Enlaces para accesibilidad

Nuevas herramientas tecnológicas buscan frenar la desinformación en Latinoamérica


Avanza el desarrollo de herramientas tecnológicas para combatir la desinformación. En la II Cumbre Global sobre Desinformación se presentaron algunas esta semana. [Fotocomposición VOA]

Algunas iniciativas en Latinoamérica tratan de frenar la desinformación con herramientas tecnológicas que sirvan a medios de comunicación y periodistas para verificar imágenes y vídeos manipulados, pero también para desmontar campañas falsas e identificar quién divulga el material y desde dónde.

El combate a la desinformación en América Latina impulsa iniciativas de centros académicos, medios de comunicación e incluso individuos que se suman a aportar herramientas para hacer frente a un fenómeno que sigue en auge en la región, en especial durante procesos electorales.

El Observatorio de Medios Digitales de la Universidad San Pablo, en Brasil, presentó durante la II Cumbre Global sobre Desinformación una herramienta de código abierto que está en la fase final de desarrolla y que servirá para “detectar y alertar sobre las campañas coordinadas” en redes sociales.

Es una aplicación sin pago que facilitaría a periodistas y al público en general desentrañar los nudos encubiertos y quien está detrás de campañas utilizadas para difundir contendido engañoso.

Mathias Felipe Lima, investigador del proyecto, expuso durante su ponencia este jueves que “hoy sabemos que con las redes sociales y plataformas digitales, el ecosistema informativo esta muy complicado. No hay una manera sencilla de combatirlo por lo que creemos en el factor combinado”.

Y apunta a la importancia de haber descubierto que, en algunas coyunturas como los procesos electorales, la información fluye de manera sincronizada desde diferentes nudos que aprovechan los algoritmos de buscadores, a veces con cuentas falsas y con espacios muy cortos, para ponerla en relieve.

Así la plataforma está lista para las pruebas “nuestro objetivo con esta herramienta que ya tenemos el código, pero aún nos falta el interfaz va permitir que los usuarios como periodistas, verificadores, investigadores o actores de la sociedad civil puedan analizar las campañas coordinadas”, dijo Lima.

El programa e está diseñado para analizar la frecuencia y la similitud de comportamientos coordinados; la plataforma requerirá escribir en la casilla de buscador rápido los enlaces y ubicará el nudo de salida simultánea.

Está listo para operar en el motor de Twitter y quedan pequeños ajustes para navegar por Facebook. El investigador dijo que siguen trabajando para incluir otras plataformas, con el reto de que todo cambia muy rápido en el mundo virtual.

Organizaciones piden acción contundente contra la desinformación en redes
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:20 0:00

“Esta herramienta tiene el potencial de ser una fuerza igualadora con las plataformas (...) Este proyecto proporcionará información de mejores prácticas para que los medios de comunicación y los periodistas presionen a las plataformas para que actúen en la moderación de contendido", aseguró Lima.

Las pruebas realizadas ya le permitieron ubicar el origen en los millones de mensajes de las últimas semanas para desconocer los resultados electorales del 30 de octubre en Brasil.

Han podido especificar que son seis comunidades “que están todas interligadas y están compartiendo los mismos tuits al mismo tiempo "con elementos antidemocráticos", solo estas seis comunidades representan el 83 % de los tuits descubiertos”, dijo Lima.

Desenmascarar vídeos y fotos manipuladas

Por su parte, John Reichertz, de la plataforma Content Authenticity Initiative (CAI) centrada en detectar imágenes falsas explica como a la par de los creadores de contenidos que utilizan imágenes existentes para manipularlas, hay ahora nuevas aplicaciones que permiten crear imágenes de realidad virtual a partir de instrucciones con texto, "y esto es sólo el principio", apuntó Reichertz.

“Lo terrible de esto es que no hace falta manejar sofisticados programas de computación para crear una imagen falsa, porque cualquiera los puede hacer en dos pasos”, dijo.

La iniciativa CAI está diseñada para ubicar la procedencia de la imagen en el mundo virtual, qué camino ha recorrido en la web hasta el momento de distorsión, y el programa permite entonces desnudar la imagen de ese disfraz adquirido.

La manipulación que se haya realizado con Photoshop u otros programas para cambiar colores, capas, o agregar elementos a la imagen original, el CAI también “registra la información de origen, quién tomó la imagen y cuando la subió a la web”.

Al estar universalizada esta herramienta cualquier persona que entre a la red podrá tocar una “i” incrustada en una esquina de la imagen, y verificar los datos de procedencia original.

El programa ya lo utilizan la mayoría de agencias de noticias y los principales medios de comunicación de Estados Unidos y Latinoamérica, también Microsoft y Twitter.

La Agencia France Press por su parte ha desarrollado un sistema abierto para verificación de video llamado InVid que Ana Prieto, encargada de verificación AFP dice que es eficiente para “hacer búsquedas inversas de vídeo".

“Hay una cantidad de vídeos que circulan fuera de contexto en los canales digitales, muchos de estos virales compuestos de diferentes secuencias manipuladas", explicó Prieto.

La herramienta permite descomponer la pieza en fotogramas y comienza a ubicar algunos significativos y permite hacer búsquedas de similitudes en diferentes buscadores, automatizados.

Esto permite conocer las secuencias de origen de videos maliciosamente preparados como los que proliferaron al principio de la Pandemia de Covid-19 que intentaban hacer creer que el virus y los estragos de mortalidad eran un montaje y que los medios estaban confabulando con actores falsos, desde políticos, víctimas y personal sanitario.

La herramienta les permitió encontrar las secuencias originales tanto de fotos y videos de esas piezas manipuladas, así como también en otros momentos, como en las elecciones generales de Estados Unidos en 2020, explicó Prieto.

Otros han optado por ir directamente a identificar al difusor de las falsas noticias, como hace la plataforma Cazadores de Fakenews, dirigida desde Venezuela por Adrián González, quien dice que después de varios años de verificar avanzaron para ir a cazar a los creadores, especialmente en Venezuela y Cuba.

“En los últimos dos años nos hemos concentrado mucho sobre operaciones de influencia sobre todo en Twitter en Venezuela, Cuba donde se coordinan con bulos, noticias falsas o engañosas y tendencias coordinadas en redes sociales que hacen una simbiosis y que vienen juntas cuando hay campañas electorales”, puntualizó González.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG