Enlaces para accesibilidad

Dereck Chauvin, culpable de la muerte de George Floyd


El exagente de policía Dereck Chauvin en el momento de escuchar su sentencia, en una corte de Minneapolis, EE. UU., el 20 de abril de 2021.

La decisión recayó en un jurado compuesto por seis personas blancas y otras seis racialmente diversas. En su segunda jornada de deliberaciones, alcanzaron un veredicto unánime: culpable de todos los cargos.

El jurado en el juicio al ex agente de policía de Minneapolis Derek Chauvin por la muerte del afroestadounidense George Floyd alcanzó un veredicto el martes, en su segundo día de deliberaciones: culpable de todos los cargos.

De manera unánime, los miembros del jurado señalaron que Chauvin es culpable de asesinato involuntario en segundo grado, penado con hasta 40 años de prisión; asesinato en tercer grado, con una condena máxima de 25 años, y homicidio involuntario en segundo grado, que acarrea hasta 10 años de privación de libertad.

Después de escuchar los argumentos finales el lunes, el grupo de 12 miembros del jurado, seis personas blancas y seis personas negras o multirraciales, se reunieron durante cuatro horas para comenzar el proceso de trabajo hacia un veredicto.

Durante los argumentos finales del lunes, un fiscal acusó a Chauvin de matar a Floyd, un hombre afroamericano, arrodillándose sobre su cuello durante más de nueve minutos. Un abogado defensor sostuvo que Floyd murió en parte por el uso de drogas y aseguró que Chauvin estaba siguiendo su entrenamiento policial en la manera que arrestó a Floyd en mayo pasado en la acera de una calle en Minneapolis.

El fiscal Steve Schleicher resumió el caso contra Chauvin, un oficial de policía blanco que sujetó a Floyd esposado mientras yacía boca abajo en una calle de la ciudad y dijo jadeando, 27 veces, según los videos de su arresto, que no podía respirar.

"Estaba atrapado... con una rodilla en el cuello", dijo Schleicher, agregando que la maniobra se prolongó durante 9 minutos y 29 segundos.

"George Floyd no era una amenaza para nadie", afirmó Schleicher. "Todo lo que se necesitaba era algo de compasión, y él no la obtuvo".

El abogado defensor Eric Nelson, en más de dos horas y media de argumentos de cierre ante el jurado, sostuvo que el exagente siguió su entrenamiento policial para inmovilizar a Floyd en el pavimento de una calle de la ciudad después de que el sospechoso inicialmente se resistiera a los esfuerzos de la policía para ponerlo en un patrulla.

“No se cometió ningún delito si fue un uso autorizado de la fuerza”, argumentó Nelson.

“El Estado no ha probado su caso más allá de una duda razonable”, el estándar legal para una condena, concluyó el abogado defensor cuando pidió al jurado que absolviera a Chauvin de los cargos de asesinato y homicidio involuntario.

Se sospechaba que Floyd intentaba pagar con un billete falso de 20 dólares en una tienda cercana.

La investigación policial de rutina de un caso menor el pasado 25 de mayo y la posterior muerte de Floyd han dado lugar a uno de los juicios penales estadounidenses más importantes en años.

Chauvin se declaró inocente de los cargos en su contra.

La semana pasada, Chauvin invocó su derecho constitucional contra la autoincriminación y no subió al estrado de testigos. Según la ley estadounidense, la fiscalía debe probar las acusaciones contra los acusados, y se supone que los acusados son inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad más allá de toda duda razonable.

El juez de primera instancia Peter Cahill había pedido al jurado que no llegara a ninguna conclusión sobre la inocencia o culpabilidad de Chauvin por su negativa a testificar en el caso.

Después de dar por terminada la sesión del jurado el lunes, Cahill criticó a la congresista Maxine Waters, quien es negra y miembro del Congreso desde 1991, por sus comentarios durante el fin de semana sobre el juicio. Waters les dijo a los manifestantes en Minnesota que si Chauvin es declarado inocente ellos "permanezcan en la calle" y que se vuelvan "más activos" y "más conflictivos".

“Desearía que los funcionarios electos dejaran de hablar sobre este caso, especialmente de una manera que sea irrespetuosa con el estado de derecho, el poder judicial y nuestra función”, dijo Cahill.

A medida que el caso se acercaba a su fin, las autoridades de la ciudad de Minneapolis, en el medio oeste de Estados Unidos, se preparaban para posibles protestas callejeras después del veredicto. Muchas tiendas estaban protegidas con tablas de madera para evitar que se repitan los daños y saqueos que tuvieron lugar después de la muerte de Floyd hace casi un año.

“No podemos permitir que los disturbios civiles se conviertan en caos. Debemos proteger la vida y la propiedad ”, dijo el lunes el gobernador de Minnesota, Tim Walz. “Pero también debemos entender muy claramente, si no escuchamos a esas comunidades que sufren y a esas personas en las calles, muchas de las cuales fueron arrestadas por decir una verdad fundamental que debemos cambiar, volveremos a estar aquí de nuevo".

Las protestas, algunas de ellas violentas, estallaron en muchas ciudades de Estados Unidos y de todo el mundo. El movimiento Black Lives Matter estuvo a la vanguardia de las manifestaciones, pero miles de personas que no tenían conexión previa con las protestas lideradas por negros se unieron para condenar las acciones de Chauvin y, más ampliamente, el trato policial a las minorías.

Los mismos problemas planteados por la muerte de Floyd salieron a la luz en la comunidad nuevamente cuando un oficial de policía, que ya renunció a su cargo, mató a tiros a un hombre afroamericano de 20 años durante una parada de tráfico en un suburbio de Minneapolis el 11 de abril.

XS
SM
MD
LG