Enlaces para accesibilidad

“Estamos viendo niveles de desesperación en Nicaragua": exembajador en la OEA


Miembros de la oposición nicaragüense se reúnen frente al edificio de la OEA para manifestarse contra el presidente Daniel Ortega en Washington DC, el 20 de octubre de 2020. (Foto de Daniel SLIM / AFP)

El gobierno de Nicaragua ha interrumpido las relaciones con la OEA mientras avanzaba el proceso formal de salida del organismo que había solicitado en noviembre de 2021. Expertos y diplomáticos explican el actual contexto.

El exembajador de Nicaragua en la Organización de los Estados Americanos (OEA), Arturo McFields, catalogó como una medida de “desesperación” el hecho de que el gobierno del presidente Daniel Ortega decidiera cerrar la oficina del organismo regional en Managua y enviara policías al lugar.

Policía resguarda sede de la OEA en Nicaragua
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:50 0:00

En una entrevista con la Voz de América, McFields, quien hasta marzo representó al gobierno Nicaragua en la OEA, afirmó que las acciones lideradas por Ortega constituyen un “hecho sin precedentes".

“No solamente se retiran o salen huyendo de la OEA, sino que cierran las oficinas de la OEA en Managua. Por primera vez en la historia estamos viendo estos niveles de desesperación”, dijo el diplomático y reiteró que lo ocurrido es “una victoria moral para los más de 180 presos políticos que están en las cárceles” de la nación centroamericana por oponerse al actual gobierno.

El gobierno de Ortega anunció el retiro de sus diplomáticos en la OEA el domingo, sin embargo hasta este lunes las cancelaciones de estos no habían sido publicados en el diario oficial La Gaceta.

Aún así McFieldfs considera que ningún diplomático tiene “autoridad moral” para estar en un “foro en el que se reúnen las democracias de las Américas”.

"Creemos que el discurso que dimos en la OEA no fue en vano. Hay esperanza para Nicaragua, mi pueblo va a ver días mejores”, agregó Mcfields, quien denunció al gobierno de Ortega el pasado 23 de marzo.

Declaraciones de Denis Moncada
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:59 0:00

En los primeros días de mayo, tras las denuncias y destitución de McFields, el elegido para representar a Nicaragua en la OEA presentó sus cartas credenciales ante el organismo. En su estreno, el diplomático Orlando Tardencilla, criticó al organismo en una carta y lo tildó de convertirse “en un triste instrumento de agresión del Gobierno de Estados Unidos".

Tardencilla es un exguerrillero sandinista. Fue diputado ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen) y posteriormente fue nombrado como embajador ante las Naciones Unidas (ONU) en diciembre de 2021.

Nicaragua había comenzado en el proceso para desligarse de la OEA en noviembre de 2021, después que el organismo emitiera una declaración, apoyada por varios de sus Estados miembros, donde afirmaban que los comicios del 7 de noviembre no fueron ni justos ni libres.

El proceso para retirarse del organismo dura 24 meses, de acuerdo a sus estatutos.

¿Cómo explicar las razones del gobierno de Ortega y su accionar respecto a la OEA?

Diversos analistas consultados por la Voz de América difieren en el análisis sobre las razones que llevaron al gobierno de Ortega a tomar la decisión de interrumpir abruptamente su vínculo con la OEA.

De acuerdo al análisis del exembajador costarricense en Venezuela, Ricardo Lizano Calzada, la respuesta de Nicaragua obedece en su opinión a la disposición de la OEA de retirar la condición de observador del consejo permanente a Rusia.

“Dada la estrecha relación que existe entre Rusia y Nicaragua es muy viable pensar que esa es la razón fundamental, para quedar bien con Rusia. No creo que haya antecedentes en ese sentido. No veo a ningún país habiendo llegado a la arbitrariedad de tomar las instalaciones que son de la OEA, no de Nicaragua”, expuso Lizano a la VOA durante una entrevista telefónica.

Lizano señala que en materia de derechos humanos, ya no puede haber más implicación pues a su juicio “Nicaragua hace rato viola los derechos humanos y no hay ninguna acción de parte de la Corte Interamericana de los derechos humanos ni de la Comisión, porque no se puede actuar en un país donde se permite la acción de esos organismos y que irrespeta los derechos de los ciudadanos y particularmente de todos aquellos que ejercen alguna forma de oposición”

Por su parte el analista nicaragüense y economista Enrique Sáez cree que el accionar de Ortega “es una bravuconería más de Ortega”.

“Hablan de paz y no tienen el menor empacho en respaldar la agresión militar de Rusia a Ucrania. Hablan de soberanía y no tienen el menor empacho en respaldar las pretensiones de Putin de aplastar hechos soberanos del pueblo ucraniano. Igual en este caso de la OEA, son los mismos que recibían con alborozo cuando venía el secretario general Luis Almagro, son los mismos que firmaron memorandos de entendimiento, acuerdos con la Secretaría general. Seguramente algún golpe recibieron y están curándose en salud”, considera Sáenz.

El opositor, quien se encuentra exiliado en Costa Rica, considera que Oterga y su esposa Rosario Murillo podrían estar reaccionando al hecho de que no están invitados a la Cumbre de las Américas, en junio en Los Ángeles.

“Como seguramente no ha sido invitado, sale con estos berrinches anticipándose a la noticia de manera tal que, cuando se sepa y se confirme que no fue invitado, pues ya apareció descalificando esa participación. Son las maniobras acostumbradas de Ortega, ya deberíamos estar acostumbrados y lo que deberíamos hacer es aprender a salirle al paso”, indicó Sáenz.

La vicepresidenta nicaragüense, Rosario Murillo, en su alocución en los medios oficialistas el lunes, ratificó la decisión de su gobierno de cerrar la sede de la OEA en Managua y de cancelar las credenciales a sus representantes en el organismo.

“En esta Nicaragua no admite acoso de imperio alguno o de instrumento imperial alguno, esta Nicaragua que nos llena de orgullo a todos, porque tenemos carácter, identidad, somos un pueblo valiente, vibrante, altivo”, indicó Murillo.

Por su parte el canciller Denis Moncada aseguró en un canal oficialista que la medida se da como una forma de frenar “el proceso de intervención e injerencista de Estados Unidos”.

“Los Estados Unidos diseñaron sus políticas de intervención, injerencia y dominio para América Latina y el Caribe, para el mundo entero también a partir de la doctrina Monroe en 1823 y ese es el sustento y la base política diplomática, económica y militar para cumplir su objetivo de dominio, precisamente en América Latina y El Caribe”, señaló Moncada.

El exembajador Calzada considera al respecto que Estados Unidos debe tomar medidas aunque considera que los gobernantes nicaragüenses “aspiran a que ahora China continental, la China comunista, va a venir en su auxilio, pero estamos en una situación internacional muy compleja”, concluyó.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG