A Honduran migrant peers from a bus that will take him and other migrants to San Pedro Sula, from Copan, Honduras, after…
Un inmigrante hondureño que fue devuelto por las autoridades de Guatemala cuando intentaba llegar en una caravana a Estados Unidos, el 20 de enero de 2020.

WASHINGTON D.C. - El Departamento de Justicia rescindió el martes un memorando de la era Trump que estableció una política de cumplimiento de 'tolerancia cero' para los migrantes que cruzan ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México, lo que resultó en miles de separaciones familiares.

El fiscal general interino Monty Wilkinson emitió el nuevo memorando a los fiscales federales de todo el país, diciendo que el departamento volvería a su política anterior de larga data e instruyendo a los fiscales a actuar sobre los méritos de los casos individuales.

“De acuerdo con este principio de larga data de realizar evaluaciones individualizadas en casos penales, estoy rescindiendo, con efecto inmediato, la norma directiva”, escribió Wilkinson.

Wilkinson dijo que los principios del departamento han “enfatizado durante mucho tiempo que las decisiones sobre la presentación de cargos penales deben involucrar no solo la determinación de que se ha cometido un delito federal y que la evidencia admisible probablemente será suficiente para obtener y sustentar una condena, sino que también debe tener en cuenta otros factores individualizados, incluidas las circunstancias personales y los antecedentes penales, la gravedad del delito y la probable sentencia u otras consecuencias que resultarían de una condena".

Una protesta frente a la Casa Blanca en Washington el 20 de junio del 2018 en contra de la política del gobierno de Donald Trump de separar a familias de inmigrantes en la frontera.
Agencias de EE.UU. sorprendidas por política de “tolerancia cero”
Agencias de EE.UU. sorprendidas por política de “tolerancia cero”

La política de 'tolerancia cero' significaba que cualquier adulto que fuera sorprendido cruzando la frontera ilegalmente sería procesado por entrada ilegal. Debido a que por ley los niños no podían ser encarcelados con sus familiares, las familias fueron separadas y los menores fueron puestos bajo custodia de los Servicios Humanos y de Salud, que gestiona la ubicación de los niños no acompañados en la frontera.

Si bien la rescisión de la 'tolerancia cero' es en parte simbólica, deshace la política enormemente impopular de la Administración Trump responsable de la separación de más de 5.500 niños de sus padres en la frontera entre Estados Unidos y México. La mayoría de las familias no han sido procesadas bajo la política de 'tolerancia cero' desde 2018, cuando se detuvieron las separaciones, aunque las separaciones han continuado en menor escala.

En la práctica, el fin de la política afectará en su mayoría a hombres solteros que han ingresado ilegalmente al país. Los procesamientos habían disminuido drásticamente después de que la administración Trump declaró una emergencia de salud relacionada con una pandemia que les permite expulsar de inmediato a mexicanos y muchos centroamericanos sin aplicar las leyes de inmigración.

"Si bien las políticas pueden cambiar, nuestra misión siempre sigue siendo la misma: buscar justicia bajo la ley", escribió Wilkinson en el memo, que fue obtenido por The Associated Press.

EEUU: "Tolerancia cero" contra cruces de indocumentados
EEUU: "Tolerancia cero" contra cruces de indocumentados

Un largo camino

El presidente Joe Biden ha emitido una orden ejecutiva para deshacer algunas de las políticas restrictivas de Trump, pero la administración anterior ha alterado tanto el panorama de la inmigración que llevará bastante tiempo desenredar todos los cambios importantes. Algunos de los padres separados de sus hijos fueron deportados. Los defensores de las familias han pedido a Biden que permita que esas familias se reúnan en los Estados Unidos.

El entonces fiscal general Jeff Sessions, junto con Trump y otros líderes importantes de su administración, estaban empeñados en frenar la inmigración. La política de "tolerancia cero" fue una de varias políticas cada vez más restrictivas destinadas a disuadir a los migrantes de venir a la frontera sur. La administración Trump también redujo enormemente la cantidad de refugiados a los que se les permitió ingresar a EE.UU. y casi detuvo el asilo en la frontera, a través de una combinación de órdenes ejecutivas y cambios en las regulaciones.

La política fue un desastre; no se creó ningún sistema para reunir a los niños con sus familias. Un informe del inspector general del Departamento de Justicia, publicado a principios de este mes, encontró que la política condujo a un déficit de fondos de 227 millones de dólares. Los niños sufrieron daños emocionales duraderos a causa de las separaciones, y los líderes mundiales criticaron la política como extremadamente inhumana.

La política comenzó el 6 de abril de 2018, bajo una orden ejecutiva que se emitió sin previo aviso a otras agencias federales que tendrían que administrar la política, incluido el Servicio de Alguaciles de EE.UU. y Servicios de Salud y Humanos. Se detuvo el 20 de junio de 2018. Un juez federal ordenó que las familias se reunieran.

El informe del organismo de control también encontró que Sessions y otros altos funcionarios sabían que los niños serían separados bajo la política y lo alentaron. Los funcionarios de justicia ignoraron las preocupaciones del personal sobre el lanzamiento y no se molestaron en establecer un sistema para rastrear a las familias a fin de reunirlas. Algunos niños todavía están separados.