El canciller venezolano Jorge Arreaza, durante una rueda de prensa en las Naciones Unidas después de su reunión con el Secretario General.
El canciller venezolano Jorge Arreaza, durante una rueda de prensa en las Naciones Unidas después de su reunión con el Secretario General.

El canciller venezolano en las Naciones Unidas, Jorge Arreaza, dijo que está trabajando con el secretario general para recibir ayuda "técnica humanitaria" del organismo. 

Después de su reunión con Antonio Guterres, el viernes, en la sede de la ONU en Nueva York, Arreaza anunció la colaboración, aunque no entró en detalles sobre en qué consistiría.

Por su parte, la oficina de Guterres dijo en un comunicado que el secretario seguirá "trabajando con las instituciones venezolanas, para ayudar a las personas necesitadas". 

El canciller también negó que fuerzas del gobierno en disputa hayan abierto fuego contra civiles cerca a la frontera con Brasil, acabando con la vida de dos personas e hiriendo a decenas más que estaban protestando contra el bloqueo de la ayuda humanitaria de Estados Unidos.

"No se corresponden las armas que utilizaron con las armas del Ejército Nacional Bolivariano, incluso una herida fue de flecha", dijo Arreaza. 

Los manifestantes eran en su mayoría indígenas pemón, que habitan en el estado de Bolívar, fronterizo con Roraima, en Brasil. 

Lea también: Llega a Colombia más ayuda humanitaria de EE.UU. para Venezuela.

Según el comunicado del portavoz del secretario general, Guterres instó "a las autoridades venezolanas a no utilizar fuerza letal contra los manifestantes". 

El canciller también afirmó que la delegación diplomática se ha reunido con el gobierno de Estados Unidos dos veces y que habrá un tercer encuentro con el enviado especial del departamento de Estado, Eliott Abramas, para hablar sobre el estatus de diplomático estadounidenses en Venezuela. 

El canciller dijo que en una de sus reuniones con Abrams expresó su voluntad de dialogar: "le dije, 'fracasó el golpe, negociemos/". 

Arreaza aprovechó también para criticar el envío de ayuda humanitaria y el concierto que se celebró el viernes en la frontera con Colombia.

"Hay una operación de propaganda en la frontera, una violación de derechos humanos sin la autorización de la ONU o la Cruz Roja, pretender forzar una teórica ayuda humanitaria en territorio venezolano", dijo el canciller del gobierno de Nicolás Maduro. 

Al salir de la reunión, el canciller dijo que se estaba creando en la ONU un grupo "similar al de los países no alineados" con el objetivo de "defender el derecho internacional y los principios de la carta de la ONU". 

​​La misión de Venezuela en la ONU también invitó a los embajadores de 46 países a esta reunión informal el viernes.

Según AP, la invitación incluía un borrador de una carta para el secretario general Antonio Guterres en la que se expresa una “grave preocupación” por lo que dicen son “amenazas de usar la fuerza” contra Venezuela, lo que contraviene la Carta de la ONU.

Arreaza ha denunciando que las autoridades en Colombia, prestan su territorio para "una peligrosa operación injerencista liderada por EE.UU." y se "lavan las manos adelantando actos de violencia".

​​