El presidente Nicolas Maduro con parte del gabinete ministerial en cadena nacional para anunciar la expansión del nuevo cobro de gasolina a todo el país.
El presidente Nicolas Maduro con parte del gabinete ministerial en cadena nacional para anunciar la expansión del nuevo cobro de gasolina a todo el país.

El gobierno venezolano extendió este jueves a todo el país los ensayos de un nuevo sistema de pago electrónico de la gasolina, la más barata del mundo, que contempla un aumento del precio y limita los altos subsidios.

Aunque no se han anunciado las nuevas tarifas, el presidente Nicolás Maduro anunció que los subsidios serán destinados únicamente a poseedores del "carnet de la patria", tarjeta electrónica que acredita a los beneficiarios de programas sociales estatales.

Al alabar su plan económico, el gobernante anunció que el plan entrará en marcha el lunes 24 de septiembre.

Los conductores deben pasar el carné por el dispositivo y registrar su huella dactilar. La oposición denuncia el documento como un "mecanismo de control social".

El sistema comenzó a probarse el pasado 4 de septiembre en zonas fronterizas, donde el contrabando prolifera pese a una fuerte custodia militar.

Quienes no posean el carné tendrán que pagar la gasolina a "precios internacionales", advirtió Maduro.

Actualmente se pueden comprar 50.000 litros de nafta con la moneda de menor valor (0,50 bolívares), lo que sin embargo no alcanza para un caramelo.

Con un dólar cambiado a la tasa oficial, pueden adquirirse seis millones de litros.

Si bien las "tarifas internacionales" no se han oficializado, Eric Afonso, encargado del plan piloto en una estación de servicio del este de Caracas, dijo a la AFP que llegarán a 0,60 dólares por litro.

Llenar el tanque de un vehículo compacto costaría así unos 1.400 bolívares (23 dólares), frente a un salario mínimo equivalente a 30 dólares, tras un aumento de 3.400% vigente desde el 1 de septiembre.

Pedirá a la ONU 500 millones de dólares

En el mismo acto durante un acto en el palacio de gobierno, Maduro también anunció que pedirá a la Organización de Naciones Unidas 500 millones de dólares para cubrir los gastos de repatriación de los venezolanos que migraron hace varios meses huyendo de la crisis que golpea al país suramericano.

Maduro dijo, en cadena de radio y televisión, que pedirá esa cantidad para pagar los aviones que requiere su gobierno para repatriar a varios cientos de migrantes venezolanos que aseguró que han solicitado retornar al país.

El mandatario se refirió al ex vicepresidente guatemalteco, Eduardo Stein, que fue nombrado esta semana como representante especial para Venezuela de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados y de la Organización Internacional para las Migraciones para proteger a los migrantes venezolanos.

Sin mencionar su nombre, Maduro dijo que invitaría al país al representante especial al que llamó “policía de inmigración”.

Venezuela 360

Desde El Darién