A SH-60 Seahawk circles the USS Carl Vinson before landing at sunset 28November 2001 at an undisclosed location in the Indian…
Un helicóptero del ejército estadounidense vuela frente a una puesta de sol, en algún punto del Océano Índico, el 28 de noviembre de 2001, poco después de que comenzara la guerra en Afganistán.

WASHINGTON D.C. - El Departamento de Defensa de Estados Unidos informó hoy de que ha reducido su presencia de tropas en Afganistán e Irak a tan sólo 2.500 soldados en cada país, una cifra nunca vista en los últimos 19 años, pero que no permite al presidente Donald Trump alcanzar su objetivo de acabar con la huella militar estadounidense en la región de Oriente Medio.

En ambos casos, Washington se compromete a seguir apoyando a sus aliados en su misión para acabar con la presencia de grupos yihadistas en ambos países, si bien en el caso afgano, la intención del Pentágono es finalizar una retirada completa de tropas para mayo de 2021, tal y como contempla el acuerdo entre EE.UU. y la insurgencia talibán, afirmó el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general Mark Milley, en un comunicado.

"Con una fuerza de 2.500 [soldados], los comandantes tienen lo que necesitan para mantener seguro al país, nuestra gente y nuestros intereses", observó Milley. "Junto con nuestros aliados de la OTAN y nuestros socios, EE.UU. seguirá ejecutando tanto nuestra misión antiterrorista, como la de formación, asesoría y apoyo a las Fuerzas de Seguridad Afganas.

El pasado mes de febrero, la administración Trump firmó un acuerdo de paz con los talibán, a expensas de que el grupo insurgente y el gobierno local firmaran una paz definitiva más adelante, en las llamadas conversaciones intra afganas, que al día de hoy no parecen avanzar.

El acuerdo entre los insurgentes y Washington incluía una retirada paulatina -y en última instancia, completa- de las tropas estadounidenses en el país. En noviembre del año pasado, la cartera de Defensa anunció una nueva retirada de tropas, dejando 4.500 y 3.000 soldados desplegados en Afganistán e Irak, respectivamente.

General del Ejército estadounidense, Joseph L. Votel , nominado a Jefe del Comando Central de EE.UU., en reemplazo del general del Ejército Lloyd Austin.
Exjefe del ejército de EE.UU. en Afganistán vincula la retirada de tropas a las negociaciones de paz
El exjefe del Comando Central de las Fuerzas Armadas de EE.UU., el general en retiro Joseph Votel, habló con la Voz de América sobre la retirada de tropas estadounidenses de Afganistán y las negociaciones intraafganas.

Los talibán, por su parte, se comprometieron a dejar de dar cobijo a los yihadistas del grupo Al Qaeda y a poner fin a la violencia que azota las calles del país, fruto de una lucha de poder entre ambas partes: el gobierno del presidente Ashraf Ghani y los insurgentes. Sin embargo, el 2020 fue uno de los años más violentos que se recuerdan, lo que ha llevado al Pentágono ha denunciar al enemigo en reiteradas ocasiones por no cumplir con su parte del trato.

"Las tropas militares estadounidenses en Afganistán están en un mínimo histórico de 19 años", celebró en un comunicado divulgado el jueves por la Casa Blanca el presidente Donald Trump, quien a lo largo de todo su mandato se ha mostrado a favor de acabar con esta guerra, la más larga que ha luchado jamás el país y que se inició a raíz de los históricos atentados del 11 de Septiembre de 2001.

El Estado Islámico en Irak

En cuanto a la reducción de tropas en Irak, donde el principal objetivo de la Operación Resolución Inherente (OIR, por sus siglas en inglés) es acabar con la presencia de células del grupo yihadista Estado Islámico, Milley señaló que la situación allí continúa suponiendo "una amenaza".

"El Gobierno de Irak y el Gobierno de EE.UU. concuerdan en que el EI sigue siendo una amenaza y que la presencia de EE.UU. y de la Coalición continúa siendo vital", declaró el general en un segundo comunicado

La misión de las tropas estadounidenses a partir de ahora se limitarán dar apoyo aéreo y de inteligencia al gobierno local, que en cualquier caso, señala Milley, ya se encargaba de la "mayoría de operaciones" desde hace tiempo.