FILE PHOTO: G20 leaders summit in Osaka
Líderes del G20 reunidos en una cumbre en Osaka, Japón, el 3 de julio de 2020.

WASHINGTON D.C. - Los ministros de Finanzas del Grupo de los Siete pidieron el lunes la implementación total de una congelación del G20 a los pagos del servicio de la deuda por parte de todos los acreedores bilaterales oficiales, en medio de la creciente presión sobre los bancos y empresas estatales de China para que se unan al esfuerzo de alivio.

En una teleconferencia el lunes temprano, los ministros del G7 subrayaron la necesidad de una mayor transparencia sobre los préstamos, dijo un portavoz del Tesoro de Estados Unidos, una aparente referencia a las cláusulas de confidencialidad incluidas en muchos préstamos chinos a países en desarrollo en África y otros lugares.

Los ministros discutieron las respuestas económicas nacionales e internacionales a la pandemia de coronavirus y las estrategias para revertir una desaceleración más profunda de lo previsto en la economía global, antes de una reunión virtual de funcionarios financieros del Grupo de las 20 economías avanzadas el sábado.

Los miembros del G20, incluida China, y el Club de acreedores oficiales de París ofrecieron en abril una congelación de los pagos del servicio de la deuda a los 73 países más pobres hasta fin de año para liberar aproximadamente $ 12 mil millones en fondos para combatir el brote. Pero la implementación de la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda (DSSI) ha resultado desafiante, y la recesión inesperadamente profunda en la economía global ha provocado llamados a la extensión y expansión de la moratoria.

La negativa de China a incluir su Banco de Desarrollo de China y sus empresas estatales en la suspensión del pago de la deuda y las preocupaciones sobre los acuerdos de confidencialidad incluidos en muchos préstamos chinos a países de África han retrasado el progreso en la ejecución del congelamiento de la deuda, dicen los economistas.

La participación del sector privado también ha sido lenta.

Un importante funcionario estadounidense dijo que los ministros del G7 discutieron la necesidad de que China participe de manera plena y transparente en la iniciativa global.

"Es clave, tanto para aprovechar todo el potencial del DSSI como desde una perspectiva de transparencia", dijo el funcionario.

Hasta ahora, 41 países han solicitado ayuda bajo el DSSI y el Club de París ha firmado acuerdos con 20 países que van desde Costa de Marfil hasta Etiopía y Pakistán.

El presidente del Banco Mundial, David Malpass, dijo que la transparencia era vital para facilitar el trabajo en la reestructuración de la deuda y ayudar a conciliar los datos de los deudores y acreedores.

"Es importante que el G20 amplíe el alcance de la iniciativa de suspensión de la deuda, la extienda y que los acreedores comerciales se unan", dijo el lunes en un comunicado a Reuters.

Malpass la semana pasada respaldó una extensión de la congelación del pago de la deuda hasta 2021 y la necesidad de una mayor transparencia sobre los préstamos y dijo que todos los acreedores bilaterales oficiales, incluidos los bancos de políticas como el Banco de Desarrollo de China, y las empresas estatales con garantías gubernamentales implícitas deberían participar.