People hold a banner at the Amazon facility as members of a congressional delegation arrive to show their support for workers…
Varias personas levantan un cartel en una instalación de Amazon mientras miembros de una delegación del Congreso llegan para expresar su apoyo a trabajadores que buscan sindicalizarse en Bessemer, Alabama.

Después de una contracción de varias décadas, el sector sindical privado de Estados Unidos podría disfrutar de un repunte este mes con una votación por correo de 5.800 trabajadores de una de las empresas más grandes del país, Amazon.com Inc., para decidir si se unen al Sindicato de Tiendas Minoristas, Mayoristas y de Departamentos (RWDSU).

El resultado podría tener amplias repercusiones, no solo para los empleados del Amazon Fulfillment Center in Bessemer, en Alabama, sino también para la compañía en general y para el creciente sector de comercio electrónico que hasta ahora había logrado contener la organización laboral.

Aunque Amazon presume de ofrecer mayores salaros y beneficios que muchos otros servicios de la industria, el trabajador Dale Richardson dijo a la Voz de América que el votó a favor del sindicato.

“Nos tratan como si fuéramos un número, como si fuéramos nadie”, dijo. “Llevo aquí casi un año y nadie, ni siguiera un gerente, me ha preguntado sobre mis metas. No les importamos”.

Richardson señala la eliminación de la compensación por peligrosidad de Amazon en medio de la pandemia de COVID-19 y dice que ha visto a compañeros de trabajo que han sido regañados por conversar durante el turno y por demorarse mucho cuando han tenido que ir al baño.

El empleado dice que los baños están lejos y a veces no funcionan o lo están limpiando. “Entonces hay que caminar hacia otro piso y al regresar nos pueden despedir por no llegar a tiempo. Es mucha tensión”.

FILE PHOTO: A Google sign is shown at one of the company's office complexes in Irvine
Trabajadores de Google forman un sindicato
El gigante tecnológico Google ha estado en la mira de los reguladores laborales de Estados Unidos tras interrogar -y luego despedir- a empleados que hablaron de formar un sindicato. Esta vez, más de 200 empleados han firmado ya su membresía al sindicato.

“Si nos ayudan a conseguir un poco más de seguridad laboral para que no puedan despedirnos cuando quieran y nos ayudan a organizarnos y nos representan para obtener oportunidades iguales para promociones y aumentos de salario: por eso estoy votando por el sindicato”, agregó.

Amazon no hizo mención de esas quejas específicas, pero el portavoz Owen Torres hizo énfasis en la comunicación entre los gerentes y sus empleados.

"El diálogo directo es esencial para nuestro trabajo, en el que alentamos a los asociados (empleados) a expresar sus comentarios, preguntas y preocupaciones a su equipo administrativo con el objetivo de mejorar el entorno laboral”, dijo.

Las boletas fueron enviadas a los empleados el 8 de febrero y deberán ser enviadas a la Junta Nacional de Relaciones Laborales antes del 29 de marzo. El proceso se está desarrollando como uno de los esfuerzos de sindicalización más observados en varias décadas mientras el sindicato y Amazon luchan para persuadir a su favor a los empleados indecisos.

El presidente de RWDSU, Stuart Appelbaum, dijo que “la sociedad está celebrando a los trabajadores esenciales como los que trabajan en Amazon”, pero preguntó si “también hay que eliminar su compensación por peligro”.

“Eso no tiene sentido, y pienso que los estadounidenses comprenden que debemos celebrarlos premiándolos y respaldándolos”, añadió.

Sin mencionar específicamente a Amazon, el presidente Joe Biden exhortó recientemente a “los trabajadores de Alabama” a ejercer su derecho de organizarse y “hacer que sus voces se escuchen”.