Nicaragua vacunación COVID-19
Primer nicaragüense vacunado contra COVID 19 el martes 2 de marzo de 2021. Foto captura de pantalla.

El 23 de marzo, 41 años después de que una junta gobernante dominada por el Frente Sandinista de Liberación Nacional lanzara la Cruzada Nacional de Alfabetización de Nicaragua, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, salió a la televisión para hablar sobre los esfuerzos de la nación para acabar con el analfabetismo.

En su discurso, Ortega también mencionó el COVID-19. Los nicaragüenses “tenemos que seguir manteniendo las medidas para evitar que se produzcan un mayor número de contagios”, dijo, y agregó que las vacunas “vendrán para todos” independientemente del estatus social y que se priorizarán “los casos más graves”.

No está claro cómo cumplirá Ortega esa promesa.

El presidente, que ha desaparecido con frecuencia de la vista del público durante períodos prolongados, no ha explicado sus planes de vacunación, cómo obtendrá Nicaragua las dosis suficientes o cómo las pagará el país con problemas económicos.

Los críticos dicen que el gobierno de Ortega no ha sido transparente sobre su estrategia para abordar la pandemia. En lo que respecta a la vacunación, Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua y esposa de Ortega, dijo en enero que el gobierno estaba trabajando para adquirir vacunas para 3,7 millones de personas (alrededor del 55% de la población), informó CNN. Para eso, el gobierno de Nicaragua planeaba adquirir 7,4 millones de dosis: 3,8 millones de dosis de Sputnik V de Rusia, 1,5 millones de dosis de la vacuna Moderna y 2,16 millones de dosis de la vacuna Oxford-AstraZeneca.

Desde entonces, poco se ha revelado sobre el estado de las vacunas en Nicaragua. A fines de febrero, Murillo anunció la primera donación de vacunas a Nicaragua: una cantidad no especificada de dosis del Sputnik V de Rusia, donadas por el gobierno ruso. Posteriormente, se informó que solo se donaron 6.000 dosis.

El Ministerio de Salud de Nicaragua anunció entonces que comenzaría la “vacunación voluntaria” para los ciudadanos el 2 de marzo, sin detallar el cronograma, ubicaciones o mecanismos.

Nicaragua habría recibido 200.000 dosis de la vacuna Covishield de AstraZeneca del gobierno indio y otras 135.000 dosis de esa vacuna donadas por el programa mundial de intercambio de vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), COVAX.

Eso es un total de 341.000 dosis, mucho menos de los 7,4 millones anunciados por Murillo. Las dosis proporcionadas por COVAX son parte de un total de 432.000 que se entregarán en mayo. Eso todavía pone las magnitudes totales de la meta establecida. En su discurso, Ortega no dijo de dónde vendrían el resto de disparos ni cuándo.

Según la Voz de América, el personal médico en Nicaragua no ha sido inmunizado, a pesar de que la OMS recomienda que el personal médico se vacune primero. Los médicos en Nicaragua exigen que el gobierno dé a conocer el Plan Nacional de Vacunación y que la población conozca plenamente los procedimientos para acceder a la vacuna de manera ordenada.

Hasta la fecha, Nicaragua ha reportado oficialmente más de 6.600 casos de COVID-19 y 177 muertes por la enfermedad. Sin embargo, datos independientes del Observatorio Ciudadano, que se estableció para rastrear las tasas de infección en el país, muestran que ha habido cerca de 13.300 casos sospechosos (es decir, confirmados por el grupo) y 3.009 muertes ya sea por neumonía o el coronavirus, que ataca el sistema respiratorio. 

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.