BARCELONA, ESPAÑA - En los últimos meses aumentaron las detenciones de venezolanos en toda España por presuntos delitos de falsificaciones de documento relacionadas con las licencias de conducir. Venezuela 360 habló con acusados y expertos para entender cuáles son los motivos de estas detenciones y cómo afectan a los implicados.

"Me sentía muy mal, me sentía como una delincuente sin serlo... Lejos de mi familia...",  explica entre lágrimas Verónica Navas en entrevista con la Voz de América. Navas, de origen venezolano, lleva poco más de un año en Madrid. Comenta que después de obtener su licencia de conducir de forma legal en una administración pública de su país natal, el pasado octubre fue acusada por las autoridades españolas de presuntamente "haber falseado el documento para obtener el permiso equivalente en España a través del canje".

"Tengo mi certificado por parte de Venezuela y del consulado de España, donde dice que mi licencia es verdadera y no falsa, como ellos indican", añade. Actualmente está a la espera del juicio, que se celebrará en marzo.

Detenciones masivas en España

En el último trimestre de 2020 la Polícia Nacional española, en colaboración con la Dirección General de Tráfico (DGT), realizó detenciones masivas en distintas partes del territorio, llegando a arrestar a 293 personas de origen venezolano.

"En Venezuela se emite un nuevo formato que no cumple con los requisitos legales requeridos por el proceso de canje, por lo cual estos ciudadanos recurrían a grupos criminales para conseguir una falsificación del formato anterior. El contacto se realizaba a través de redes sociales, y estos grupos se comprometían, tras un pago de 90 dólares, a entregárselo en dos o tres días, vía paquetería postal. Una vez en posesión del carné falso, presentaban el mismo en las redes provinciales de la Dirección General de Tráfico para obtener a través del proceso de canje establecido la licencia de conducción española", indicó un comunicado publicado por el Ministerio del Interior.

Expertos conocedores de la situación consideran que cada caso es individual y debe tratarse como tal. Explican que, aunque existen grupos criminales que falsifican el documento y posteriormente lo venden, existe la posibilidad de que algunas personas que posean una licencia fraudulenta no sean conscientes de ello.

"Hay personas que se dedican a realizar este tipo de trabajos, pero tenemos que partir de la idea de que la gran mayoría ha actuado de buena fe, teniendo la certeza que sus carnés de conducir son válidos y legales", explica Nelson Escalona Flores, abogado especialista en Inmigración y Extranjería en el despacho "7 de Leyes", con sede en Barcelona.

"En este caso (la persona) quedaría exenta de responsabilidad penal, dado que él o ella no era conocedor de eso", añade Luis Laclaustra, abogado del bufete "7 de Leyes" y especializado en Derecho Penal.

Consecuencias a nivel migratorio

El hecho de ser acusado de un presunto delito de falsedad documental no sólo puede tener consecuencias a nivel penal, sino que los procesos de extranjería del implicado también podrían verse afectados gravemente.

"La mitad de los ciudadanos extranjeros que están metidos en esta situación tienen residencia por protección internacional. En el momento en el que se vence el documento y hay que cargar su prórroga, (...) esos antecedentes policiales le afectan notoriamente", explica desde Tenerife Albania Oyarzun, socia fundadora del bufete "Tu Abogado en Canarias".

Según abogados consultados, la mayoría de los venezolanos acusados son repartidores de comida a domicilio, integrantes de un sector que ha crecido notoriamente a causa de la pandemia, y quienes necesitan la licencia para trabajar.

Tal es el caso de José Ángel Fernández, quien lleva poco más de un año en la capital española, y explica que obtuvo su carné legalmente en una administración pública de su país de origen. Después de ser acusado y que las autoridades archivaran su caso, fue detenido una segunda vez. Los hechos ocurrieron en febrero del 2020.

"Esta vez me remolcaron la moto en una grúa y me detuvieron. Me enviaron de nuevo a juicio, se desestimó el caso porque todo estaba en regla y hasta hoy no tengo la licencia, la tienen retenida", explica.

Algunos abogados denuncian las acciones de la policía y las tachan de abusivas.

"Por supuesto que un policía tiene todo el derecho y la potestad de llevar a cabo un procedimiento si ve indicios de delito, pero es que esto ya se está llevando de la misma manera, la historia es la misma: 'Me pararon, me pidieron el carné y sin ninguna verificación me dicen que es falso'", explica desde Madrid Enmanuel Casillas, letrado en "ES Legal" y defensor de Verónica Navas y José Ángel Fernández.

Casillas añade que esta situación está creando un "miedo terrible" que provoca separaciones de familias, ya que cada vez más personas quieren volver a Venezuela porque piensan que estas detenciones les pueden llevar a la cárcel.

Según datos oficiales, este tipo de expedientes no son prioritarios, por lo que los juzgados, en general, tienden a archivarlos. 

Venezuela 360 contactó a fuentes de la Policía Nacional, pero al cierre de este artículo no habíamos obtenido respuesta.