Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Gran expectativa por el vestido de Michelle Obama


Pronosticar qué usará Michelle Obama el día de la toma de posesión de su marido se convirtió en el juego de adivinanzas favorito de los estadounidenses.

Que si usará un vestido de Maria Pinto, una de sus diseñadoras favoritas de Chicago; que si optará por un vestido más sobrio para estar a tono con la crisis económica; que si optará por un estilo elegante pero sencillo, fiel a su perfil de mujer moderna y de carrera.

Periodistas, críticos de moda y diseñadores han especulado sobre su vestuario como si se tratara de la ceremonia de los Oscar.

“Hay un interés tremendo en el vestido que usará y todos estamos ansiosos de ver su elección”, dijo Allan Schwartz, diseñador de la tienda A.B.S.

Tras cada entrega de los Oscar, Schwartz suele diseñar vestidos basados en los atuendos que usaron las celebridades. Él dijo a la Voz de América que quizá haga lo mismo con los vestidos de Michelle Obama, si se siente “inspirado” por ella.

Envíe sus comentarios a Barack Obama

El Washington Post abrió un concurso en Internet y le pidió a los lectores que enviaran diseños del vestido que Obama podría usar. Cerca de 200 personas participaron del concurso.

El diseño ganador, un vestido de color verde oscuro, fue de Katie Ermilio, una joven de 23 años.

La revista Women’s Wear Daily le pidió a varios diseñadores de renombre que enviaran bosquejos de un vestido para la señora Obama.

Sin embargo, algunos diseñadores como Maria Pinto declinaron la oferta y muchos especularon que quizá es porque Pinto y otros diseñadores serán los encargados de su vestuario.

Pinto también declinó hacer comentarios para la Voz de América.

Ella envió un comunicado en el que dijo: “El estilo de Michelle Obama es atemporal. Ella elige ítems que siempre son modernos y muy chic. Mrs. Obama es una mujer natural, sofisticada y poco pretenciosa y eso se nota en su estilo.

Con permiso, Jackie Kennedy

A lo largo de la campaña presidencial, Michelle Obama supo ganarse los elogios del público y de los críticos de moda por su elegancia.

Muchos vieron similitudes entre su vestuario y el de la ex primera dama Jackie Kennedy.

Sin embargo, Obama supo elaborar su estilo propio al usar ropa que no era de marca, y aún así verse apropiada para la ocasión, según dijeron expertos en moda a la Voz de América.

En junio del 2008, ella usó un vestido de US$148 en el programa de televisión “The View”, y la admiración de sus fans se convirtió en una obsesión.

“Al día siguiente vendimos todos los vestidos de ese modelo que teníamos”, dijo Jessica Wells, relacionista pública de la cadena de tiendas White House/Black Market, de donde provenía el vestido.

La tienda White House/Black Market diseñó cuatro vestidos inspirados en Obama y lo subastaron para recaudar dinero para obras benéficas.

El hecho de que la próxima primera dama usara un vestido sencillo y barato fue una muestra de que ella es una mujer accesible, real y moderna según diseñadores y críticos de moda.

“Ella mostró por primera vez lo que es la democratización de la moda”, dijo Mary Tomer, una publicista que tiene un blog dedicado a Michelle Obama.

El blog recibe un promedio de 18.000 visitantes por día.

“Uno lee en muchas revistas sobre la nueva tendencia de mezclar ropa o accesorios de diseñadores con ropa que no es de marca. Pero ninguna celebridad puso en práctica esta tendencia. Michelle Obama sí lo hizo, y en tiempos de recesión económica es un mensaje muy atento y responsable”, agregó.

Como prueba de ello, Tomer dijo que una vez Obama hizo una aparición pública con su marido utilizando un vestido de la cadena de tiendas H&M. ¿El precio? Tan sólo 34.90 dólares.

Un traspié que fue perdonado

Pese al enamoramiento del público con el estilo de Obama, ella también ha cometido errores, según dijeron algunos diseñadores.

Por ejemplo, el vestido rojo y negro de Narciso Rodríguez que utilizó la noche de la victoria de Barack Obama no era lindo, según Allan Schwartz.

Mary Tomer fue más políticamente correcta y dijo que el vestido “polarizó las opiniones de la gente”.

Los diseñadores y críticos perdonaron el traspié pero no lo olvidaron.

Ahora ellos esperan ansiosos a que llegue el martes para ver si ella cumplirá con sus expectativas, que son bien altas.

Escribe Federica Narancio para la Voz de América.
XS
SM
MD
LG