El presidente Nicolas Maduro se negó a comentar sobre la detención de los bomberos en una rueda de prensa con medios internacionales.
El presidente Nicolas Maduro se negó a comentar sobre la detención de los bomberos en una rueda de prensa con medios internacionales.

Dos bomberos venezolanos que grabaron un video viral que compara al presidente Nicolás Maduro con un burro fueron encarcelados el domingo en espera de juicio por el delito de "incitación al odio" y podrían enfrentar hasta 20 años de prisión si son condenados.

Ricardo Prieto, de 41 años, y Carlos Varón, de 45, fueron detenidos la noche del 12 de septiembre en una estación de bomberos mientras estaban de guardia en el occidental estado Mérida, según el Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes.

​​

​​​Ambos funcionarios comparecieron el domingo ante el juez Carlos Márquez, quien determinó una medida privativa de libertad y ordenó que fueran juzgados por violar una ley contra el odio que se aprobó el año pasado, dijeron el observatorio y el grupo de derechos humanos Foro Penal.

"(Los bomberos fueron imputados) de incitación al odio agravado, por ser agravado, indica (...) 20 años de cárcel", dijo Iván Toro, un abogado que asistió a la audiencia.

Críticos del gobierno, que culpan al mandatario del desplome de la economía del país, hace tiempo apodaron al líder como "Maburro".

Los abogados de los acusados explicaron que los bomberos hicieron el video como una broma y no para incitar al odio, dijo Toro al relatar la audiencia del domingo.

"¿Tú crees que esa es una pregunta para esta rueda de prensa?"

Este martes, durante una rueda de prensa ante medios de comunicación internacional, el periodista de la agencia AFP, Esteban Rojas, le preguntó sobre el caso directamente a Maduro, pero se negó a aceptar la pregunta.

"Si tú como profesional crees que preguntarle a un presidente en una rueda de prensa internacional eso (...) no se de dónde sacaste la pregunta, ¿te la orientaron desde Francia?", señaló Maduro ante la interrogante.

​​Grupos de defensa de los derechos humanos dicen que Maduro ha liderado una ofensiva contra la disidencia, mientras que la ONG Foro Penal estima que actualmente hay unos 234 "presos políticos" en Venezuela.