Enlaces para accesibilidad

Ghani abandona Afganistán, talibanes entran en Kabul


Los combatientes talibanes toman el control del palacio presidencial afgano después de que el presidente afgano Ashraf Ghani huyera del país, en Kabul, Afganistán, el domingo 15 de agosto de 2021 (AP Photo / Zabi Karimi).

KABUL/ISLAMABAD - El presidente afgano, Ashraf Ghani, junto con su vicepresidente y otros altos funcionarios, volaron fuera de Afganistán el domingo, preparando el escenario para que los insurgentes talibanes recuperen el poder en el país 20 años después de que una invasión militar liderada por Estados Unidos los derrocara.

Altos miembros de la comisión militar talibán llegaron al palacio presidencial en Kabul mientras los combatientes talibanes tomaban posiciones en puestos clave de la ciudad.

El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, dijo el domingo por la noche que se ordenó a los combatientes que vigilaran los puestos de seguridad y otras instalaciones en Kabul para "evitar el caos y los saqueos después de que las fuerzas afganas los abandonaran". Mujahid instó a los residentes a mantener la calma, diciendo que la medida estaba destinada a garantizar la seguridad de la gente.

Ghani emitió un comunicado en Facebook más tarde el domingo, diciendo que abandonó el país para evitar el derramamiento de sangre. Aterrizó en Tayikistán y poco después partió hacia un destino desconocido, informó RFE/RL.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, abandonó Afganistán, el 15 de agosto de 2021, tras la llegada de los talibanes a Kabul.
El presidente afgano, Ashraf Ghani, abandonó Afganistán, el 15 de agosto de 2021, tras la llegada de los talibanes a Kabul.

"Los talibanes se han ganado el juicio de la espada y las armas y ahora son responsables de proteger el honor, la riqueza y la autoestima de los compatriotas", escribió. “Ahora se enfrentan a una nueva prueba histórica; protegerán el nombre y el honor de Afganistán o darán prioridad a otros lugares y redes. … Es responsabilidad de los talibanes asegurar a todas las personas, naciones, diferentes sectores, hermanas y mujeres de Afganistán que ganarán la legitimidad y el corazón de la gente”.

Abdullah Abdullah, jefe del Consejo de Reconciliación Nacional de Afganistán, publicó un video en Facebook, criticando a Ghani.

Abdullah confirmó que Ghani había abandonado el país y dijo: “Siento que el expresidente dejó el país y la gente en una mala posición. Dios lo hará responsable".

El vicepresidente afgano, Amrullah Saleh, quien también salió de Kabul junto con Ghani, en un tuit prometió no inclinarse ante los talibanes, pero no respondió en el mensaje a los informes sobre su salida del país.

Los talibanes arrasaron la mayor parte del país en poco más de una semana y llegaron a las puertas de la capital, Kabul, el sábado.

Las Naciones Unidas instaron a los talibanes a "ejercer la máxima moderación para proteger vidas" en un comunicado del secretario general el domingo por la noche, y agregó que todas las organizaciones humanitarias deben poder brindar asistencia sin obstáculos.

El secretario general se dirigirá al Consejo de Seguridad en una reunión abierta sobre Afganistán el lunes por la mañana.

El domingo por la mañana, una delegación talibán involucró a destacados líderes yihadistas afganos, políticos y ancianos en negociaciones que culminaron con la renuncia de Ghani, dijeron a la VOA fuentes directamente al tanto de los acontecimientos.

Los afganos se agolpan en la pista del aeropuerto de Kabul el 16 de agosto de 2021 para huir del país, ya que los talibanes controlaban Afganistán después de que el presidente Ashraf Ghani huyó del país.
Los afganos se agolpan en la pista del aeropuerto de Kabul el 16 de agosto de 2021 para huir del país, ya que los talibanes controlaban Afganistán después de que el presidente Ashraf Ghani huyó del país.

Los talibanes mantuvieron en las conversaciones que no involucrarían a Ghani en ninguna transferencia de poder, diciendo que no era un presidente "legítimo".

No se sabe quién estuvo involucrado en las negociaciones, pero Abdullah Abdullah, quien ha supervisado las conversaciones de paz intraafganas mediadas por Estados Unidos con los talibanes, estuvo entre los negociadores del acuerdo del domingo.

Según los informes, en virtud de un acuerdo alcanzado, una delegación de líderes afganos, incluido Abdullah, viajaría a Qatar, donde se llevará a cabo formalmente "la transferencia de poder a los talibanes", dijeron las fuentes a la VOA.

El portavoz talibán Suhail Shaheen, que tiene su sede en la oficina política del grupo en la capital de Qatar, Doha, dijo en un comunicado que se ha ordenado a los combatientes insurgentes no dañar a nadie ni atacar propiedades gubernamentales y privadas durante el curso de los avances militares.

Shaheen dijo que "cualquiera que sea declarado culpable será procesado y castigado severamente" por los talibanes. Insistió en que el grupo islamista ha mantenido desde el principio que quería una "transición pacífica del poder", culpando al asediado gobierno de Ghani por "seguir adelante con la opción de la guerra".

El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, confirmó el domingo por la noche que se ordenó a sus combatientes que ingresaran en partes de Kabul para vigilar los puestos de seguridad y otras instalaciones para "evitar el caos y los saqueos después de que las fuerzas afganas los abandonaran". Mujahid instó a los residentes a mantener la calma y dijo que la medida estaba destinada a garantizar la seguridad de la gente.

La velocidad de la ofensiva de los talibanes ha conmocionado tanto a la población local como a la comunidad internacional. Si bien la violencia en el país ha sido alta desde 2020, después de que los talibanes firmaron un acuerdo con Estados Unidos, la última campaña contra las ciudades afganas ha sido inesperadamente rápida.

Los avances de los talibanes comenzaron con la capital de la provincia de Nimruz el 6 de agosto y nueve días después habían rodeado Kabul por todos lados.

La llegada de los talibanes a las puertas de Kabul tiene a las embajadas luchando por sacar a su personal.

Estados Unidos está enviando 1.000 soldados, además de los 3.000 que se ordenaron la semana pasada, para ayudar a evacuar al personal de la embajada de Estados Unidos. Se informó que los helicópteros transportaban al personal al aeropuerto de Kabul.

“Hemos comunicado a los representantes de los talibanes en Doha, a través de nuestro Comandante Combatiente, que cualquier acción de su parte sobre el terreno en Afganistán, que ponga en riesgo al personal estadounidense o a nuestra misión allí, se encontrará con una respuesta militar estadounidense rápida y fuerte”, dijo el presidente de Estados Unidos Joe Biden, según un comunicado de la Casa Blanca.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG