FILE PHOTO: The building of the European Parliament, designed by Architecture-Studio architects, is seen in Strasbourg, France,…
Sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo, Francia.

El Parlamento Europeo aprobó este jueves una resolución de rechazo a tres polémicas leyes que comenzó a discutir la legislatura de Nicaragua, las cuales han sido fuertemente criticadas por sectores sociales, grupos de derechos humanos y la Iglesia Católica nicaragüense.  

Los parlamentarios condenaron los intentos del sandinismo de adoptar las leyes sobre agentes extranjeros, delitos cibernéticos y crímenes de odio, a las cuales calificaron de inconstitucionales y llamaron a la Asamblea Nacional de Nicaragua a rechazarlas.

La resolución dice que, de ser aprobadas, estas leyes ofrecerán al gobierno de Daniel Ortega nuevos mecanismos represivos para silenciar no solo a sus críticos, sino a cualquier individuo u organización que reciba fondos del extranjero.

Esto, en turno, llevará a más personas a ser víctimas de la actual campaña represiva manejada por el Estado e intensificará el clima de intimidaciones y amenazas, “llevando a violaciones inaceptables de derechos humanos en Nicaragua”.

Más tarde el jueves el gobierno de Estados Unidos apoyó públicamente la decisión de la legislatura europea.

“Aplaudimos al Parlamento Europeo por condenar la propuesta de Ley de Agentes Extranjeros en Nicaragua y los esfuerzos para responsabilizar a Ortega/Murillo por la represión y la corrupción”, escribió en un tuit Michael Kozak, subsecretario interino del Departamento de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental.

Asimismo, el diplomático estadounidense se adhirió a la iniciativa europea “para que Ortega restaure los derechos humanos y promulgue las reformas electorales necesarias para elecciones libres y justas”.

El obispo Rolando José Álvarez Lagos, afirma que en Nicaragua hay que reconocer que urge un acuerdo nacional para salir adelante.
Iglesia Católica en Nicaragua: proyectos de ley “ensombrecen y amenazan la libertad"
La ley de regulación de agentes extranjeros podría poner en riesgo las donaciones que recibe la Organización No Gubernamental Caritas de Nicaragua.

El Parlamento Europeo solicita al Consejo de Europa que en vista de los continuos abusos y violaciones de los derechos humanos agregue con rapidez a nuevos individuos y entidades a la lista de sanciones a Nicaragua, entre ellos al presidente Daniel Ortega, y la vicepresidenta Rosario Murillo, al tiempo que asegure que esto no tenga un impacto negativo sobre el pueblo nicaragüense.

También pide que se envíe a una delegación del Parlamento Europeo a Nicaragua lo más pronto posible para reanudar el monitoreo de la situación en ese país, y exhorta a las autoridades nicaragüenses a permitir su entrada sin restricciones y su acceso a todos los interlocutores e instalaciones.

El documento dice además que Ortega “sigue sin estar dispuesto a entablar un diálogo nacional sobre una reforma electoral adecuada y persiste en la represión de la sociedad civil y la oposición democrática en Nicaragua”.

El texto completo de la resolución fue aprobado con 609 votos a favor, 21 en contra y 64 abstenciones.