B no fue lo suficientemente lejos.

Presentado por la Comisión Europea en abril, la ley P2B obligaría a las tiendas de aplicaciones, motores de búsqueda, sitios de comercio electrónico y sitios web de reserva de hoteles como Expedia a ser más transparentes sobre cómo clasifican los resultados de búsqueda y por qué eliminan algunos servicios.

También daría a las compañías el derecho de agruparse y demandar plataformas en línea.

Los grupos empresariales e industriales europeos no mencionaron ninguna plataforma en su carta dirigida a los ministros de competitividad de la UE, que se reunirán en Bruselas el 27 de septiembre.

También dijeron que las prácticas comerciales desleales incluyen grandes plataformas que favorecen sus propios servicios, cambios unilaterales y repentinos en términos y condiciones, prohibiciones de comercialización arbitrarias, el uso obligatorio de un sistema de facturación particular y restricciones arbitrarias en el uso de datos.

El grupo de cabildeo tecnológico CCIA, que representa a Google, Amazon y eBay, dijo previamente que no hay evidencia de un problema sistémico para justificar más regulaciones.

Una vez que los gobiernos de la UE hayan decidido una posición conjunta deberán negociar con la Comisión y el Parlamento Europeo sobre la legislación final.