La policía antidisturbios y los manifestantes se enfrentan durante una protesta nacional contra la reforma tributaria en Bogotá, Colombia, el 28 de abril de 2021 (Pu Ying Huang / VOA)
La policía antidisturbios y los manifestantes se enfrentan durante una protesta nacional contra la reforma tributaria en Bogotá, Colombia, el 28 de abril de 2021. [Foto: VOA/Pu Ying Huang]

BOGOTÁ - Decenas de miles de manifestantes en Colombia salieron a las calles esta semana en una huelga nacional que terminó en violentos enfrentamientos entre la policía antidisturbios y los manifestantes.

Las protestas se produjeron en un momento de aumento de las tasas de infección por el COVID-19 en el país sudamericano, donde una tercera ola del virus ha amenazado con abrumar las unidades de cuidados intensivos hospitalarios. 

A pesar de una orden judicial para posponer la huelga por preocupaciones sobre las posibles consecuencias en los sistemas de salud, las masas llenaron las calles de algunas de las principales ciudades de Colombia.

People take part in a protest against a tax reform bill launched by Colombian President Ivan Duque, in Bogota, on April 28,…
Protestas contra reforma tributaria de Duque desafiaron crisis sanitaria en Colombia
Según la policía 50.000 personas salieron a manifestarse en diferentes ciudades del país en contra de las iniciativas del Gobierno colombiano.

La huelga, conocida como Paro Nacional, fue una reacción a los aumentos de impuestos propuestos por el gobierno del asediado presidente colombiano Iván Duque, pero las marchas pronto se convirtieron en una reacción violenta a las tensiones y la agitación económica causada por la pandemia. 

Alicia Prieto, de 59 años, caminaba entre la multitud promocionando una mascarilla quirúrgica y un cartel que decía “ el poder de la gente está creciendo ".

“Tenemos más miedo de quedarnos en casa y pasar hambre que de la pandemia", dijo Prieto. "Ya no tenemos miedo de la pandemia, tenemos miedo del gobierno".

Se han reportado más de 2.8 millones de casos del virus y 72,000 personas han muerto a causa del virus en el país de 50 millones de personas.

Tenemos más miedo de quedarnos en casa y pasar hambre que de la pandemia"

Alicia Prieto, manifestante

La reforma fiscal, ampliamente impopular, agregaría un impuesto del 19% sobre cosas como el servicio de Internet, gasolina, electricidad, agua, entre otras cosas, e impondría impuestos sobre la renta a las personas que ganan más de 700 dólares al mes.

El dinero recaudado se utilizaría para cubrir los déficits causados ​​por la pandemia y proporcionar pequeños pagos en efectivo a los hogares que viven en la pobreza y la pobreza extrema.

Críticos como Prieto se apresuran a decir que en un momento de creciente pobreza y cuando los trabajadores han sido paralizados por los cierres fiscales impuestos por el gobierno, las corporaciones son las que deberían asumir la mayor parte de los impuestos en lugar de los ciudadanos. Los pequeños pagos hacen poco para abordar la profundidad de la crisis, dijo.

Manifestantes escapan de los gases lacrimógenos durante una protesta nacional contra la reforma fiscal propuesta por el presidente Duque en Bogotá, Colombia, el 28 de abril de 2021. [Foto: VOA/Pu Ying Huang]

“Ya estamos luchando para llegar a fin de mes. Ya nos hemos visto afectados ”, dijo Prieto, un miembro de la clase media. “Nos mantienen en nuestros hogares, pero no sabemos cómo sobrevivir económicamente. Me refiero a gente como nosotros de clase media. La gente más pobre simplemente pasa hambre ".

La pandemia ha generado un aumento de las desigualdades y las tasas de pobreza en todo el mundo. Aunque para América Latina, una región que ya enfrenta estos problemas antes de la pandemia, las consecuencias han sido devastadoras.

Colombia vio cómo su economía se contraía aproximadamente un 7% el año pasado.

Sergio Guzmán, director de Análisis de Riesgos de Colombia, dijo que la protesta se trata menos de una política específica y más de un sentimiento general de desigualdad que ha permeado al país, especialmente desde el inicio de la pandemia.

“Creo que hay mucha frustración. Ha habido un año de encierros, un año de COVID ”, dijo Guzmán. “La gente está harta, la gente está cansada. La gente necesita salidas para expresar su frustración e indignación por el status quo ".

Amenaza de inestabilidad

Otros, como Lorena Vásquez, de 26 años, salieron a llamar contra el aumento de la violencia en Colombia. Ella y otros manifestantes culpan a la derecha de Duque de no cumplir las promesas clave del pacto de paz de Colombia con las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Los acuerdos de paz de 2016 pusieron fin a más de medio siglo de guerra con el grupo rebelde y ofrecieron a la nación una oportunidad de paz. Pero los vacíos de poder que dejó el gobierno y las fallas en la implementación de los acuerdos han provocado un aumento de la violencia en grandes zonas del país mientras los grupos armados rivales luchan por el poder. 

Colombia: Paro Nacional en pandemia
Colombia está en alerta por una jornada de paro nacional en medio del tercer pico de la pandemia del COVID-19
Desde Colombia informa el corresponsal de la Voz de América, Manuel Arias Naranjo.

Las masacres y los asesinatos selectivos de defensores de los derechos humanos y líderes sociales, personas que a menudo desafían el poder de los grupos armados, también han aumentado en todo el país durante la pandemia.

“El número de líderes sociales asesinados aumenta cada día y no hacen nada”, dijo Vásquez. “Lo que hacen es callar la realidad que vivimos: una gran masacre en nuestro país”.

Violencia similar fue lo que provocó meses de protestas durante el primer Paro Nacional del país en 2019.

Enfrentamientos

Mientras las protestas terminaban el miércoles, estallaron violentos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes en Bogotá, Cali y otras ciudades importantes. El gas lacrimógeno flotaba sobre gran parte del centro de Bogotá el miércoles por la noche.  

En la tercera ciudad más grande del país, Cali, se quemaron autobuses públicos y ventanas en todo el país. destrozado, con informes que decían que los alborotadores habían irrumpido en tiendas y bancos. En Bogotá, los funcionarios locales informaron que el vandalismo dejó el 11% del sistema de transporte de la ciudad afectado o en mal estado. 

Para la madrugada del jueves, la policía y los manifestantes reportaron casi un centenar de heridos entre oficiales y civiles, y los funcionarios confirmaron que al menos dos manifestantes murieron durante las manifestaciones.

Los organizadores prometieron continuar las protestas. 

Duque respondió a la huelga, negándose a retirar la propuesta del Congreso de Colombia, pero diciendo que espera abrir diálogos con los líderes de la protesta.

Manifestantes escapan de los gases lacrimógenos durante una protesta nacional contra la reforma fiscal propuesta por el presidente Duque en Bogotá, Colombia, el 28 de abril de 2021. [Foto: VOA/Pu Ying Huang]

"Si escuchamos las posiciones de todos, podemos encontrar una solución y establecer metas", dijo el presidente el miércoles por la noche.

Si bien Guzmán dijo que cree que las protestas continuarán extendiéndose, alimentadas por el descontento enconado en la nación latinoamericana, también dijo que duda que las marchas terminen en algún cambio significativo.

Mientras tanto, Vásquez, de 29 años, mantuvo la esperanza de que las marchas provoquen cambios.

"Espero que nos escuchen, espero que no haya ataques ni heridos", dijo mientras los manifestantes la rodeaban. “Y más que nada, espero que haya justicia en Colombia”. 

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

 

Colombianos en las calles

El Mundo al Día