Picture of the flooding around the Ramon Villeda Morales International Airport in San Pedro Sula, 240 km from Tegucigalpa, seen…
Guatemala argumenta que necesita de un TPS en este momento, como una ayuda para la recuperación de cientos de familias afectadas por la tormenta tropical Eta.

CIUDAD DE GUATEMALA - Como había sido anunciado, el gobierno de Guatemala entregó oficialmente la solicitud para que los guatemaltecos puedan optar por un Estatus de Protección Temporal (TPS), en Estados Unidos.

La carta, dirigida al secretario de Estado, Mike Pompeo, fue entregada por el canciller guatemalteco, Pedro Brolo, al embajador estadounidense en Guatemala, William W. Pop.

La misiva reitera la necesidad de que los guatemaltecos que se encuentran en la nación norteamericana no sean deportados bajo el régimen del TPS.

El procedimiento formal establecido es que la carta sea entregada este jueves en Washington ante el Departamento de Estado de Estados Unidos por el embajador guatemalteco Alfonso Quiñónez. 

El analista Yahir Dabroy, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES), considera que es un momento oportuno para hacer la solicitud, pero aclara que el beneficio aplicaría para quienes actualmente están en Estados Unidos y no para quienes lleguen después.  

“Lo que se busca es generar condiciones para que ellos puedan mejorar su calidad y sus condiciones de vida en Estados Unidos por su situación de irregularidad, y que puedan obtener un permiso de trabajo”, explicó Dabroy, quien recordó que se trata de un beneficio temporal que usualmente se otorga por un periodo de entre seis y 18 meses.

El canciller Pedro Brolo asegura que Guatemala necesita de un TPS en este momento, como una ayuda para la recuperación de cientos de familias afectadas por la tormenta tropical Eta, que complicó la crisis ya ocasionada por la pandemia de COVID-19.

Y aunque el tiempo de respuesta dependerá del gobierno de Estados Unidos, esperan que sea inmediata ante la situación humanitaria que se vive en Guatemala.  

Las cifras de los estragos de Eta siguen creciendo. La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) cuantifica más de 639.000 afectados, 21.000 viviendas dañadas, 97.000 evacuados, 46 fallecidos y 96 desaparecidos.