Protestas en Colombia
Manifestantes participan en protestas antigubernamentales en Bogotá el seis de mayo del 2021. Foto: Karen Sánchez VOA

 

El 3 de mayo, Diego Molano, ministro de Defensa de Colombia, tuiteó sobre las protestas antigubernamentales en curso en el país, que comenzaron hace dos semanas por controvertidas reformas fiscales.

"Colombia enfrenta la amenaza terrorista de organizaciones criminales, que disfrazados de vándalos, acosan a ciudades como Cali, Bogotá, Medellín, Pereira, Manizales y Pasto para desestabilizar. Han sido actos organizados y financiados por disidencias de las Farc y el ELN."

Pero la declaración de Molano es engañosa. Hay pocas pruebas de que los grupos criminales estén detrás de las protestas, y una amplia evidencia de que están siendo impulsados ​​por el descontento popular con el gobierno, particularmente un plan de reforma tributaria que tuvo que ser archivado.

Miles de colombianos han salido a las calles desde el 28 de abril en protestas inicialmente provocadas por el plan fiscal. Las protestas se han convertido en una vía de escape para los agravios por la pobreza, la respuesta del gobierno a la pandemia del coronavirus, los aplastantes efectos económicos del COVID-19 y el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía.

Varios sindicatos y organizaciones sociales lideran las protestas, convocando a una huelga nacional.

En una entrevista con la Voz de América, Francisco Maltes Tello, presidente del sindicato Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT) dijo que hay múltiples razones por las que se convocó la huelga.

“Hay 21 millones de personas en situación de pobreza que ganan menos de 11,400 pesos diarios (unos $ 3). Más de 7.400.000 personas en situación de pobreza, que ganan menos de 4.000 pesos diarios (un poco más de $ 1).

“Tenemos 17 millones de personas que se acuestan con hambre. Un tercio de la población, 12 millones de personas, en empleo informal, que no tienen trabajo decente. Más de 4 millones de parados. El año pasado, más de 500.000 empresas se declararon en quiebra ”, dijo.

Para Maltes, el tema de la reforma tributaria era solo "la punta del iceberg" y retirarlo "no significa que los problemas del país se hayan resuelto"

Al 7 de mayo, las cifras oficiales contaban 26 personas muertos, todos menos siete relacionadas con las protestas, y 145 están desaparecidas en los disturbios. Grupos independientes como la organización sin fines de lucro Temblores estiman al menos 37 muertes, 936 detenciones arbitrarias y más de 1.770 casos de violencia policial.

Vehículo militar en Bogotá, Colombia durante las protestas contra el gobierno. Foto: REUTERS/Luis González

Presionado por las protestas, el gobierno retiró el plan de reforma tributaria y renunció el ministro de Hacienda, Alberto Carasquilla. Luego de reunirse con líderes del sector privado, sociedad civil y legisladores, el presidente Iván Duque dijo que se redactaría una nueva propuesta tributaria. También acordó reunirse con algunos de los grupos de protesta para "iniciar un diálogo".

La reforma propuesta habría aumentado los impuestos sobre los servicios que incluyen agua, electricidad y gas natural, así como varios alimentos básicos, artículos tecnológicos y servicios funerarios. También amplió los impuestos a las personas que ganan más de $ 656 por mes, en comparación con $ 1,000 antes. El salario mínimo de Colombia es de $ 248 por mes.

La pandemia se ha sumado a los problemas económicos de Colombia. La pobreza ha aumentado un 7% desde 2019, mientras que dos de cada cinco colombianos viven en la pobreza. Además, alrededor de 2.8 millones de personas cayeron en la pobreza extrema el año pasado, reportando ganancias de $ 38 mensuales.

En las principales ciudades, el gobierno desplegó a los militares para controlar las protestas y las tropas han sido acusadas de abusos que incluyen ejecuciones extrajudiciales.

Los disturbios se producen en un contexto de 50 años de conflicto de Colombia con el grupo guerrillero de izquierda FARC, que en 2016 depuso sus armas tras firmar un acuerdo de paz. Aún así, los rebeldes y grupos de disidencias de las FARC permanecen activos y luchan por el control de las fuentes y rutas del narcotráfico.

En febrero, un tribunal especial determinó que las fuerzas armadas de Colombia habían matado al menos a 6.400 civiles entre 2002 y 2008 y pasaron las muertes como muertes en combate.

En 2019, el ministro de Defensa de Duque renunció después de que se informó que al menos ocho niños murieron cuando los militares bombardearon el escondite de un grupo criminal en un área remota.

Gimena Sánchez, del grupo de expertos de la Oficina de Washington sobre América Latina, dijo al portal Al Jazeera: “La impopularidad de Duque y la distancia percibida de la población en general y sus intereses, combinados con la recesión económica debido al COVID y las restricciones, el aumento de la inseguridad y el desinterés en promover la paz mantendrán a estos [protestas] van ".

El gobierno, sin embargo, sigue culpando a los “terroristas urbanos” de las protestas, incluso cuando la Unión Europea y organizaciones como Naciones Unidas, Human Rights Watch y Amnistía Internacional denunciaron su respuesta militarizada.

El 6 de mayo, más de una semana después de que comenzaran las protestas, el ministro del Interior de Colombia dijo que el gobierno no toleraría el uso excesivo de la fuerza y ​​arrestaría a policías abusivos.

Duque y el fiscal general del país, Francisco Barbosa, afirman que las protestas han sido "infiltradas". Durante un discurso televisado el 5 de mayo, Duque dijo que "las mafias del narcotráfico" están financiando el "terrorismo urbano y el vandalismo extremo".

El 4 de mayo, el fiscal general de Colombia presentó las conclusiones de una investigación sobre lo que denominó “actos vandálicos en establecimientos e infraestructura pública y privada” durante las protestas.

“Se ha determinado que en los desórdenes y vandalismo ocurridos en la ciudad de Cali en los últimos días, existen estructuras vinculadas al narcotráfico, al ELN y a los disidentes de las FARC que operan en el departamento del Cauca”, dijo el fiscal. 

Pero Barbosa no dio detalles. Actualmente hay 185 investigaciones de “terrorismo urbano” en curso en todo el país, informó el diario El País de Cali. 

Al día siguiente, el director de la Policía Nacional, Jorge Luis Vargas Valencia, anunció el caputre de “El Barbado” en la ciudad de Manizales. El Barbado fue un presunto cabecilla de actos vandálicos en la ciudad, informó la emisora La Voz de la Dorada.

Vargas afirmó que “El Barbado” es un estudiante de antropología de la Universidad de Caldas, pero no denunció ninguna conexión con organizaciones como las FARC o el ELN.

Elizabeth Dickinson de Crisis Group, una organización de investigación que busca prevenir conflictos mortales, dijo a Verificado que ha habido evidencia concreta en el pasado, tan recientemente como en 2019, de disidentes que pagan a manifestantes para quemar autobuses. "No tengo ninguna duda de que eso está sucediendo [ahora]", dijo. "Pero creo que no está muy extendido".

La desinformación en línea también ha alimentado la idea de que las protestas están siendo infiltradas e impulsadas por organizaciones criminales. El sitio web de verificación de hechos Colombia Check escribió el 3 de mayo que un video de miembros del ELN presuntamente declarando un ataque armado y amenazando a la población civil se había publicado en Facebook y Twitter el 29 de abril y también circulaba en WhatsApp. De hecho, el video era de febrero de 2020.

Asimismo, en los últimos días ha circulado en Internet un panfleto sobre una orden de huelga armada, supuestamente también del ELN. Sin embargo, según Dickinson, "el propio ELN les ha dicho a los analistas que no es cierto". Verificado encontró el mismo pedido circulando en línea en febrero de 2018 (con fechas diferentes).

Orden del ELN que circuló online en el 2018
Orden del ELN que circuló online en el 2021

Dickinson dijo que incluso si algunos miembros de los grupos insurgentes se están aprovechando de la situación, lo que a menudo ocurre cuando se rompe el orden social, "esto no justifica la respuesta militarizada [de la policía colombiana] contra los manifestantes civiles".

"Una no elimina la otra ", dijo.

Dickinson argumentó que este tema no debe manchar las protestas, que son legítimamente impulsadas por ciudadanos colombianos.

"La mayoría, estamos hablando del 99% de la gente en las calles, quiere estar allí y nadie los está forzando o coaccionando para ir", dijo.

Seguridad digital

Seguridad digital: ¿Cómo protegerte de los ciberataques?
00:02:11
La mayoría de personas aún se encuentran trabajando desde casa y esto incrementa el riesgo de ataques en línea. Sin embargo, hay varias medidas que puedes tomar para proteger tu información y cuentas de posibles ataques cibernéticos.
Stephanie Martinez
Martes, 14/07/2020 - 07:31
Seguridad digital comprometida en EE.UU.
00:01:55
Un ataque cibernético a gran escala ha sido ejecutado en diversas instancias federales de Estados Unidos, entre ellas los departamentos de Estado y Seguridad nacional. Desde Miami, José Pernalete, nos dice que expertos estiman que esta infiltración se desarrolló desde intereses del gobierno de Rusia.
Default Author Profile
Martes, 15/12/2020 - 15:00