Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Primera muestra de asteroide de la NASA aterriza en paracaídas en desierto de Utah


Imagen divulgada por la NASA muestra la cápsula liberada por la nave robótica OSIRIS-REx descansando en el desierto de Utah después de aterrizar en paracaídas el 24 de septiembre de 2023.
Imagen divulgada por la NASA muestra la cápsula liberada por la nave robótica OSIRIS-REx descansando en el desierto de Utah después de aterrizar en paracaídas el 24 de septiembre de 2023.

La NASA recuperó este domingo una cápsula con muestras recogidas en un asteroide que servirán a los científicos para estudiar a la formación del Sistema Solar y los componentes fundamentales para la vida.

Una cápsula espacial de la NASA que transportaba la mayor muestra jamás recogida de la superficie de un asteroide atravesó la atmósfera terrestre este domingo y cayó en paracaídas en el desierto de Utah, entregando el espécimen celeste a los científicos.

La cápsula en forma de caramelo de goma, liberada de la nave robótica OSIRIS-REx mientras esta pasó horas antes a 107.800 kilómetros de la Tierra, aterrizó en una zona designada al oeste de Salt Lake City, en el vasto Campo de Pruebas y Entrenamiento del ejército estadounidense en Utah.

El descenso final y el aterrizaje, retransmitidos en directo por la NASA, pusieron fin a una misión conjunta de seis años entre la agencia espacial estadounidense y la Universidad de Arizona.

External Widget cannot be rendered.

Se trata de la tercera muestra de asteroide, y con diferencia la más grande, que se devuelve a la Tierra para su análisis, tras dos misiones similares de la agencia espacial japonesa que finalizaron en 2010 y 2020.

OSIRIS-REx recogió su muestra hace tres años de Bennu, un pequeño asteroide rico en carbono descubierto en 1999. La roca espacial está clasificada como "objeto cercano a la Tierra" porque pasa relativamente cerca de nuestro planeta cada seis años, aunque las probabilidades de que se produzca un impacto se consideran remotas.

Aparentemente formado por un conjunto de rocas sueltas, como un montón de escombros, Bennu mide sólo 500 metros de diámetro, lo que lo hace un poco más ancho que el rascacielos Empire State de Nueva York, pero diminuto en comparación con el asteroide Chicxulub, que chocó contra la Tierra hace unos 66 millones de años y aniquiló a los dinosaurios.

Reliquia primordial

Al igual que otros asteroides, Bennu es una reliquia del sistema solar primitivo. Dado que su química y mineralogía actuales prácticamente no han cambiado desde que se formó hace unos 4.500 millones de años, posee valiosas pistas sobre los orígenes y el desarrollo de planetas rocosos como la Tierra.

Incluso podría contener moléculas orgánicas similares a las necesarias para la aparición de microbios.

Hace tres años, la misión japonesa Hayabusa2 recuperó muestras de Ryugu, otro asteroide cercano a la Tierra, que contenían dos compuestos orgánicos, lo que refuerza la hipótesis de que objetos celestes como cometas, asteroides y meteoritos que bombardearon la Tierra en sus inicios sembraron el joven planeta con los ingredientes primordiales para la vida.

OSIRIS-REx se lanzó en septiembre de 2016 y llegó a Bennu en 2018, después pasó casi dos años orbitando el asteroide antes de aventurarse lo suficientemente cerca como para tomar una muestra del material suelto de la superficie con su brazo robótico el 20 de octubre de 2020.

La nave espacial partió de Bennu en mayo de 2021 para un crucero de 1.900 millones de kilómetros de regreso a la Tierra, incluyendo dos órbitas alrededor del Sol.

ARCHIVO: Esta imagen sin fecha de la NASA muestra al asteroide Bennu visto desde la nave robótica OSIRIS-REx.
ARCHIVO: Esta imagen sin fecha de la NASA muestra al asteroide Bennu visto desde la nave robótica OSIRIS-REx.

La cápsula entró en la atmósfera superior a 35 veces la velocidad del sonido unos 13 minutos antes del aterrizaje, y brilló al rojo vivo mientras se precipitaba hacia la Tierra. Se esperaba que las temperaturas en el interior de la nave alcanzaran los 2.800 grados Celsius.

Los paracaídas se desplegaron casi al final del descenso, reduciendo la velocidad de la cápsula a unos 20 kilómetros por hora antes de caer suavemente sobre el suelo desértico del noroeste de Utah.

La muestra de Bennu se ha estimado en 250 gramos, superando con creces los 5 gramos transportados desde Ryugu en 2020 o el diminuto espécimen entregado desde el asteroide Itokawa en 2010. Pero la cantidad de material entregado el domingo no se cuantificará con mayor precisión hasta dentro de una semana.

Un equipo de recuperación formado por científicos y técnicos estaba preparado para recuperar la cápsula y confirmar si se había mantenido la integridad de la nave y del recipiente interior que contenía el material del asteroide durante la reentrada y el aterrizaje. Su objetivo era mantener la muestra prístina y libre de cualquier contaminación terrestre.

Una vez asegurada la cápsula, la muestra se trasladará en helicóptero a una "sala limpia" del campo de pruebas de Utah para su examen inicial y, a continuación, se transportará al Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston, donde se empaquetará en muestras más pequeñas prometidas a unos 200 científicos de 60 laboratorios de todo el mundo.

Mientras tanto, se espera que la parte principal de la nave OSIRIS-REx navegue para explorar otro asteroide cercano a la Tierra, llamado Apophis.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

XS
SM
MD
LG